La ley y algo más

Uruguay en el podio de emergentes en inclusión financiera

El informe Microscopio Global 2018 elaborado por la unidad de inteligencia de la revista británica The Economist puso a Uruguay 3° entre 55 países en avances para la inclusión financiera. Destacó algunos aspectos y observó barreras.

Salle:" la decisión es salir a velar por los derechos de los consumidores". Foto. D. Borrelli
Foto. D. Borrelli

"El entorno propicio para la inclusión financiera en Uruguay se caracteriza por altos niveles de compromiso gubernamental, protección al consumidor y gobierno corporativo", define el Microscopio global 2018 realizado por la unidad de inteligencia de la revista británica The Economist con el apoyo entre otros del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Fundación de Bill & Melinda Gates y el Banco Africano de Desarrollo.

Allí evalúa a 55 países emergentes respecto a su entorno para la inclusión financiera, la que "significa el acceso a un conjunto completo de servicios financieros de calidad, lo que garantiza que los clientes posean capacidad financiera y que los servicios se brinden a través de un mercado competitivo y diverso", explicó.

En una puntuación máxima de 100, el líder fue Colombia con 81 puntos, seguido de Perú con 78, Uruguay fue 3° con 78 y luego vienen India, Filipinas (ambos con 72), México con 70, Indonesia con 69, Chile con 66 y Argentina y Brasil con 64 puntos completan los 10 primeros.

Sobre Uruguay, el informe resaltó que "la Superintendencia de Servicios Financieros (del Banco Central supervisa efectivamente el sistema financiero, mientras que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) fomenta y supervisa la inclusión financiera. La Ley de Inclusión Financiera de 2014 implementó el uso de cuentas de nómina, redujo el IVA en los pagos con tarjeta de crédito y débito, facilitó la interoperabilidad entre los sistemas de pago y redujo las tarifas para transferir dinero. Estas acciones han aumentado el acceso a los servicios financieros".

Según este reporte, "los reguladores financieros y el sector privado reconocen la importancia de la educación financiera y ofrecen talleres y cursos para educar a los clientes. El gobierno también está fomentando el ecosistema de tecnologías financieras con el objetivo de ser un centro regional de servicios financieros digitales".

Terminal de pago electrónico (POS). Foto: Fernando Ponzetto.
Foto: Fernando Ponzetto.

Añadió que "el sector financiero se considera estable, transparente y bien regulado. Los miembros del personal en la Superintendencia de Servicios Financieros y MEF son técnicamente expertos y supervisan los desarrollos en los servicios financieros para evaluar tanto las oportunidades como los riesgos para la economía. El acceso comercial justo y no discriminatorio a la infraestructura de pago minorista está aumentando la innovación y la competencia por los pagos digitales".

De todas maneras, el Microscopio Global 2018 encontró barreras a la inclusión financiera. "Las brechas entre ricos y pobres, las brechas de edad y las divisiones entre zonas urbanas y rurales son obstáculos para una mayor inclusión financiera en Uruguay. Parte de esto se explica por las excepciones que se otorgaron en la ley de Inclusión Financiera de 2014 a jubilados y regiones con menos de 2.000 habitantes", afirmó el reporte.

"El costo de implementación en estas poblaciones se consideró mayor que el beneficio, pero el resultado es que los jubilados y las personas de las comunidades rurales tienen menos acceso a los servicios financieros", agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)