MARÍTIMAS

Viaducto al puerto: cierre de rambla portuaria

Los actores deben reunirse para acordar la coordinación de las obras del viaducto.

Rambla portuaria.
Rambla portuaria.

Apenas comiencen las obras del viaducto por el área portuaria, el tránsito por la rambla portuaria, entre la Central Térmica Batlle y la antigua Estación Ferroviaria General Artigas será totalmente interrumpido para autos particulares y sobre todo para los miles de camiones que entren o salgan de y para el puerto. Los congestionamientos de camiones en la rambla ya los hemos conocido a nivel de caos, solo que ahora se darían multiplicados varias veces. La noticia, desconocida para la mayoría de quienes debieron ser informados y no fueron, cayó con fuerte impacto en la reunión de la Comisión Subcoordinadora de la actividad portuaria realizada el pasado martes 2 de Julio en la ANP. La mayor parte de los participantes, si no todos, fueron sorprendidos con la información que el contratista que hará las obras prevé el cierre total de la circulación por la Rambla durante un prolongado período. Al instante tuvimos la noticia e hicimos las consultas pertinentes en los ámbitos portuarios donde recogimos coincidencia total de desaprobación por estos indeseados hechos resultado de actitudes equivocadas. En todo caso es hacer las cosas a la uruguaya. Nadie informa de nada, se sostiene el silencio vertical como política de orden y un buen día se nos vendrá encima el golpe inesperado: un cartel en la rambla dirá: “Prohibido pasar” y así de un plumazo toda la actividad portuaria será afectada, las terminales que mueven los contenedores, los de la carga general a granel y miles de camiones sufrirán consecuencias económicas adversas todo por culpa de la incomunicación llevada a nivel de irresponsabilidad. Preguntamos: ¿No habría sido mejor que la ANP que paga la obra, Saceem que la construye y el MTOP que tiene jurisdicción sobre la Rambla, hubieran acordado reuniones previas con los usuarios, trabajando con criterio de equipo, cada uno aportando sus conocimientos para analizar el problema, estudiarlo y así hallar, no las mejores soluciones, sino armonizar las obras de tal forma de minimizar la afectación a terceros? Más aún, pensamos que la ANP en su carácter de administradora del puerto y “dueña” de la obra, debería asumir prelación natural sobre el como llevar las cosas para mitigar al máximo la afectación que la misma pueda causar a los sectores que sean perjudicados.

Estamos de acuerdo con las obras, son de desarrollo para el país, pero no están por delante de intereses de terceros que pueden resultar dañados y eso se logra dialogando y olvidando los silencios.

Datos

Guiándonos por datos estadísticos recogidos de diversas fuentes para el período 2015 -2018, el promedio mensual de ingresos y salidas de camiones del recinto portuario fue de aproximadamente 45.000 camiones por mes, equivalentes a unos 1.800 camiones que ingresan/egresan al puerto diariamente por los Accesos Norte, Florida, Maciel y Washington.

Alerta

Si es necesario que todos los camiones con carga a granel, general o contenerizada deban ingresar al puerto por el Acceso Norte -que aún hoy no tiene diseño definitivo, no está pavimentado y carece de la cantidad suficiente de balanzas para realizar el pesaje obligatorio-, circular hacia sus respectivos destinos ya sea directo a los muelles públicos, a la terminal granelera, a los depósitos intraportuarios o a la terminal especializada de contenedores -en el extremo opuesto del puerto-, los embotellamientos resultantes de la propia actividad serán graves e inevitables. Esta situación impedirá el normal funcionamiento del puerto, atrasarán las operaciones de los buques y podrán llegar a causar que alguna parte de la carga -especialmente la contenerizada - no pueda ser cargada en el buque previsto originalmente.

Caos

Y esto sin tener en cuenta la interferencia adicional que causará la eventual construcción junto al Acceso Norte del viaducto interior.

Al cerrarse la rambla portuaria, si no se encuentra una solución alternativa que por ahora no se avizora, todos los camiones vinculados a la operativa de TCP deberán circular por la faja existente dentro del puerto entre el área de depósito de contenedores cargados de Montecon y los depósitos intraportuarios frente a los muelles 3-4-5, por sendas debidamente señalizadas y de uso reservado exclusivamente a los camiones, a las que no podrán acceder como hasta el presente las máquinas vinculadas a las operativas que ahí se desarrollan. Para tener una idea de la magnitud del problema, se estima en 15.000 viajes mensuales los que se agregarían a los que actualmente pasan por ese sector, debido a que deben ingresar por el Acceso Florida para ser controlados por el MGAP.

Sabemos de comentarios del propio presidente de la ANP que tales obras no afectarían el normal desarrollo de las actividades portuarias, pero los hechos parecen no coincidir con tales afirmaciones muy a pesar nuestro.
“Prevemos que vendrán meses difíciles para la circulación -nos dice un operador portuario- y no nos queda claro que se esté trabajando coordinadamente con los actores de la comunidad portuaria para mitigar el impacto de la construcción de estos dos viaductos”. Por eso, llama la atención la falta de información que los actores portuarios están sufriendo.

En consecuencia, parece necesario, casi imperioso, que se informe claramente cómo será el plan de circulación de la gran cantidad de camiones que ingresan y egresan del puerto durante la construcción de ambos viaductos para evitar los conflictos que seguramente tendremos en caso de no advertir con tiempo las correctas medidas a tomar.

Estaremos atentos a la información que el MTOP, la ANP y el consorcio constructor brinden al respecto.

Los que conocemos el puerto y su operativa no podemos ni queremos imaginar las consecuencias que acarrearían a la operativa un cierre total al tráfico portuario por la rambla. Hay que reunirse y dialogar con espíritu de equipo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)