OPERACIÓN MILLONARIA EN SECTOR MADERERO

Venta récord del negocio en Uruguay de firma forestal

Weyerhaeuser cedió tierras y planta a grupo brasileño por US$ 402 millones; solo lo supera la venta de Botnia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
BTG Pascual pasará a ser el mayor propietario de tierras forestadas. Foto: Weyerhaeuser

En la mañana de ayer, la firma forestal estadounidense Weyerhaeuser confirmó en un comunicado la venta de sus negocios en Uruguay por US$ 402,5 millones al grupo inversionista brasileño BTG Pactual.

La operación, que había sido adelantada el sábado por El País, incluye más de 120.000 hectáreas de bosques madereros en el noreste y centro-norte del país (Rivera, Tacuarembó, Cerro Largo y Treinta y Tres), una planta manufacturera de madera contrachapada y chapas, una planta de cogeneración y un vivero clonal.

El monto de la compraventa lo ubica entre los mayores negocios realizados en la historia en Uruguay, comentaron a El País desde los principales estudios jurídicos especializados en este tipo de operaciones. Únicamente lo supera la cesión por parte de Botnia de su planta de celulosa en Fray Bentos y los bosques madereros a la firma finlandesa UPM en 2009, que se concretó por US$ 2.400 millones (aunque parte del negocio se financió con la cesión de acciones).

Incluso fuentes vinculadas a la negociación no descartaron que el monto de la operación fuera mayor al anunciado por Weyerhaeuser. En el comunicado que divulgó, la empresa aclaró que "la transacción está sujeta a ajustes en los precios de compra y condiciones de cierre".

Para cerrar el negocio aún restan algunas revisiones y se estima que el punto final llegaría en el último trimestre de 2017. Mientras tanto, ambas partes "continuarán operando de manera individual" según se comunicó.

"Nuestro negocio en Uruguay se caracteriza por ser una combinación única de bosques madereros de alta calidad, operaciones de manufactura con valor agregado y personal especializado. Esta transacción ubicará aún mejor al negocio para que logre alcanzar todo su potencial", dijo el presidente y director ejecutivo de Weyerhaeuser, Doyle R. Simons, en declaraciones difundidas por la empresa.

El grupo comprador se presenta como el principal banco de inversiones de América Latina y uno de los más grandes a nivel mundial, ya que cuenta con activos invertidos por US$ 3 billones y un portafolio de más de 716.000 hectáreas de bosques forestales entre nuestro continente, Europa, Estados Unidos y África.

BTG Pactual ya contaba con unas 30.000 hectáreas en Uruguay que anteriormente eran propiedad del fondo de inversión estadounidense RMK Timberland Group, que fue adquirido por el consorcio brasileño en 2013. Con el nuevo negocio, pasará a ser el mayor propietario de tierras forestadas en Uruguay, lugar que hasta ahora ocupaba Weyerhaeuser.

El negocio local de la firma estadounidense se centraba en las plantaciones de bosques madereros y posterior producción de contrachapados y madera aserrada con destino a encofrados y la construcción de casas, conjuntamente con la elaboración de muebles. La empresa cuenta con una plantilla de 740 trabajadores en Uruguay y brinda empleo a otras 1.200 personas a través de contratistas, además de los puestos indirectos.

Weyerhaeuser había llegado al país en 1997 y se encontraba en un proceso de reestructuración de sus negocios desde que en febrero del año pasado había sido adquirida por Plum Creek Timber, en una operación que combinó a las dos principales compañías madereras de Estados Unidos.

El director ejecutivo de la firma para América del Sur, Álvaro Molinari, había explicado que la fusión provocó una "revisión estratégica" de la cartera de negocios "para ver si se alinean con la estrategia general de la empresa". En ese marco fue que se concretó la venta en Uruguay. La rentabilidad de la filial local de Weyerhaeuser estaba en plena recuperación, luego de atravesar dificultades tras la crisis inmobiliaria que explotó en 2008 y 2009 en Estados Unidos, su principal mercado junto con México. Además de hacia estos destinos, la forestal exportaba hacia mercados de Europa y Oceanía.

Un sector que mantiene el interés de los inversores.

El presidente de la Sociedad de Productores Forestales del Uruguay, Carlos Faroppa, dijo a El País que la operación demuestra que el sector "continúa siendo atractivo y capta inversiones a pesar de los problemas de competitividad". Agregó que los negocios forestales "crecen, son pujantes y funcionan", por eso siguen llegando inversores del exterior. Asimismo, señaló que en la forestación uruguaya es normal que "entren y salgan jugadores por distintas razones".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)