LA ENTREVISTA DEL DOMINGO

"Veo muchos problemas para el libre comercio"

Timo Soini, canciller de Finlandia.

Timo Soimi, canciller de Finlandia. Foto: Nicolás Pereyra
Timo Soini, canciller de Finlandia. Foto: Nicolás Pereyra

—¿Uruguay sigue siendo un buen país para invertir? ¿En qué otros sectores, aparte del celulósico, podrían invertir las empresas finlandesas?

—Sí, absolutamente lo sigue siendo y por supuesto el gobierno finlandés quiere habilitar a las empresas finlandesas para invertir en Uruguay aunque, claro, son empresas privadas que toman sus decisiones. Ustedes son un país con Estado de Derecho y en todos los índices la posición de Uruguay es buena. Tenemos un montón de empresas en energías renovables, reciclaje, meteorología, que están interesadas en Uruguay. Estoy muy contento con la visita.

—¿Tiene alguna queja sobre el acuerdo de protección de inversiones?

—No, no tengo críticas.

—Hay quienes dicen que las plantas de celulosa finlandesas vienen a Uruguay a instalarse para no contaminar su país de origen....

—Tenemos muchas industrias forestales y de pulpa de celulosa en Finlandia. Los requerimientos ambientales son muy severos. Las ONG y la opinión pública están cuidando muy bien esas cosas. En Finlandia no hay muchas críticas a estas industrias. La vida salvaje ha sido protegida y también está en el interés de las firmas proteger estos asuntos muy cuidadosa y profundamente. No se puede hacer negocios de largo plazo en Finlandia, y pienso que tampoco en Uruguay, que no sean ambientalmente sostenibles.

—¿Por qué invierten en Uruguay y no en Brasil y Argentina que tienen también grandes sectores forestales?

—Están lidiando con su dinero y con el de los inversionistas y accionistas. No pueden poner en riesgo esas inversiones. Por eso es que pienso que las empresas finlandesas, de pulpa o de otros sectores son muy cuidadosas cuando hacen inversiones en el extranjero porque, obviamente, la gente en Finlandia quiere que las inversiones se hagan en Finlandia pero esas empresas son globales y quieren tener distintos tipos de portafolios y entiendo eso. En Finlandia tenemos reglas muy estrictas para que no haya involucramiento de los funcionarios con empresas privadas. No están autorizados a comprar acciones y eso es bueno porque no puede haber ni la menor sospecha de que hay algún tipo de conexión, de que los funcionarios están asesorando a sus propias empresas en nombre del gobierno. Las ONG y la prensa son muy cuidadosas de eso. No se puede jugar con esas cosas.

—¿Finlandia y Uruguay van a cooperar en materia de operaciones de mantenimiento de la paz?

—Vamos a organizar una cena con Nin Novoa en septiembre en la reunión de la ONU sobre mantenimiento de la paz. Sé que Uruguay está involucrado en el Congo con 600 soldados. Nosotros tenemos unos 500 soldados cascos azules. El mantenimiento de la paz y la mediación en conflictos están cerca del corazón de ambos. Y tenemos mucha coordinación.

Timo Soimi, canciller de Finlandia. Foto: Nicolás Pereyra
Foto: Nicolás Pereyra

—Hace muchos años que la Unión Europea y el Mercosur buscan un acuerdo. ¿Cuál sería el beneficio para Finlandia, que sin él ya es el principal inversor extranjero en Uruguay? ¿Cree que finalmente se firmará?

—Juntos los bloques serían más de 750 millones de personas. Sería bueno en ese sentido. Veo muchas problemas y nubes negras para el libre comercio. Son desafíos que vienen en parte de Estados Unidos por el incremento del proteccionismo de la Administración Trump. Pero también por parte de China porque habla mucho sobre libre comercio, pero cuando uno mira detrás de la escena, no ha estado tanto en la línea del libre comercio. Hay una buena cooperación posible entre América Latina y Europa. Si la fortalecemos seríamos grandes jugadores cuando haya algún día un gran acuerdo de comercio. Claro que puede haber problemas para las pequeñas empresas y los pequeños países y esas preocupaciones deben ser tomadas en cuenta seriamente. Y usualmente cuando se está cerca de un acuerdo emergen detalles.

—¿La mayor parte de Europa está presa del proteccionismo agrícola de Francia y otros países?

—Cuando se está por llegar a las etapas finales hay problemas y aparecen los intereses de los distintos grupos y países. La agricultura es un gran sector en Europa. Está protegida y el 40% del presupuesto de la Unión Europa va para ella. Hay sectores de la agricultura que están temerosos de la competencia de Uruguay y Argentina. Son cosas que deben ser dichas en voz alta porque son un hecho. Debe haber negociaciones duras pero después de ellas debe haber la posibilidad de acceder a bienes europeos que pueden ser muy útiles para América Latina.

—¿Para qué sectores finlandeses quisiera más oportunidades en el Mercosur?

—Tenemos mucha confianza en toda nuestra industria que debe ser la mejor para avanzar. Obviamente, el marco es importante, pero si usted pone su confianza solo en algún párrafo del acuerdo, no va a ser sostenible.

¿Se debilitó la Unión Europea por la salida del Reino Unido?

—Sí, Considerablemente. Fue una gran pena que decidieran dejarla y lo he dicho en voz alta. Muchas de las políticas británicas estaban en línea con las de Finlandia: libre comercio, recortar la burocracia, buena gobernanza, presupuestos equilibrados. Pero ahora que decidieron irse necesitamos un acuerdo justo que sea bueno para la Unión Europea y para el Reino Unido. Y tenemos que mantener al Reino Unido lo más próximo a la Unión Europea que se pueda. Es extremadamente importante también para la política de seguridad. El Reino Unido es el poder militar más grande en Europa y era el segundo aportante a la Unión Europea. No queremos tener ninguna mala voluntad ni ninguna mentalidad de revancha. Pero el hecho es que si uno no es miembro del club, uno no puede tener tan buenas condiciones como los miembros. Hay que negociar de una manera muy hábil. Sé ahora que David Davies (negociador por el Reino Unido del Brexit) y Michel Barnier (negociador de la Unión Europea) han alcanzado acuerdos. Pero por supuesto que fue un golpe, una pérdida la salida del Reino Unido.

—¿Es usted un euroescéptico?

—En cierta medida, sí. No quiero que explote la Unión Europea. Quiero que sea mejor. Y eso no es el sistema federal que no tiene absolutamente ningún sentido, que es un camino falso. Los Estados nacionales tienen un rol. Pero necesitamos la Unión Europea como un organismo de seguridad y como un área de libre comercio. Por eso, apoyo que Finlandia siga en la Unión Europea, pero quiero que la unión sea mejor, más eficiente y menos corrupta. Necesitamos la cooperación europea para aplicar las normas ambientales y controlar los paraísos fiscales. Necesitamos la cooperación y la unión es el marco, pero tiene que ser más eficiente.

—¿Rusia es ahora una amenaza?

Rusia ha estado, ¿cómo lo puedo decir?, negativamente involucrada en Siria y en el Reino Unido. La anexión ilegal de Crimea fue una violación de la ley internacional. Rusia debe cambiar su conducta en Ucrania y el cumplimiento del acuerdo de Minsk es absolutamente vital. En Siria ha habido una masacre de medio millón de personas y esto es, por supuesto, una vergüenza para la comunidad internacional en su conjunto. Nadie, ni las Naciones Unidas, ha tenido éxito en parar los asesinatos. Con respecto a los envenenamientos en el Reino Unido pienso que Rusia debe cooperar para clarificar esta situación y su responsabilidad. Debo decir que las acciones de Rusia han tenido un impacto negativo en la seguridad en los vecinos de Finlandia, especialmente en los países de la región báltica.

—¿Pero es una amenaza?

Nadie tiene miedo a un ataque o algo así.

—¿Rusia es una democracia?

Ah... (suspira) Tuvieron elecciones pero no fueron completamente justas. Pero Putin es popular en Rusia, no hay dudas sobre eso. Es un líder que tiene mucho apoyo entre la gente. Pero esa democracia no está funcionando de la misma manera que la europea. Y la corrupción es un gran problema

—¿Le preocupan las guerras comerciales que parecería que se vienen?

Estoy preocupado. No estamos ahí todavía pero estamos cerca de un desarrollo de hechos negativos. Espero que los grandes países sientan su responsabilidad porque en las guerras comerciales, a largo plazo, todos pierden. Habría mucha mala voluntad en la escena internacional con todos peleando contra todos por estas cosas en vez de cooperar. Estoy preocupado por estas cosas pero no desesperado.

Se debe terminar la guerra en Irak y Siria

Timo Soimi, canciller de Finlandia. Foto: Nicolás Pereyra
Timo Soini, canciller de Finlandia. Foto: Nicolás Pereyra

¿Cómo debe lidiar la Unión Europa con la inmigración que aparece como un gran problema?

Lo principal es terminar con el conflicto en Irak y Siria. Si no controlamos esos conflictos vamos a estar involucrados con las consecuencias de esa crisis en el corto y mediano plazo. La primera crisis migratoria no tuvo un buen resultado porque la Unión Europea no estaba equipada. No sabíamos qué hacer. Mucha gente quedó en Europa sobre bases que no eran aceptables. Ahora las cosas mejoraron mucho, pero si no apoyamos a África y Medio Oriente para sostener la paz y darle la chance de prosperar y tener educación y salud, la situación no mejorará. Esto lleva al comercio justo y el comercio libre. Hay barreras para que entren productos africanos a Europa. Y el hecho es que si no le damos a esos productos una chance justa para competir... o vendrán sus productos o vendrá su gente. Eso es algo de lo que nos tenemos que dar cuenta. África es un gran continente con muchas oportunidades. Pero si no hay paz, si no hay oportunidades para la gente joven, esta emigra y habrá conflictos. También debería haber maneras legales de venir a Europa. Eso es muy esencial. Hoy todo el mundo está viniendo, los que tienen razones, los que no, los que quieren una vida mejor, los que están siendo realmente perseguidos, y esa es la razón por la que tenemos que organizar mejor esto. Hoy los traficantes de humanos se benefician de la miseria de otras personas. Están ordeñando el sistema, son corruptos y son un problema.

¿La inmigración ha provocado muchos problemas y debates en Finlandia?

—Está mucho mejor ahora. Pero cuando vino la gran ola en 2015 fue muy problemático. Tenemos unas 10.000 personas que han solicitado asilo. A ellos que no se ha dado asilo deberían irse de Finlandia. No todos lo han hecho y eso es un gran problema. El proceso debería basarse en la ley y debería ser transparente. Si a alguien se le da asilo, se le dice "ok, usted puede quedarse". Pero si no tiene asilo, se tiene que ir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º