Un dato de la industria china sacudió los mercados y los arrastró a la baja

"Viernes negro" en Bolsas por China

Los mercados bursátiles vivieron un "viernes negro" con fuertes caídas, tras datos negativos de la economía china que abre nuevas interrogantes sobre su situación. El petróleo volvió a bajar y el oro, activo considerado como refugio, tuvo la mayor suba semanal desde enero.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Como hay pocas cosas claras, los inversores optan por vender. Foto: AFP.

Mientras, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jacob Lew, habló ayer con el vice- primer ministro chino, Wang Yang, sobre la reciente devaluación del yuan y "la modificación en el régimen cambiario", y aseguró que su país seguirá de cerca "cómo es implementado".

Ayer, el desencadenante de la caída de los mercados fue una noticia proveniente desde China. El gigante asiático había sorprendido la semana pasada con una devaluación de casi un 5% del yuan y ayer anunció que el índice de compras (PMI, por su sigla en inglés) del sector industrial mostró en agosto un descenso de la actividad manufacturera inédito desde 2009.

Luego de tres décadas de rápida expansión económica, las autoridades chinas han tenido poco éxito en apuntalar la actividad este año, pese a cuatro recortes de tasas de interés desde noviembre.

La caída del indicador industrial exacerbó las preocupaciones de los mercados sobre la salud de la economía china y sobre si el gobierno tomará nuevas medidas para frenar la desaceleración.

Las bolsas europeas como Milán y Londres cayeron 2,83% ayer, la de Frankfürt bajó 2,95%, la de Madrid 2,98% y la de París retrocedió 3,19%.

"La gente está usando a China principalmente como una excusa para vender", dijo Keith Bliss, vicepresidente de Cuttone & Co. en Nueva York. "Mucha gente sabe que esto es muy excesivo. Ellos están esperando y van a regresar la próxima semana", agregó. Así, en la Bolsa de Nueva York la liquidación fue generalizada y los 10 principales sectores del índice Standard & Poors 500 cerraron con pérdidas. Este indicador sufrió ayer su mayor caída porcentual diaria en casi cuatro años (al bajar 3,19%).

El índice industrial Dow Jones en esta plaza bursátil cayó 3,12% y se situó un 10% por debajo del récord conseguido el 19 de mayo (lo que en términos económicos se llama "entrar en corrección"). Por ejemplo, las acciones de Apple se hundieron un 4,6% a US$ 107,44, debido a que los inversores siguen inquietos por el panorama de China, un mercado clave para el fabricante del iPhone.

"La incertidumbre sobre el crecimiento de China ahora es el principal factor de movimiento en los mercados", dijo Tim Condon, economista de ING Group en Singapur. "Los datos de hoy (por ayer) refuerzan las dudas sobre el crecimiento mundial", agregó.

Latinoamérica siguió el patrón global y la mayoría de sus mercados cerraron con pérdidas por encima del punto porcentual, liderados por el brasileño, el principal de la región, que registró su peor nivel desde marzo de 2014. Así, la bolsa de São Paulo cedió un 1,99%.

El Merval de Buenos Aires cayó un 3,38% y el índice Imebo de la Bolsa de Valores de Montevideo no se alejó de la tendencia y bajó un 0,14%.

Baja petróleo, sube oro.

El precio del petróleo ya venía en baja y ayer profundizó su caída. El barril de crudo Brent para entrega en octubre cerró ayer en el mercado de futuros de Londres en US$ 45,46, un 2,48% menos que al cierre de la sesión anterior.

El precio del Brent —de referencia para Ancap— alcanzó durante la sesión su nivel más bajo desde marzo de 2009, al llegar a cotizar a US$ 45,10 el barril, por debajo de los US$ 45,19 que registró el pasado enero, su mínimo hasta ahora en 2015.

La posibilidad de que se reduzcan las compras de China, sumada al creciente número de pozos que está abriendo Estados Unidos y al estado de sus reservas, en su mayor nivel en las últimas ocho décadas, hace temer a los inversores que se agrave la situación de exceso de oferta que sufre el mercado.

El petróleo intermedio de Texas (WTI) bajó ayer un 2,15% y cerró en US$ 40,45 el barril, en un día en que llegó a cotizar por debajo de US$ 40 por primera vez desde el año 2009, y acumuló su octava semana consecutiva de pérdidas.

Mientras, el oro subió ayer en una sesión volátil, alcanzando un máximo de seis semanas y cerrando su mayor avance semanal desde mediados de enero. El metal subió un 0,5% a US$ 1.158,31 y tuvo un alza del 4% en la semana.

Reacción por el yuan.

El secretario del Tesoro de EE.UU., Jacob Lew, habló ayer con el viceprimer ministro chino, Wang Yang, sobre la reciente devaluación del yuan. Lew subrayó que "EE.UU. ha visto progresos en China hacia una reforma financiera (...), incluidas acciones para avanzar en busca de un tipo de cambio más flexible y determinado por el mercado", "limitar la intervención" y "aumentar la transparencia" de su régimen cambiario, según informó el Departamento del Tesoro en un comunicado.

No obstante, el secretario remarcó que es "fundamental" que China continúe con "las reformas necesarias para consolidar una economía impulsada principalmente por el consumo de los hogares en lugar de las exportaciones, algo que va en los intereses tanto de China como de EE.UU.".

En tanto, el ministro de Finanzas de Japón, Taro Aso, advirtió ayer a China que no manipule el tipo de cambio del yuan con frecuencia, afirmando que Tokio enfrentaría una decisión difícil sobre cómo responder a una intervención de ese tipo por parte de Pekín.

Aso también instó a China a seguir cambiando su mercado de divisas hacia un sistema más orientado por el mercado.

"Japón enfrentaría una difícil decisión sobre cómo responder si China interviene frecuentemente en el mercado", dijo en una conferencia de prensa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)