POLÍTICA INDUSTRIAL

Las propuestas de los industriales para recuperar al sector tras el COVID-19

La Cámara de Industrias (CIU) planteó líneas de acción de política industrial para lograr la reactivación. 

Industria manufacturera. Foto: Archivo El País
Prevén terminar el año con una caída de entre el 3% y el 5% si se compara con la actividad de febrero previo a la irrupción del coronavirus. Foto: Archivo El País

El sector industrial uruguayo atraviesa un escenario complejo debido al estancamiento productivo que tenía previo a la pandemia y que esta agudizó. Sin embargo, desde la Cámara de Industrias (CIU) consideran que si bien la crisis tras el COVID-19 fue profunda, el sector ya está en fase de recuperación.

Desde la Asesoría Económica de la CIU, el economista Sebastián Pérez afirmó en el marco de una conferencia virtual regional sobre la coyuntura industrial, que abril “fue el peor mes” para el sector pero dijo que “el rebote fue bastante rápido” y la recuperación “está siendo relativamente intensa”.

No obstante, desde la CIU estiman que para lo que resta del año ese rebote “en forma de v corta” no tendrá la misma intensidad y prevén terminar el año con una caída de entre el 3% y el 5% si se compara con la actividad de febrero previo a la irrupción del coronavirus. Si se compara el promedio del 2020 con el promedio del año pasado, estiman que la caída rondará entre el 6% y el 7%.

En ese contexto, el asesor económico de la CIU planteó posibles acciones de política industrial que, según señaló, deberían ejecutarse tanto por parte del sector público como privado, con el objetivo de recuperar y reactivar al sector industrial tras la crisis sanitaria y económica.

Desde la CIU prevén terminar el año con una caída de entre el 3% y el 5% si se compara con la actividad de febrero previo a la irrupción del coronavirus


“El escenario productivo industrial viene siendo difícil, lo que hace la pandemia es agudizar esos problemas y nos pone retos mucho más desafiantes para el futuro por los efectos que va a dejar”, señaló Pérez.

Trabajadores de la industria en Uruguay. Foto: Archivo El País
Trabajadores de la industria en Uruguay. Foto: Archivo El País

PROPUESTAS. Una de las acciones que desde la CIU creen que se debe implementar es en términos de comercio exterior, mediante la concreción de acuerdos comerciales con terceros países, así sea en conjunto con los socios del Mercosur o de forma bilateral. Eso permitirá “ abatir costos y barreras a la importación”, dijo Pérez.

Además, planteó que “por un tema de liquidez”, se debería acelerar y promover la exportación y fortalecer la cadena de pagos a través de la reducción del plazo de exigibilidad de los certificados de devolución de tributos en la exportación.

Así como también “agilizar y facilitar” la implementación de medidas de defensa comercial ante prácticas desleales de comercio. “Queremos que se defienda la industria nacional cuando haya una práctica desleal de comercio. Hay que ser firmes en eso”, indicó Pérez.

En relación al régimen de zonas francas, desde la CIU creen que se debe promover en los ámbitos de negociación del Mercosur, el reconocimiento del carácter originario también a mercaderías que sean fabricadas en esas zonas para “poder entrar al Mercosur con condiciones favorables que hoy no tiene”, explicó el economista.

En el ámbito del Mercosur, la propuesta de los industriales radica en impulsar la flexibilización del Arancel Externo Común (AEC), aumentando el universo de excepciones a su aplicación, dado que según Pérez, “hay muchos aranceles que distorsionan nuestra eficiencia económica y productiva”.

Asimismo, planteó la necesidad de negociar la perpetuidad del régimen de admisión temporaria, el régimen de bienes de capital y bienes de informática y telecomunicaciones, que si bien está vigente tiene un plazo de vencimiento, y que según Pérez son instrumentos “muy relevantes para seguir captando la atención de la inversión industrial”.

Industria del cuero. Foto: Darwin Borrelli.
Industria del cuero. Foto: Darwin Borrelli.

En materia energética, el economista hizo énfasis en que lo más relevante en Uruguay es “cuidar el tema precios y tarifas”, aunque destacó que “hay avances” con las últimas leyes aprobadas por el nuevo gobierno.

“Creemos que tenemos que llegar a tener precios de paridad de importación porque al sector industrial, que es intensivo en el uso energético, nos dejan afuera cuando salimos a competir en el exterior”, explicó.

En este sentido, la gremial propuso la reducción del precio de la energía eléctrica para aquellas empresas que evidencien el mantenimiento de la actividad industrial, que los precios del gasoil y el fueloil sean en función de los precios de paridad de importación y que se busquen mecanismos de abaratamiento del gas que hoy provee Argentina.

“Creemos que tenemos que llegar a tener precios de paridad de importación porque al sector industrial, que es intensivo en el uso energético, nos dejan afuera cuando salimos a competir en el exterior”, explicó Pérez.


Por otra parte, Pérez se refirió a la importancia de modificar y rediseñar los parámetros del régimen de promoción de inversiones “para volver a ser atractivos” y dijo que se deberían revisar los criterios para la determinación del carácter competitivo de los bienes importados.

“Estamos trabajando con el gobierno para modificar el régimen y somos muy optimistas porque ha sido muy proclive a recoger nuestras inquietudes”, dijo Pérez y explicó que en los últimos años la industria había enfrentado cambios en el régimen que “atentaban contra la inversión industrial”, comentó.

Otra de las líneas de acción propuestas por la CIU es la modificación de la reglamentación de los parques industriales, la cual según el economista de la gremial “tiene muchas deficiencias”, y también propuso potenciar el mecanismo de compras públicas como herramienta de promoción de la industria, particularmente para pequeñas y medianas empresas y para aquellas más afectada por la pandemia.

Por último, la CIU consideró que se deberían adoptar las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en materia de relaciones laborales, “para que las negociaciones alcancen resultados óptimos, que cuiden el equilibrio entre el salario, el empleo y la rentabilidad empresarial”.

tras el impacto del covid-19

Uruguay mejor que la región

Tras el impacto de la pandemia, los datos de la CIU reflejaron que Uruguay “tiene un comportamiento algo mejor” que la región, debido al control de la situación sanitaria. En Uruguay “no tuvimos nunca una obligación de estar confinados y eso nos permitió mantener la actividad productiva”, indicó el asesor económico de la CIU. Desde Argentina, Pablo Dragún, director del Centro de Estudios de la Unión Industrial destacó en la conferencia que las capacidades instaladas amortiguaron el impacto de la pandemia. Mientras que Renato da Fonseca, gerente Ejecutivo de Economía de la Confederación Nacional de Industrias de Brasil manifestó que en ese país el sector presenta una rápida recuperación, alcanzando la producción a niveles de principio de año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados