Sobrestock

Vinos: el subsidio, el pedido a Mujica y la venta “ganada” a Chile

Centro de Viticultores logró exportar hacia México y Rusia.

Cosecha: se molieron 4 millones de kilos de uva para exportar. Foto: archivo El País
Cosecha: se molieron 4 millones de kilos de uva para exportar. Foto: archivo El País

El sector vitivinícola arrastra problemas desde hace tiempo —produce más de lo que vende y eso generó un sobrestock de más de 50 millones de litros de vino— y los productores reclaman al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) un subsidio, razón por la que se reunieron con el expresidente José Mujica. Mientras tanto, el Centro de Viticultores logró concretar exportaciones a México y Rusia mediante un novedoso sistema, logrando "pellizcar" una parte del mercado de los vinos chilenos.

"La granja está muy complicada y, dentro de ella, la viticultura lo está aún más", dijo en el Parlamento el secretario ejecutivo del Centro de Viticultores, Aramir Silva. Allí contó que a Mujica le plantearon que "si no se nos daba un apoyo era imposible salir adelante", y consiguieron de parte del MEF una ayuda de US$ 1 millón pero mediante "un crédito que hay que pagar; no es un dinero no retornable" como pretenden los productores.

Ese dinero aún no fue adjudicado, pero se acordó que llegará por medio del Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi) —donde están representados todos los actores del sector— y será reintegrado en cuotas en base al precio de la uva.

Una delegación de la gremial acudió el 18 de septiembre a la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca para plantear la necesidad del subsidio. En una sesión previa, el ministro del sector, Enzo Benech, sostuvo que hay deudas del pasado (un crédito reembolsable por $ 45 millones del 2012) que el Centro de Viticultores no saldó ni se hizo responsable, entonces "no podemos seguir apoyando".

El subsidio que pretenden los productores y abarcaría a unas 90 familias es de US$ 1,5 millones —aproximadamente $ 1 por kilo de uva remitida— para intentar ser más competitivos en precio y colocar el excedente de vino en los mercados internacionales.

Silva presentó algunos números que reflejan la realidad del sector: "había más de 770 bodegas y según la última estadística solo quedan 140; en el aparato productivo hemos perdido más del 70% de los productores, y en cuanto a superficie Inavi manejaba un número de 8.000 u 8.500 hectáreas de viña y hoy andamos en aproximadamente 6.000, porque año a año se sigue arrancando viña debido a que no es rentable".

Exportación.

La delegación del Centro de Viticultores destacó la forma en que logró concretar recientemente ventas de vino tinto hacia Chile y de vino blanco a México (ambos a granel). La gremial asumió la molienda de unos cuatro millones de kilos de uva de productores familiares, transformando eso en tres millones de litros de vino y dejando el 20% como pago a la bodega El Cardenal que se encargó del proceso, detalló Silva.

"Se buscó exportar rápidamente ese vino porque dentro del mercado interno no teníamos posibilidad de venderlo. Para ello, recibimos algunos apoyos para los productores desde el Inavi y lo volcamos directamente. Así se logró negociar el vino para exportación. Sucedió algo muy positivo: vino un técnico a probar la calidad de los vinos de todas las bodegas que querían exportar y el único que cerró las cualidades del comprador y pudo entrar en el mercado mexicano fue el del Centro de Viticultores", resaltó el secretario ejecutivo de la gremial.

Otro directivo, Carlos Cedres, señaló que "muchos" productores no pudieron vender su cosecha de uva a la industria y "vinieron con la problemática de que quedaba en la parra". Así se resolvió "hacer un operativo" y se logró abrir el mercado de México con vino a granel, una compra que "se iba a hacer en Chile".

Cedres manifestó que se puede "decir que le pellizcamos —entre comillas— el mercado a Chile" y añadió que "sería una lástima que el año que viene perdiéramos ese mercado por los costos que tenemos, por eso pedimos un apoyo al MEF para colocar ese vino y que nos sea rentable".

Pese a las "muy buenas expectativas de exportar de vuelta el año que viene" a ambos destinos —"el desafío es pasar a la botella, que sería mejor negocio", dijo Silva—, los productores advierten que la situación cambiaria en Argentina "ya está golpeando". Es que "los vinos argentinos se están ofertando al mundo a precios mucho más baratos que los nuestros y corremos el riesgo de perder nuevamente el mercado" ganado, sentenció el secretario ejecutivo del Centro de Viticultores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º