ENTREVISTA

Los desafíos económicos, las bigtechs, la competencia y la polémica por la inclusión financiera

El director coordinador del banco Itaú en Argentina, Paraguay y Uruguay César Blaquier y el gerente general del banco Itaú en Uruguay, Horacio Vilaró, hablaron con El País.

Vilaró y Blaquier
Ejecutivos de banco Itaú en Uruguay, Horacio Vilaró y en Argentina, Uruguay y Paraguay, César Blaquier con la piedra fundamental del futuro Museo de Arte Latinoamericano

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Los desafíos económicos de Argentina y Uruguay, el negocio bancario, la nueva competencia de las fintechs y de Google, Apple, Facebook y Amazon, el quitar la obligatoriedad en la inclusión financiera. De eso y más hablaron con El País el director coordinador del banco Itaú en Argentina, Paraguay y Uruguay César Blaquier y el gerente general del banco Itaú en Uruguay, Horacio Vilaró. Lo que sigue es un resumen de la entrevista realizada a Blaquier y Vilaró en la Fundación Atchugarry.

-Brasil parece recuperarse, Argentina tiene varios problemas, la economía uruguaya está estancada, ¿qué evalúan de este escenario?

-Horacio Vilaró: En el caso de Uruguay vemos con cierto optimismo los años que vienen. Después de unos años con crecimientos muy moderados, se está concretando la inversión de UPM 2 que ya está derramando inversiones y actividad en un montón de etapas preparatorias de la construcción de la planta y las infraestructuras necesarias. Estamos trabajando con muchos clientes en eso. Es una inversión importante que nos confirma la proyección que tiene nuestra área económica en Brasil de 1,5%-2,5% en ese rango para 2020 y 2021. No es como el crecimiento que tuvimos entre 2004 y 2014, pero en relación a como está la región es razonable. Vemos mejores pronósticos para el sector agropecuario que años anteriores estuvimos complicados por fenómenos climáticos y este año no están siendo un factor. Los productores con los que hablamos están contentos en cómo se plantó la soja. La carne venía muy bien, ahora hay que analizar un poco mejor lo que está pasando en China. Lo que tenemos que ver cómo evoluciona, es el tema turismo relacionado con Argentina fundamentalmente, que es muy importante. Hay un nuevo gobierno que tiene una agenda compleja.

-¿Qué desafíos ve?

-Horacio Vilaró: Tiene temas relevantes. En primer lugar, el déficit actual no es sostenible con un desarrollo como el que estamos previendo para los próximos años. Es un tema a encarar y corregir el rumbo, eso daría tranquilidad para todos. El tema de la seguridad social y cómo se resuelve esta reforma que todos los partidos están convencidos de su necesidad y el tema seguridad, que es de enorme gravitación en el sentir de la población en general. Estamos todos pidiendo un paradigma distinto al que hemos tenido. Siempre teniendo en cuenta que cuando uno ve el resto de la región y el mundo, nos dicen: “che, pero ustedes qué bien que están”.

-¿Y qué situación observan en Argentina?

-César Blaquier: Como argentino, digo que en los últimos años no hemos podido acertar un pronóstico económico porque es imposible. Lo digo en serio, hemos quemado todos los libros. Más allá de los pronósticos es importante ver algunas señales que el gobierno ya está dando, entendiendo que los problemas económicos argentinos son muchas veces causados por desavenencias políticas. La situación de Argentina es muy particular, es muy compleja en serio. Pero el mercado ha reaccionado bien, mejor de lo que esperábamos y la gente también. Si hay algo que tiene la sociedad argentina es una resiliencia muy especial. Así como se va a los extremos y en seis meses retira el 50% de los depósitos en dólares y cualquier otro mercado en el mundo hubiera cerrado, los bancos siguieron operando normalmente. Hay que ver qué pasa con la situación de la deuda, a ver si se resuelve lo más rápido posible, creemos que el gobierno está empeñado en ello y eso va a desatar un par de cosas interesantes después si eso ocurre.

-¿Cree que puede hacerlo de forma amistosa con los acreedores o que se puede repetir la de 2003 que fue mucho más tirante y terminó con los holdouts?

​-César Blaquier: Entendemos que de las partes hay mucha buena voluntad para que sea amistosa. Inconvenientes va a haber, es una negociación muy compleja, pero es muy importante tener alineado a los grandes acreedores como el Fondo y los tenedores de deuda. El gobierno ha mostrado que tiene toda la voluntad para avanzar rápido y avanzar rápido significa que tiene que hacerlo con acuerdos básicos de consenso. Las señales son buenas.

-En el caso de Brasil que ha pasado por varias reformas como la laboral, la previsional, ¿qué esperan?

-César Blaquier: Tenemos una visión positiva de Brasil, que nos va a ayudar también a Argentina, Uruguay y Paraguay. Todas las señales que estamos viendo son muy positivas. Vemos el crecimiento económico, las inversiones están aumentando, la valorización del mercado brasileño, las ofertas públicas iniciales de acciones que se están concretando. Se ve una confianza en el mercado que no se veía hace tiempo.

Horacio Vilaró y César Blaquier
Vilaró y Blaquier ven un escenario más optimista en la región. / Foto: Ricardo Figueredo

-¿Cómo está el entorno para el negocio bancario tanto en Uruguay como en Argentina?

​-Horacio Vilaró: En Uruguay el desafío es el crecimiento. El crecimiento de la cartera de crédito en particular en los últimos años no ha sido de un gran destaque. Lograr un crecimiento en términos reales del crédito, porque seguimos siendo como sistema súper abundantes en depósitos y para el exceso de liquidez tenemos pocas alternativas rentables. Hoy el crédito sobre el PIB es cerca del 30%, deberíamos estar en el 50% del PIB de acuerdo al grado de desarrollo en otros indicadores. Hay otros desafíos de cara a los clientes en cuanto a transformar y digitalizar los productos y servicios, para ponernos en un estadio más acorde a lo que es Uruguay en otros indicadores.
César Blaquier: En Argentina hubo un trabajo conjunto de los bancos, las autoridades salientes y entrantes de dar tranquilidad. En diciembre fue el primer mes neto de depósitos. Hay un montón de cosas para estabilizar obviamente. El gobierno está haciendo un esfuerzo muy grande para que las tasas de interés converjan a un nivel un poco más normal. Claro, el desafío sigue siendo desinflacionar la economía, pero el gobierno también tiene miedo de indexar la economía a través de tasas altas de interés. Esperamos un escenario de tasas de interés más bajas, lo que debería llevar a las personas a entender que puede ser una buena alternativa volver al mercado de crédito. Habíamos desarrollado con mucha fuerza el mercado de créditos hipotecarios y desapareció por completo y eso empieza a traccionar negativamente un montón de otras industrias.

-El público busca los canales digitales, ¿cómo evalúan el desafío que suponen las fintechs?

-César Blaquier: Tenemos mucho respeto por las fintechs en general, muchas son clientes y socias nuestros en varios negocios, por supuesto competimos. Tenemos todo para aprender, somos fanáticos de aprender de lo que ha funcionado bien para competir y también para hacer alianzas. No tenemos esa postura de “estos son nuestros enemigos”, pero sí tenemos que cuidarnos porque son competidores fuertes y en la mayoría de los mercados las regulaciones están haciendo que compitan con las mismas reglas de juego.
Horacio Vilaró: Muchas veces nos muestra el camino. Es más fácil para las fintechs porque son más específicas, son un producto o un servicio, que nosotros en la universalidad de productos y servicios y las regulaciones, nos movemos más lento. Bienvenidas sean porque nos sacuden permanentemente.

-Itaú tuvo el problema con Paganza por dar por finalizado un contrato con esa fintech.

-Horacio Vilaró: Sirve para sentar precedentes sobre qué es una cosa y otra, como son los contratos entre privados y cómo se resuelven. Los reguladores nos dieron la completa razón en el tema. Ya está. Lo importante es darnos cuenta de las necesidades que tiene la gente de sistema de pagos lo más ágiles posible. Lo otro es una anécdota, bien resuelta porque todos aprendemos.

Sobre la propuesta del gobierno electo

"No hay necesidad de dar marcha atrás" en que el pago de salarios sea obligatorio hacerlo por medios electrónicos

-El gobierno electo se propone eliminar la obligatoriedad en la ley de Inclusión de Financiera, ¿qué evaluación hace?

-La ley de Inclusión Financiera ha producido efectos favorables para la población en general. Ha incluido realmente y ha permitido, sobre todo, intentar reducir el uso del efectivo que cuando uno lo analiza, tiene menos sentido cada día, es muy costoso, muy riesgoso. Desde ese punto de vista tiene un punto muy a favor. Había dos corrientes: una de la obligatoriedad y otra de la zanahoria, de poner los incentivos. Se eligió mayoritariamente el tema de la obligatoriedad. Eramos más favorables a la gradualidad y a la voluntad, es decir que fuera más que el cliente reconociera los beneficios, es un camino mucho más largo de recorrer cuando uno quiere provocar un cambio sustantivo como el que se provocó. Creemos que algunas cosas no sería malo mantener la obligatoriedad, todo el tema del pago de salarios. No hay necesidad de dar marcha atrás en eso. Hay otro tipo de transacciones que quizás puedan tener una alternativa de “podrá” en vez de “deberá”. Todo lo que ayude a blanquear la economía y transparentarla le hace bien a cualquier gobierno y al resto de la sociedad porque después las cargas se reparten más equitativamente. El gobierno electo ya ha manifestado que va a ir por la línea del “podrá”. No estaría mal que hiciera un mix y en algunas cosas, sea obligatorio y en otras voluntaria.

Horacio Vilaró
Vilaró cree que la obligatoriedad en el pago de sueldos a través de bancos o dinero electrónico es un elemento positivo. / Foto: Ricardo Figueredo.

-¿Cómo ven la competencia de las bigtechs como Facebook, Apple, Google, Amazon?

-César Blaquier: Es otra liga y ellos tienen que mostrar su juego todavía. Ya los vemos pidiendo licencias y buscando transformarse. Esos van a ser los grandes competidores del futuro, sin duda. Qué formato van a tomar, qué alianzas van a hacer, lo veremos. En el tipo de mercados que han entrado, han creado una competencia feroz. El sistema financiero en general requiere no solo cierto expertise, también adaptarse a las regulaciones. No es tan simple trabajar con temas de compliance, de seguridad de la información, tener la confianza de la gente. Hay un montón de intangibles que entendemos que los bancos van a seguir teniendo y que los clientes aprecian mucho.
Horacio Vilaró: Las usamos como objetivo en la atención a nuestros clientes. La calidad que tienen (las bigtechs) de atención a sus clientes es un objetivo para nosotros. Ya no nos queremos comparar entre la industria bancaria, queremos un salto de calidad para ir a indicadores como tienen ellos.

César Blaquier
El director coordinador de banco Itaú para Argentina, Uruguay y Paraguay, César Blaquier se refirió al negocio bancario. / Foto: Ricardo Figueredo

-¿La regulación todavía es un peso muy fuerte o los reguladores están atentos a los avances para flexibilizarla?

-Horacio Vilaró: La regulación siempre va detrás. Los actores vamos poniendo nuevos productos y servicios arriba de la mesa y el regulador lo va entendiendo, conociendo y va regulando. Estamos esperando para 2020 un salto legislativo a nivel de todo lo que es digitalización. Por ejemplo en todo lo que es ley de cheques estamos con cosas de otra época y le buscamos recovecos, alternativas, pero claramente en el fondo hay otro mundo. Legislemos para ese mundo. Hemos empujado los préstamos digitales. Hoy prácticamente todas las operaciones de préstamos, salvo las más complejas, son todas digitales. El cadete que llevaba el vale no está más.

-También hay una competencia feroz entre los bancos con los beneficios de las tarjetas de crédito. ¿Eso no termina siendo contraproducente, porque el cliente no se termina fidelizando con ninguna?

-Horacio Vilaró: Sí, es un riesgo claramente jugar esa carrera de beneficios. Tratamos de ir bastante por el lado de nuestro programa propio. El programa Volar permite tener acumular millas para después utilizar en un montón de experiencias, para que el cliente no sienta que es un beneficio en determinado momento. Una forma de no estar tan pegado a la carrera de los beneficios va por ese lado.
César Blaquier: Es muy agresiva la pelea de los beneficios. En los centros turísticos, como Punta del Este, hacemos que los beneficios sean validos para las tarjetas Itaú emitidas en cualquier lugar del mundo. Eso es importante. En el pasado no nos habíamos dado cuenta y nuestros clientes nos lo hicieron notar. Obviamente que nuestros competidores lo hacen y en definitiva el consumidor termina ganando.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados