guerra comercial

A pesar de aranceles de EE.UU., exportaciones de China suben más que lo esperado en julio

El aumento de las exportaciones chinas se aceleró inesperadamente en julio pese a nuevos aranceles de Estados Unidos, y el superávit comercial con ese país se mantuvo cerca de niveles récord mientras ambas naciones intensifican una disputa que algunos temen podría afectar la expansión global.

Los aranceles aplicados por EE.UU afectan flujo comercial internacional. Foto: EFE
 Foto: EFE

Las importaciones también crecieron más rápido en julio gracias a una demanda doméstica todavía sólida, con compras de materias primas como cobre y mineral de hierro mayores en comparación a junio.

En la última acción del presidente Donald Trump con el objetivo de presionar a Pekín para negociar concesiones comerciales, Estados Unidos comenzará a aplicar aranceles del 25% sobre otros US$ 16.000 millones en bienes chinos a partir del 23 de agosto.

En su sitio web oficial el miércoles, el Ministerio de Comercio de China criticó la medida por ser "irrazonable", señalando que no tenía más remedio que adoptar la misma medida en una cantidad igual de productos estadounidenses que van desde combustible y productos de acero hasta autos y equipos médicos.

Las cifras chinas del miércoles son las primeras lecturas del escenario comercial de la segunda economía más grande del mundo desde que el 6 de julio entraron en vigor los aranceles de Estados Unidos a las importaciones de bienes chinos valuados en US$ 34.000 millones.

Con todo, las exportaciones chinas crecieron un 12,2% en julio en comparación con el mismo mes del año anterior, superando las previsiones de un incremento del 10% en una encuesta de Reuters.

En una consecuencia directa de la guerra comercial sino-estadounidense, el superávit de China con Estados Unidos bajó levemente a US$ 8.090 millones el mes pasado desde un récord de US$ 28.970 millones en junio.

Estados Unidos critica desde hace tiempo ese superávit comercial de China y ha exigido que Pekín lo recorte. Aún así, los desacuerdos entre las dos potencias económicas van más allá de la balanza comercial y persisten tensiones sobre el acceso al mercado, la propiedad intelectual, la transferencia de tecnología y la inversión.

Esas exigencias podrían ser aún más estridentes si la fuerte caída del yuan en los últimos meses aviva la ira de Estados Unidos, que en el pasado ha criticado en repetidas ocasiones a China por manipular su moneda para obtener una ventaja comercial injusta.

Economistas dicen que China parece estar tomando un enfoque menos intervencionista respecto al yuan, que marcó su peor caída en cuatro meses según los registros entre abril y julio y ha proporcionado algo de alivio a los exportadores frente a las crecientes tensiones comerciales.

Estados Unidos y China se aplicaron aranceles recíprocos sobre productos por valor de US$ 34.000 millones en julio. Desde entonces, Washington y Pekín han elevado las apuestas al amenazarse con medidas punitivas mayores en una disputa cada vez más intensa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º