Jorge West

"La venta de vehículos caerá entre 12% y 15% este año"

El presidente de la Asociación de Concesionarios de Marcas de Automotores (Ascoma) dijo en entrevista con El País que la venta de automóviles y utilitarios volverá a descender este año, esta vez entre 12% y 15%.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Tuvimos un momento malísimo que fue la crisis de 2002". Foto: F. Ponzetto

A pesar de esa caída señaló que la situación no genera grandes alarmas en el sector y era esperable en el mercado automotor que viene de años de picos de venta. Además, West previó un comportamiento similar para el año próximo. Este mes, Ascoma cumplió 40 años en la plaza local.

—¿Cómo observa el actual mercado automotor?

— Tuvimos un momento malísimo que fue la crisis de 2002 donde mucha gente quedó por el camino. También fueron complicados el 2003 y 2004. Ahí empezó a cambiar lentamente hasta que llegaron los últimos cuatro o cinco años donde el mercado empezó a recuperarse de la mano de la recuperación de la economía. Llegamos a tener años muy buenos, con un récord en 2013 donde faltó muy poco para que entre automóviles y utilitarios se anduviera muy cerca de comercializar 60.000 unidades. El año pasado cayó un poco, que era previsible. Este año volverá a caer, pero no es preocupante, aunque nos hace prender cierta luz de atención. Hemos caído mucho menos de lo que han hecho los países vecinos, como Argentina y Brasil, por ejemplo, aunque por otro tipo de problemas. Quizás lo que no esperábamos es que la caída fuera tan abrupta o brusca en algunos momentos del año. El mercado se volvió más cauto.

—¿Está saturado?

—Hay muchos modelos, autos, marcas. Hay muchísimas marcas de origen chino que hoy tienen un porcentaje importante del mercado. Creo que el mercado está en una meseta, que se frenó por la propia situación de la economía del país y del tipo de cambio.

—Quizás una explicación para esa caída de las ventas es que un público medio que no había accedido a comprar un auto lo hizo en el 2013, pero no lo renovó como sí lo hace otro sector de la población cada pocos años. Allí, entonces se produjo una suba de las ventas y luego una baja en la comparación con ese momento de más dinamismo.

—Lo que pasó es que hubo muchas familias que accedieron a su segundo auto, algunas hasta el tercero. Entre el segundo y el tercero fueron autos de valores más bajos. Esos quizás hayan sido lo que sintieron el freno de las ventas. Pero eso pasa, porque cuando se tiene un tipo de cambio que se aprecia mucho, mientras los salarios son en pesos y los autos en dólares, se siente. En ese nicho del entorno de US$ 10.000 fue donde se frenaron más las ventas y habían sido los que habían impulsado la suba. También hubo para esos coches un tiempo antes una rebaja impositiva, con una reducción del Imesi para los autos de hasta 1.000 centímetros cúbicos (esa modificación comenzó a aplicarse en 2011). Eso ayudó a que esa franja de autos levantase las ventas.

—¿Cómo impactó en el sector el cierre de Chery a principios de año?

—El 95% de lo que armaba Chery en Uruguay era para exportar a Brasil y Argentina. Hubo una cierta inquietud, pero nada más que eso, enseguida el importador salió a separar una cosa de la otra, ya que los autos de esa marca que se venden en la plaza vienen desde China.

—¿Cuál es la perspectiva para el año próximo?

—Es complicada. Este año se va a cerrar con una caída de entre 12% y 15% con respecto al año pasado en el total de automóviles y utilitarios. Cayó mucho más la venta de utilitarios y mucho menos la de vehículos de pasajeros. ¿Qué puede pasar? Es muy difícil establecerlo. ¿Cómo puede afectar la situación de Brasil o Argentina? Se supone que las medidas que se están tomando en Argentina podrían beneficiar a Uruguay. Habrá que ver cómo va a reaccionar acá el mercado acá, qué va a pasar con el tipo de cambio, cómo va a reaccionar la propia economía. Deberíamos tener un panorama más claro cuando hayan pasado los dos primeros meses del año próximo. Este año, a pesar de la caída de las ventas, hubo una cantidad de lanzamientos de productos nuevos. El año que viene también va a haber una buena cantidad. Los bancos van a seguir trabajando con financiaciones atractivas para los compradores; los leasing van a seguir funcionado. ¿Que deberíamos esperar para 2016? Que ocurra algo similar a este año.

—Pero seguirían las ventas en descenso, entonces.

—Sí, va a ser así. Por lo pronto no vamos a recuperar los niveles que se registraron en años anteriores. Tendría que producirse un vuelco fundamental en toda la economía para que eso sucediera. El mercado por ahora resiste las menores ventas. Obviamente, si me preguntan prefiero vender más. Este año va a cerrar con 47.000 unidades vendidas aproximadamente contra 53.000 que se comercializaron el año pasado. No es disparatado en función con todo lo que ha pasado en la economía. No están dadas las condiciones para que haya una recuperación de mercado y tener números mejores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)