CAMBIOS NORMATIVOS

La visión de expertos argentinos ante anuncio sobre cambios en residencia fiscal de Uruguay

Tras darse a conocer que el gobierno flexibilizará medidas para obtener la residencia fiscal en Uruguay, desde Argentina analizan pros y contras.

Modificaciones en los requisitos para obtener la residencia fiscal incentivan a mayores consultas. Foto: Archivo El País
Modificaciones en los requisitos para obtener la residencia fiscal incentivan a mayores consultas. Foto: Archivo El País

Un decreto y un proyecto de ley impulsado por el gobierno uruguayo, cambiarán los requisitos necesarios para que los extranjeros puedan instalarse en el país y realizar inversiones.

En concreto, el pasado jueves se publicó el decreto que reduce los requisitos para obtener la residencia fiscal uruguaya a raíz del patrimonio que se tenga en Uruguay.

El decreto actual plantea que podrán hacerlo quienes tengan un patrimonio en bienes inmuebles en el país de aproximadamente US$ 1,7 millones -su equivalente en Unidades Indexadas (UI)- y el nuevo decreto agrega que podrán hacerlo quienes tengan inmuebles por US$ 380.000 -3,5 millones de UI- con la condición de que la persona debe registrar una presencia física en el país durante el año civil de al menos 60 días. También se añade la posibilidad para los extranjeros que tengan empresas en Uruguay y que generen -a partir de julio de 2020- al menos 15 puestos de trabajo directos en relación de dependencia.

Estos anuncios tuvieron impacto en el país vecino que, en algunos casos se suman a un interés previo debido al cambio de gobierno en ese país y al coronavirus. En algunos casos se analizó como una medida positiva y en otros se matizaron esas ventajas.

“Tenemos incremento de consultas”, indicó a El País la abogada de Beccar Varela, María de los Ángeles Olano, quien explicó que a partir de la cuarentena “empezaron a aparecer más consultas de personas físicas” respecto a “qué pasaba con el cambio de residencia, qué se necesitaba para adquirir residencia en Uruguay y perderla en Argentina”.

Según dijo el tributarista Sebastián Domínguez a Infobae, “la presión fiscal en Argentina y el impuesto a las grandes fortunas que se está estudiando, abre la posibilidad de que muchos argentinos se puedan ir a Uruguay a obtener la residencia”.

Por otro lado, desde el diario argentino Ámbito Financiero, Gonzalo Rico explicó que “la cuestión principal a dilucidar” pasa por la decisión de perder la residencia fiscal en Argentina y no tanto por obtenerla en Uruguay. En este sentido, manifestó que el cambio de residencia fiscal “podría llegar a ser una opción” únicamente para los argentinos que estén dispuestos a abandonar su vida económica activa en ese país. En ese sentido, dijo que quienes piensan que perder la residencia argentina se logra obteniendo el documento de identidad de extranjero en otro país, “se cae en una idea bastante simplista de la cuestión, plagada de riesgos”.

En esta misma línea, Olano dijo que “hay mucho romanticismo alrededor de esta cuestión” y dijo que “no es tan sencillo” porque a veces “la gente se muda y quiere volver”.

Pero, no puede dejar una casa, tiene que “tener cuidado” del fisco que “revisa cómo entran y salen del país. Para una persona en la etapa más productiva no parece tan fácil de resolver”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados