MÁS OFERTA

Las zonas francas se amplían en Montevideo

Con foco en los servicios, Aguada Park y WTC Free Zone arrancan nuevas torres en segundo semestre.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Edificio Celebra de Zona América. Foto: Gabriel Rodríguez

Cuando Francisco Ravecca, uno de los fundadores de Aguada Park, atiende la llamada de El País acaba de recibir la confirmación de que otra empresa se instalará en esa zona franca vecina de la Torre de las Telecomunicaciones de Antel y a pasos del puerto de Montevideo. Con este nuevo inquilino, la única torre que hoy tiene Aguada Park arañará el 100% de ocupación. De hecho, Ravecca ya ha tenido que rechazar a firmas que llegan hasta él preguntando por una cantidad de metros cuadrados que hoy no puede ofrecer. "Por eso nos estamos tirando a hacer el nuevo edificio", explica en relación a la segunda torre que se empezará a levantar antes de fin de año.

Aguada Park no es la única zona franca capitalina con planes de expansión en el corto plazo. WTC Montevideo Free Zone —enclavada en el complejo lindero con el Montevideo Shopping— ya tiene un edificio donde hoy escasea el espacio disponible. Por eso, sus responsables esperan dar el puntapié inicial a las obras de una segunda edificación en algún momento del tercer trimestre de este año.

Carlos Lecueder —socio principal del Estudio Luis E. Lecueder y presidente del directorio de WTC Montevideo Free Zone— indicó a El País que ya hay interesados en la futura torre, "fundamentalmente en el sector financiero y de servicios profesionales con algunas empresas que instalarían sus centros de servicios compartidos" en Uruguay.

Aguada Park y WTC Montevideo Free Zone —junto a Parque de las Ciencias y Zonamérica— son las cuatro zonas francas en el país (de un total de 12) que se han especializado en servicios.

De manera por momentos silenciosa, los denominados "servicios no tradicionales" o "globales", casi inexistentes a principios de los años 90, pasaron a desempeñar un rol relevante en la economía nacional. Esto se dio de la mano, justamente, del robustecimiento del régimen de zonas francas, que nació en el año 1987 y por el cual se habilitó a empresas extranjeras a instalarse en el país para, desde acá, desarrollar actividades de tipo comercial, industrial o de servicios. El anzuelo para pescar a estos inversores fue una serie de exoneraciones fiscales. Así, mientras en 1990 los "servicios globales" —desde arquitectura hasta servicios financieros o tecnologías de la información— representaban solo el 2% de las exportaciones uruguayas, para 2015 ese número había saltado a 21%.

Un informe del instituto Uruguay XXI de febrero de este año indicaba que las zonas francas se habían consolidado como "plataformas de exportación de servicios", dado que el 75% de estas colocaciones se hacen desde alguna de las zonas francas.

Para 2014 (últimos datos disponibles) 670 empresas vendieron servicios desde zonas francas uruguayas, empleando a 9.821 personas y generando US$ 2.152 millones en exportaciones.

En 2005 apenas había 15.000 metros cuadrados (en Zonamérica) destinados a servicios. En ese momento, se presentaron los proyectos de Aguada Park y WTC Montevideo Free Zone que triplicaban el espacio. Hoy hay 120.000 metros cuadrados alquilados en zonas francas para servicios, según Lecueder.

Desafíos.

Los empresarios del sector enumeran como atractivos a la localización estratégica que tiene el país, su estabilidad (política y social) y la existencia de personas calificadas, potenciales empleados de esas firmas que aterrizan en el país. A este paquete de ventajas se suma el régimen de zonas francas en sí, con sus beneficios impositivos.

Más allá de esto, quienes llevan adelante las zonas francas entienden que cambios —tanto a nivel del régimen como del país en sí— son necesarios para no perder pisada y conservarse como un destino seductor para estas compañías.

Hoy la normativa establece un tope para la cantidad de personal extranjero que estas empresas pueden contratar: 25% del total de la planilla. "Creo que el punto del porcentaje de personal extranjero permitido puede brindarnos oportunidades adicionales, fundamentalmente para empresas pequeñas o medianas en etapas iniciales", propuso Lecueder, quien agregó que se podría "flexibilizar" hasta 50%.

Por su parte, Ravecca llamó a no "descuidar" la educación. A esto sumó el factor costos. "Si bien la gente encuentra calidad acá todavía, son conscientes que no somos los más baratos", dijo, y añadió que "no se puede seguir aumentando los costos". Pese a las exoneraciones "importantes" que tienen estas empresas, continuó, pagan sueldos y cargas sociales como cualquier empleador, "y después están los costos de electricidad, que son altos, y las telecomunicaciones". Además, "la calidad va mejorando en otros países" como Perú y Colombia con costos "más competitivos" que los nacionales. "Entonces no nos podemos dar el lujo de ser una opción cara", remató.

Lecueder confía en que Uruguay "está en un camino para constituirse en un proveedor relevante" de servicios globales, un sector que brinda "una oportunidad enorme de desarrollo económico y social". El mercado que posee la llave para lograr esto es el mundo, dijo, por lo que hay "excelentes posibilidades de crecer, generando fuentes de trabajo capacitadas y bien remuneradas".

Beneficios tributarios del régimen de zonas francas.

Las empresas que llegan a Uruguay y se instalan en una zona franca gozan de un abanico de beneficios. Entre otros, estas firmas están exoneradas del Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE), del Impuesto al Patrimonio (IP) y de cualquier otro impuesto nacional (creado o a crearse más adelante). Además, los dividendos pagados a sus accionistas que tengan domicilio en el exterior tampoco pagan impuestos en Uruguay. El personal extranjero que trabaja en estas compañías puede elegir entre abonar contribuciones a la seguridad social en Uruguay o en su país de origen. Asimismo, las ventas y las compras al exterior tanto de bienes como de servicios no están gravadas por el Impuesto al Valor Agregado (IVA). Esto también se extiende a las ventas y prestaciones de servicios dentro de la zona franca. Las mercaderías que las zonas francas intercambian con el resto del mundo no deben pagar tributos aduaneros. A su vez, las entidades no residentes no abonan IRAE por las actividades que realicen con mercaderías extranjeras que estén en tránsito o depositadas en zona franca, siempre y cuando no tengan como destino el territorio aduanero nacional.

DOS QUE SE EXPANDEN.

WTC Montevideo Free Zone.

El proyecto para sumar una nueva torre en esta zona franca ya transita la última fase de permisos ante la Intendencia de Montevideo, el Ministerio de Economía (MEF) y la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) y se está cerca de adjudicar la obra. Si todo resulta de acuerdo a lo planeado, en el tercer trimestre de este año arrancarán los trabajos sobre la calle Galarza, y se espera que la edificación esté terminada para el segundo trimestre de 2019. Se trata de una inversión de US$ 40 millones. Carlos Lecueder dijo que el proyecto se concibió con estas dos torres "desde el primer día". La primera torre —de 23 pisos y con su propio helipuerto— se inauguró en 2011 y actualmente trabajan en ella 1.000 personas en empresas como Louis Dreyfus Commodities o Graco.

Zona franca Aguada Park.

El barrio de La Aguada también está cerca de tener una nueva edificación: la segunda torre de Aguada Park. Se espera que, una vez terminado, el segundo edificio de esta zona franca aloje a alrededor de 4.200 trabajadores. La nueva torre tendrá dos pisos de parking y otros tres de oficinas, cada uno con una superficie de 2.200 metros cuadrados, y se levantará en la esquina de las calles Paraguay y Colombia. El cronograma marca que la construcción empezará antes de fines de este año. Se estima, en tanto, que esté pronta para mediados de 2019. Además, ya hay planes para construir la tercera torre en la esquina de la rambla y Colombia más adelante. Firmas tecnológicas como Globant y Smart Talent están allí instaladas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)