EMPRESAS

Nueva Jersey pide a Uber US$ 649 millones en impuestos de empleados

La empresa de viajes compartidos rechaza la decisión argumentando que los conductores son trabajadores independientes

«Uber está en el mismo entorno de números que Facebook y Google».
Los costos de servicios como Uber podrían incrementarse entre un 20% y 30% si las plataformas se ven forzadas a contratar a sus choferes como dependientes.

El Estado de Nueva Jersey demandó que la compañía de vehículos de alquiler con conductor Uber desembolse US$ 649 millones en concepto de impuestos que no ha pagado por sus empleados, al clasificarles de manera errónea como trabajadores autónomos.

Según informa el New York Times, el Departamento de Trabajo y Desarrollo de Fuerza Laboral de Nueva Jersey lanzó la petición esta semana a Uber y Raiser, una subsidiaria, después de que una auditoría revelara que no se habían pagado US$ 530 millones en concepto de subsidio por desempleo y por incapacidad entre 2014 y 2018.

Además, dado el impago de los impuestos, el estado pide una multa de US$ 119 millones más.

El caso es un reflejo de las acciones que están empezando a llevar a cabo los estados de EE.UU. contra el modelo de empleo de buena parte de compañías que giran en torno a aplicaciones móviles, y es la primera vez que un gobierno local pide el pago de impuestos sobre la nómina atrasados.

El diario señaló que un portavoz de la empresa afirma que Uber niega las conclusiones financieras a las que ha llegado el estado de Nueva Jersey, que tildó de "preliminares" e "incorrectas".

"Los conductores son trabajadores independientes en Nueva Jersey y en todas partes", apuntó el representante de Uber, Alix Anfang.

El costo de los servicios de Uber y similares, como Lyft, podrían aumentar entre un 20 y un 30 por ciento si las instituciones reguladoras o los tribunales exigen que las empresas traten a los conductores como empleados en nómina y no como autónomos, según estimaciones del sector.

Por su parte, el jefe del Departamento de Trabajo de Nueva Jersey, Robert Asaro-Angelo, señaló que se está teniendo mano dura con las empresas que no clasifican a sus trabajadores como deberían.

"Asfixia a la fuerza laboral y supone una gran pérdida para nuestra economía", agregó.

Algunos de los sindicatos aplaudieron la medida de Nueva Jersey, que dijeron espera que cale en otros sectores.

"Nueva Jersey está lanzando el mensaje de que las compañías no son las que dictan las leyes laborales del estado", afirmó en un comunicado el director ejecutivo de la Alianza de Trabajadores del Taxi de Nueva York, Bhairavi Desai.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados