INFORME DE URUGUAY XXI

Uruguay tendrá “niveles mínimos” de inversión extranjera directa

Entre enero y agosto del año pasado los proyectos de inversión de empresas extranjeras promovidos por la COMAP “mostraron un sensible descenso” interanual.

Obra en construcción en Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto
Obra en construcción en Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto

En 2020, la Inversión Extranjera Directa (IED) “se mantendrá en niveles mínimos” en Uruguay, de acuerdo a un informe de Uruguay XXI. La agencia destacó que entre enero y agosto del año pasado los proyectos de inversión de empresas extranjeras promovidos por la COMAP “mostraron un sensible descenso” interanual.

Sucede que 2020 no fue un año cualquiera. La pandemia atravesó al mundo desde el punto de vista sanitario y económico. En el informe se explica que la recuperación de los niveles de inversión en los diferentes países “dependerá sensiblemente del manejo de la crisis”.

Otro de los factores es la “situación de partida” de cada lugar. “La crisis sanitaria ha dejado en evidencia vulnerabilidades existentes a nivel económico, político y social”, dice. No obstante, aclara que Uruguay “ha demostrado solidez” en ese sentido.

Por otra parte, destaca, entre otros aspectos, que las principales agencias calificadores de deuda soberana y los mercados de crédito internacionales “muestran confianza en la situación del país”.

Inversión en el primer semestre.

La IED se ubicó en US$ 1.198 millones en el primer semestre de 2020. Si se observa por trimestre, en el segundo los aportes al capital y los préstamos crecieron en relación al primero. Sin embargo, la agencia también plantea que entre abril y junio las “reinversiones mostraron un descenso”.

Ahora, ¿qué pasó en 2019? La IED neta fue de US$ 1.690 millones. Uruguay XXI explica que los flujos se dividen en tres modalidades. Estos son aportes de capital, reinversión de utilidades y préstamos intraempresas.

Sobre los aportes del capital se explica que fueron “positivos en todo el periodo” aunque se “ubicaron en niveles más bajos en los últimos tres años”. Fueron US$ 521 millones en 2019. Luego, la reinversión de utilidades “se situó en valores negativos por US$ 717 millones en 2019”. Los valores fueron “muy bajos en comparación con los últimos años”.

La tercera modalidad son los préstamos intraempresas. Totalizaron US$ 1.886 millones en 2019 y son flujos que “ingresaron principalmente al sector financiero”.

Sector y origen.

La posición de inversión extranjera directa rondó los US$ 30.000 millones en 2019. En relación a 2018, hubo un “leve incremento” y representó alrededor del 50% del Producto Interno Bruto (PIB).

¿Desde dónde vinieron las inversiones? El 24% del total, lo que lo posicionó como el primer país, llegó de España. Le siguieron Argentina con 15%, Brasil con 8% y Suiza con 7%.

Por otra parte, no todos los sectores atraen flujos de inversiones en igual cantidad. Desde 2012 a 2019, el Financiero y seguros tuvo el 35% de la IED total. Luego Industrias manufactureras tuvo 27%, Comercio 18% y actividades inmobiliarias 7%.

Tareas de construcción en rutas uruguayas. Foto: Archivo El País
Tareas de construcción en rutas uruguayas. Foto: Archivo El País

Consultas de inversión.

En los primeros ocho meses de 2020 Uruguay XXI atendió 96 nuevas oportunidades de inversión, lo que representó una suba de 33% en relación al mismo periodo de 2019. A su vez, el informe señala que entre enero y agosto asistió 184 inversiones extranjeras. Dentro de las últimas hay inversiones de año anteriores y generadas el año pasado.

¿Quiénes consultaron? El principal origen de inversores que atendió la agencia en los primeros ocho meses de 2020 fue Argentina. También hubo desde América del Norte y Europa. En todos los casos se registró un “fuerte aumento de las consultas”, en especial desde el país vecino.

En relación a los sectores de actividad, el informe destacó que hubo un aumento del interés por parte de las empresas del sector de la tecnología. Representaron el 28% del total cuando en el mismo periodo de 2019 fue el 13%.

El interés por parte de la industria farmacéutica se mantuvo similar al año pasado (13% en 2020 frente a 12% en 2019). En el caso de agroalimentos hubo un aumento desde 8% a 12%.

Dentro de las empresas del sector tecnológico “predominan” las argentinas y norteamericanas. En cambio, “en las que pertenecen al sector industrial predominan las de origen europeo”.

La situación mundial.

¿Qué pasó en los otros países? Los flujos de IED a nivel mundial subieron de manera leve en 2019 en relación a 2018. Sin embargo, en el informe se aclara que “se mantienen por debajo del máximo de 2015”. Si solo se tiene en cuenta América Latina y el Caribe los flujos hacia la región cayeron un 8% en 2019 en comparación a 2018.

A nivel mundial la pandemia va a afectar los flujos de IED. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) espera que estos se reduzcan 40% en 2020. Además, prevé que haya una caída adicional en 2021.

“Los efectos de la pandemia en la IED posiblemente afecten la inversión de forma permanente. Existen efectos inmediatos y de corto plazo, provocados por el confinamiento y la recesión económica. Los efectos también se verán en el largo plazo, debido a que es probable que los inversores busquen mayor resiliencia en sus futuras inversiones”, agrega el informe de Uruguay XXI.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados