Encuesta

Pos COVID-19: ¿qué esperan los empresarios uruguayos sobre dólar, precios, economía y empleo?

Encuesta de Perspectivas Empresariales de KPMG, relevó qué pasó en las empresas en un año marcado por el coronavirus y que esperan para la economía uruguaya, su firma y varias variables en 2021.

Empresarios
El 2021 y la expectativa que tienen los empresarios uruguayos, tras un año marcado por el coronavirus.

Los empresarios uruguayos son más optimistas para 2021 respecto al año que pasó, aunque eso no se manifieste claramente en la creación de empleo. Además, la gran mayoría piensa que lo peor todavía no pasó en términos del impacto del coronavirus.

Esto se desprende de la Encuesta de Perspectivas Empresariales que realiza la consultora KPMG (y a la que accedió El País).

En un año recesivo para la economía uruguaya y con impacto en el empleo, por las medidas para contener el COVID-19, las ventas de las empresas se vieron afectada. “Una mayoría relativa del 50% respondió que tuvo una caída. Sin embargo, no todas las empresas se vieron fueron negativamente afectadas, pues un 18% reportó haber tenido un impacto al alza en su nivel de ventas. El impacto negativo no fue homogéneo”, indicó el informe de KPMG.

El 45% de las empresas encuestadas “mantuvo el personal sin necesidad de envío al seguro de paro, mientras que un 6% incluso aumentó la dotación. Sin embargo, el 49% de las empresas recurrió a un ajuste en la dotación de empleo. En el 24% de los casos lo hizo mediante el envío al seguro de paro. En el 25% restante se recurrió al despido (en algunos casos combinando también el envío al seguro de paro)”, indicó.

Expectativas Empresariales para 2021

Para 2021 las perspectivas sobre la situación económica “son fuertemente positivas, siendo este un dato que debe tomarse con cautela considerando que la comparación es frente al año 2020 signado por el coronavirus, sin duda el peor desde la crisis de 2002”, explicó KPMG.

“El 73% de los encuestados tiene mejores perspectivas para el año 2021, frente a un 12% que tiene peores perspectivas. Tras desagregar la muestra en términos de tamaño según la dotación de personal, se advierte que el porcentaje de empresas optimistas es más alto en las empresas de mayor tamaño (llega al 84%), mientras que las empresas más pequeñas muestran mayor cautela en la formación de sus expectativas (61% cree que la situación será mejor)”, agregó.

Perspectivas para la economía uruguaya 2021
Fuente: KPMG

“Al preguntarse a las empresas sobre las perspectivas de crecimiento para los próximos 12 meses según distintas unidades de análisis, se verifica un mayor optimismo para la propia empresa” (83,9% tiene perspectiva positiva), mientras que “para la economía el 75,5% tiene perspectiva positiva y para la industria el 72%”, indicó el informe de la consultora.

La encuesta preguntó a las empresas cuáles eran sus expectativas de crecimiento en términos reales, a nivel de firma y de la economía uruguaya, para los próximos tres años.

“Para las ventas de la empresa, una mayoría relativa de 48% reporta un crecimiento esperado de entre 0% y 3%, mientras que el 45% espera crecer entre 3% y 5%. Las expectativas de crecimiento para la economía uruguaya en su conjunto son sistemáticamente inferiores, y en el presente caso la diferencia es bastante significativa: el 73% de los empresarios piensa que el crecimiento promedio de los próximos tres años será inferior al 3%”, señaló el reporte.

Dato

Mayor confianza sobre recuperar ventas locales que al exterior

“Se preguntó a las empresas acerca de la expectativa de ventas según mercado de destino. En el caso de las ventas direccionadas al mercado interno, hay mucha mayor confianza en cuanto que habrá una recuperación, pues así lo indica el 63% frente a un 10% que espera que continúe la caída. En el caso de las empresas exportadoras cuyas ventas están dirigidas al mercado externo, la confianza es menor: el porcentaje de los que espera un aumento es del 46%”, señaló el informe de KPMG.

Perspectivas de crecimiento y ventas
Fuente: KPMG

Además, “muchos piensan que el coronavirus seguirá azotando la economía durante 2021. Así, por ejemplo, si bien la mayoría espera una rápida recuperación mundial, un 41% piensa que la situación recesiva perdurará más allá del año 2021. De un modo aun más pesimista, el 73% de los empresarios piensa que para el caso uruguayo lo peor aún no pasó en términos de impacto del COVID-19”, afirmó KPMG.

Clima de negocios según los empresarios uruguayos

“Pese al panorama recesivo signado por el coronavirus, en la presente edición se verificó una gran mejoría en la percepción del clima de negocios con relación a lo que se había contestado en las ediciones previas. El 60% de las empresas encuestadas percibe que el clima de negocios es “bueno” o “muy bueno” (en 2019 era apenas 24%), siendo este el máximo porcentaje registrado desde que comenzó a formularse la misma pregunta en la edición del año 2012”, dijo KPMG.

A su vez, se les pidió a las empresas que ordenaran cinco variables relacionadas con el entorno económico del 1 (lo más preocupante) al 5 (lo menos preocupante) para evaluar “cuáles son a su juicio las variables que constituyen las principales amenazas o debilidades de la economía uruguaya”, puntualizó el informe.

“El primer puesto fue compartido entre la competitividad y el déficit fiscal, hecho que deja de lado la supremacía absoluta del déficit fiscal como principal preocupación registrada en las anteriores ediciones, pese al aumento significativo del déficit verificado en 2020. De hecho, si se toma la frecuencia acumulada entre primeras y segundas menciones como forma de desempate, competitividad tiene mayor prevalencia que el déficit fiscal como principal amenaza/debilidad de la economía”, aseguró el informe.

“En tercer lugar, continúa la situación regional, que está provocando un impacto negativo, con escaso margen de incidencia por parte de la política económica doméstica para poder revertirlo. La inflación y el acceso a nuevos mercados son vistos como variables menos preocupantes”, agregó.

Por último, “se pidió a las empresas que asignen por orden de importancia del 1 al 7, a los factores de incidencia que hacen que la economía uruguaya no sea más competitiva. Al igual que en la edición de 2019, se mantienen los costos salariales como el factor más señalado, con un 28% de las empresas que lo señalan como el primer factor de incidencia de la falta de competitividad, seguido por el atraso del tipo de cambio. El nivel elevado de tarifas se posiciona como tercer factor de incidencia, habiendo ganado posiciones con relación al registro del año anterior. En el lado opuesto, las regulaciones administrativas y la dificultad para conseguir recursos humanos adecuadamente capacitados, figuran como factores de escasa incidencia para explicar los problemas de competitividad”, explicó el informe.

¿Qué inflación y dólar esperan los empresarios uruguayos a fin de 2021?

Las expectativas empresariales de inflación continúan estando desalineadas con la meta de inflación oficial para el año 2021, dado que el 80% de los empresarios piensa que estará por encima del techo el 7% fijado por el Banco Central.

La mayor concentración se da en el intervalo de 7% - 9%. Estas expectativas
se encuentran alineadas con la mediana de las expectativas de los analistas
privados relevadas por el Banco Central, para el mismo horizonte temporal.

Expectativas de inflación
Fuente: KPMG

En lo que refiere a la evolución esperada del dólar, las expectativas de los empresarios también están bastante alineadas a las de los analistas privados, con una mayoría relativa del 27% que espera que se sitúe entre    $ 46 y $ 47. No obstante, la mediana de las expectativas se encuentra en un nivel levemente inferior, dado que el 51% espera que cierre por debajo de los $ 46.

Expectativa de dólar a fin de 2021
Fuente: KPMG

Lo que esperan los empresarios en materia de empleo

¿Qué harán los empresarios con el empleo en 2021? “Si bien un 25% de las empresas dice que aumentará su dotación de empleo en 2021, hay un 20%
que la disminuirá, lo cual deja un saldo neto favorable en una magnitud leve, considerando que en 2020 el 49% ya había ajustado a la baja la dotación (del cual 25% directamente habría procedido al despido) como fue señalado anteriormente”, expresó el informe de la consultora KPMG.

“De este modo, no se pueden realizar afirmaciones concluyentes sobre las perspectivas del mercado laboral, ya que existe la posibilidad cierta de que los puestos que se destruyen y los que se crean no apunten a los mismos perfiles, problema que ya es tendencia global y que está detrás de parte del aumento del desempleo de los últimos años, en una economía donde los niveles educativos medios son bajos y los mecanismos de reconversión laboral no están lo suficientemente extendidos”, explicó.

“La nueva normalidad podría acentuar la eliminación de perfiles laborales con rutinas de complejidad media y tareas automatizables”, agregó.

En 2020 el 53% de los empresarios declara haber aplicado el teletrabajo (guarismo que va de 33% en el sector primario a 62% en el sector servicios). A su vez, entre quienes lo implementaron, el 68% dice que no varió la productividad e incluso 18% dice que aumentó.

Por otro lado, "dos de cada tres empresas encuestadas declaran estar interesadas en mantener el régimen de teletrabajo aunque sea parcialmente. Esto guarda sentido al advertir que, al no mermar la productividad, el teletrabajo puede ser rentable para las empresas al reducir sus costos fijos de oficina, mientras que para los trabajadores podría significar una mayor comodidad dependiendo de cada caso.

Cambio en la modalidad de teletrabajo
Fuente: KPMG
Dato

La mayoría de los empresarios planea invertir más

“El 54% de las empresas encuestadas que planea llevar a cabo inversiones en activo fijo durante el año siguiente, siendo este uno de los mayores porcentajes registrados en los últimos años, aunque sin acercarse aún a los muy altos niveles previos a 2014” cuando eran de hasta 69% en 2012 y 74% en 2011, indicó KPMG. “Entre quienes realizarán inversiones, la buena noticia es que el 81% lo hará con la finalidad de incrementar el stock de capital fijo en términos netos (en el 56% de los casos también se repondrá capital depreciado)”, agregó.

Los resultados de la Encuesta de Perspectivas Empresariales de KPMG fueron extraídos de una encuesta realizada entre el 16 de noviembre y el 7 de diciembre, a los directores, gerentes generales y gerentes financieros de 143 empresas provenientes de diversos sectores de actividad, con una dotación media de 206 trabajadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados