MOVIMIENTOS EN EL SECTOR FORESTAL

Weyerhaeuser próxima a concretar venta de filial local

Firma forestal estadounidense exploraba esta opción desde el año pasado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La empresa tiene 120.000 hectáreas de bosque en cuatro departamentos. Foto: F. Ponzetto

La compañía forestal Weyerhaeuser está a un paso de concretar la venta de sus operaciones en Uruguay, según pudo saber El País de más de una fuente al tanto del negocio.

Las conversaciones llevaron varios meses y, según comentó a un participante del acuerdo, la transacción está a punto de concretarse. Sin embargo, prefirió no dar detalles hasta que termine de cerrarse el negocio que, comentó, será en el corto plazo.

Uno de los consultados al tanto de las particularidades del acuerdo explicó que la reserva "ha sido total" porque así lo exigen los memorándums de confidencialidad firmados por ambas partes.

"Es un acuerdo muy importante. De gran magnitud. Estamos hablando del cierre de una de las compras más grande de activos en Uruguay", explicó la fuente, que pidió mantener su nombre en reserva. "Solo faltan detalles", aclaró.

En tanto, otro informante indicó que el comprador sería un fondo de inversión. Fueron varios los oferentes, agregó, y el trabajo de revisión de las diferentes propuestas lo llevó adelante una consultora estadounidense.

Por su parte, consultado por El País, el director ejecutivo para América del Sur de Weyerhaeuser, Álvaro Molinari, indicó que la compañía estaba atravesando una "revisión estratégica" en Uruguay.

En octubre del año pasado la empresa estadounidense anunció mediante un comunicado que estaba dando el puntapié inicial a la "exploración de alternativas estratégicas" para sus negocios en el país. En esa oportunidad, sostuvo que estaba abierta a "considerar un rango amplio de alternativas", lo que incluía continuar con la operación local o proceder a su venta.

La empresa norteamericana ha estado reestructurando sus negocios desde que compró Plum Creek Timber en febrero del año pasado, una operación que combinó a las dos principales compañías madereras de Estados Unidos.

"El hecho de esta fusión y que esté concentrándose en ver el portfolio de inversiones que tiene, (fue el disparador de la revisión) para ver si se alinea (el negocio en Uruguay) con la estrategia general de la empresa", explicó Molinari a la agencia Reuters en octubre del año pasado.

Los negocios de la compañía estadounidense en Uruguay se habían recuperado luego de atravesar serias dificultades como consecuencia de la crisis inmobiliaria que explotó en 2008 y 2009 en Estados Unidos, su principal mercado junto con México.

En sus declaraciones a Reuters el año pasado, Molinari aclaró que la revisión no se debía al desempeño que había tenido la empresa ni a diferencias sindicales con los trabajadores, sino que acompañaba la coyuntura económica internacional donde se percibía una mejora lenta pero sostenida.

Dos décadas.

Weyerhaeuser aterrizó en Uruguay en 1997. Al día de hoy la empresa posee 120.000 hectáreas de bosques en el noreste y centro-norte (Rivera, Tacuarembó, Cerro Largo y Treinta y Tres), así como una fábrica de madera contrachapada, una instalación de cogeneración forestal y un centro semillero.

En el país, la empresa se dedica a la plantación de bosques y posterior producción de contrachapados y madera aserrada con destino a encofrados y la construcción de casas, así como también a la elaboración de muebles.

La operación local de la empresa tiene una plantilla de 740 trabajadores y brinda empleo a otras 1.200 personas a través de contratistas, además de empleos indirectos.

Distinción.

En marzo del año pasado la filial local de Weyerhaeuser fue distinguida con el Premio a la Excelencia Empresarial por Sostenibilidad Ambiental que entrega anualmente el Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Los ejecutivos de la empresa e integrantes de la representación diplomática de Estados Unidos en Uruguay siguieron la transmisión en directo de la premiación en Washington desde la residencia que tiene el embajador en la zona de Parque Batlle.

Weyerhaeuser estaba nominada con otras nueve compañías estadounidenses que operan en distintos países.

Un sector dominado por dos gigantes.

Pese al marco jurídico dado a la actividad por la Ley Forestal aprobada en 1987, el sector cobró relevancia varios años después con la llegada a Uruguay de la firma finlandesa Metsä-Botnia (la segunda productora mundial de pulpa de celulosa) que primero adquirió plantaciones de eucaliptus y luego se embarcó en la construcción de una planta de celulosa en Fray Bentos (Río Negro). Este negocio lo adquirió en 2009 por más de US$ 2.000 millones la también finlandesa UPM.

En 2008 iniciaron las obras de otro megaemprendimiento para la producción de pulpa de celulosa, en este caso en Conchillas (Colonia), de la mano de la empresa española Ence, que en 2009 vendió el negocio a Arauco-Stora Enso (una asociación entre capitales chilenos y suecofinlandeses) que creó la firma Montes del Plata.

Actualmente UPM es propietaria a través de la compañía Forestal Oriental de plantaciones de eucaliptus en 12 departamentos que alcanzan unas 215.000 hectáreas y abastecen la planta de celulosa. Mientras que Montes del Plata tiene plantaciones en 11 departamentos que acumulan cerca de 145.000 hectáreas mediante la firma Eufores.

Ambas forestales vienen ocupando el podio de las principales exportadoras en los últimos años por las ventas que realizan hacia las zonas francas que usufructúan. A su vez, en 2016 la celulosa fue el segundo producto exportado por Uruguay, acumulando un monto de US$ 1.242 millones, cifra 2% inferior a la registrada en 2015. China es el principal mercado, seguido por los Países Bajos.

Si se concreta la segunda planta de celulosa de UPM que se anunció, Uruguay pasaría a producir alrededor de cinco millones de toneladas anuales y se convertiría en el segundo exportador mundial, solo superado por Brasil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)