NEGOCIO PETROLERO

La OPEP teme que la pandemia del COVID-19 cree otro exceso de oferta de crudo

Segunda ola de contagios del virus COVID-19 complica al sector del petróleo. 

Ayer el barril de petróleo de Texas (WTI) cerró con una caída de 43,37% en los futuros de junio. Foto: AFP
Temen que el mercado del petróleo pueda ser empujado a un superávit el próximo año. Foto: AFP

La Organización de Países y Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados temen que una segunda ola de la pandemia del COVID-19 y un salto en la producción de Libia puedan empujar el mercado del petróleo a un superávit el próximo año, según un documento confidencial visto por Reuters, un panorama más sombrío que el de hace un mes.

Un panel de funcionarios de los productores de la OPEP+, llamado Comité Técnico Conjunto, consideró este el peor escenario durante una reunión mensual virtual el jueves. En septiembre, el panel no había visto un superávit en ninguno de sus pronósticos.

El superávit podría amenazar los planes de la OPEP, Rusia y sus aliados, conocidos como OPEP+, para levantar gradualmente los recortes de producción récord realizados este año y añadir 2 millones de barriles diarios de petróleo al mercado en 2021.

La OPEP no ha indicado hasta ahora ningún plan para descartar ese aumento de la oferta.

“Las primeras señales de recuperación económica en algunas partes del mundo se ven ensombrecidas por las frágiles condiciones y el creciente escepticismo sobre el ritmo de la recuperación”, dice el documento utilizado en la reunión mensual del panel en octubre.

“En particular, el resurgimiento de los casos de COVID-19 en todo el mundo y las perspectivas de confinamientos parciales en los próximos meses de invierno podrían agravar los riesgos para la recuperación de la economía y la demanda de petróleo”, agrega.

El documento presenta escenarios que incluyen un caso base en que todavía mostraba un déficit en 2021 de 1,9 millones de barriles por día en promedio, menor que el de 2,7 millones de bpd previsto en el caso base del mes anterior.

Pero en el peor de los casos, el documento dice que el mercado podría caer en un superávit de 200.000 barriles por día en 2021.

Por su parte, China ha puesto freno a su agitada ola de compras de petróleo, debido a que los inventarios siguen aumentando y las cuotas limitadas de importación desincentivas las transacciones.

El debilitamiento de la demanda china en el último trimestre de 2020 ha empezado a notarse tras las nuevas restricciones por los rebrotes de COVID-19 en Europa y Estados Unidos que reducen el consumo de crudo, lo que agrega más presión bajista a los precios del barril.

El principal importador de crudo del mundo ha sido un mercado crucial para los productores de petróleo, que se vieron obligados a vender el exceso de suministros a sus precios más bajos en una década durante el punto álgido de la pandemia de COVID-19.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados