COMERCIO

Un nuevo paso rumbo al acuerdo renegociado entre Estados Unidos, México y Canadá

El Senado estadounidense lo aprobó y solo resta que el gobierno de Canadá dé el visto bueno para que se concrete.

Apretón de manos
Apretón de manos

El presidente estadounidense Donald Trump se apuntó ayer un gran triunfo con la aprobación por parte del Senado del nuevo tratado comercial con México y Canadá, conocido como T-MEC, una sus principales promesas electorales.

Por 89 votos a favor y 10 en contra, el Senado se sumó a la Cámara de Representantes, y ahora pasa a la mesa de Trump para su ratificación.

El mandatario aseguró en reiteradas ocasiones que el T-MEC es “el acuerdo comercial más importante” firmado por el país.

“Este histórico pacto no solo moderniza y reequilibra nuestra relación con Canadá y México, promueve el crecimiento, la creación de empleo y ofrece una fundamental certidumbre para agricultores y fabricantes. Cumple otra promesa hecha por el presidente Trump para negociar acuerdos justos y recíprocos”, subrayó Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, en un comunicado.

Después de meses de negociaciones y retrasos, la Cámara de Representantes había dado su visto bueno al acuerdo comercial en diciembre con el apoyo de la mayoría demócrata, que había exigido la inclusión de protecciones a las leyes laborales y al medio ambiente en el T-MEC.

Según un reporte de la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos, se espera que con el T-MEC el crecimiento económico aumente en 0,35 puntos porcentuales del PIB anual al sexto año de su entrada en vigor y genere la creación de 176.000 puestos de trabajo.

Entre las novedades, refuerza el porcentaje de componentes de automóviles que deben producirse en la región (del 62,5% previo al 75%), se exige que en gran parte del sector automotriz el salario mínimo de los empleados suba progresivamente hasta US$ 16 la hora en 2023 (para frenar la mano de obra barata en México) y cuenta con una cláusula de posible revisión del pacto a los seis años.

El nuevo pacto es fruto de un proceso de renegociación del antiguo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que se firmó en 1994.

Para entrar en vigor, el acuerdo sólo requiere ahora de la firma de Trump, que se espera se produzca la semana próxima, así como la ratificación del Parlamento de Canadá, ya que las autoridades mexicanas dieron su visto bueno en junio de 2019.

El gobierno de México celebró ayer la ratificación en el Senado estadounidense del nuevo tratado y emplazó a Canadá para que también apruebe el acuerdo comercial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)