VALENTINES

UTE evaluó demandar a consultora por falla en estimaciones de parque eólico

La menor generación eléctrica que la prevista en el parque eólico Valentines llevó a UTE, a través de Areaflin S.A. a evaluar una acción contra la consultora que hizo los cálculos.

Matriz: en enero el 33% de la generación provino de la eólica. Foto: N. Pereyra
Parques eólicos: en 2019 todos generaron menos y el caso de Valentines llevó a UTE a consultar. Foto: Nicolás Pereyra

La consultora DNV Garrad Hassan está en el ojo de la tormenta desde el año pasado, cuando UTE (como accionista y encargado de la gestión de Areaflin S.A.) le encargó un informe sobre por qué la generación eléctrica del parque eólico Valentines (propiedad de Areaflin S.A.) estaba por debajo de lo que ella había estimado.

La sociedad anónima Areaflin es propiedad en un 80% de inversores institucionales y pequeños ahorristas y 20% es de UTE. La S.A. es presidida por la titular de UTE Silvia Emaldi (antes fue el expresidente de UTE Gonzalo Casaravilla) y como vicepresidente está el gerente de la Asesoría Técnico Jurídica de UTE, José Alem. El director Gonzalo Pérez representa a los inversores institucionales y pequeños ahorristas.

De esa forma, fue UTE (bajo la presidencia de Casaravilla) que encargó un informe a DNV Garrad Hassan que había hecho las estimaciones de generación del parque. Pero, el informe estaba demorado al punto que en una ríspida asamblea con críticas de los pequeños ahorristas por no saber las causas de la menor generación respecto a la prevista, Casaravilla dijo: “vamos a tener que presionar a la consultora para saber en forma precisa si es algo circunstancial o un problema del modelo (de estimación). Es un año donde hubo menos generación eólica en todos los parques eólicos de la UTE”.

Ya en 2020 y con DNV Garrad Hassan dilatando su respuesta, UTE encargó un informa a otra consultora, la española G-Advisory que había trabajado en el pre-proyecto.

Finalmente, DNV Garrad Hassan culminó su informe pero no lo compartió aduciendo restricciones legales de parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que financió el proyecto.

En tanto, el informe de G-Advisory concluyó que “en P50” (es decir que en el 50% de los casos se sitúa en ese nivel) es 9,05% menor a la estimada inicialmente y que “la causa principal” para ello es una “menor velocidad de viento real a la considerada en el estudio”.

Con estos datos, UTE a través de Areaflin S.A. consultó al estudio Posadas, Posadas & Vecino para saber “si es posible reclamar responsabilidad a Garrad Hassan, sobre lo que Areaflin entiende que es la existencia de inexplicadas diferencias en la estimación inicial sobre la producción real del parque”, señala el documento del estudio que fue divulgado por Areaflin a la Bolsa de Valores de Montevideo.

Tras analizar el caso, Posadas, Posadas y Vecino respondió que “habida cuenta que entendemos que los informes de Garrad Hassan en el marco de los contratos analizados son propiedad del BID y no de Areaflin, cabe concluir que Areaflin no tiene acción directa contra Garrad Hassan por el contenido de dichos informes”. El estudio hizo una “salvedad”, que es que “si bien no tiene acción directa, puede exhortar al BID a que tome acciones si considera que existe un incumplimiento de Garrad Hassan o que simplemente aclare el BID las explicaciones que pudo haber recibido de Garrad Hassan sobre las diferencias que UTE plantea”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados