PANORAMA

Proyectan nivel prepandemia de actividad para el 2022

Analizan que la reactivación "se enlenteció". Visualizan la recuperación de la actividad con el recorrido de la letra w.

Ana Laura Fernández
Ana Laura Fernández, asesora económica de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay.

La pandemia de coronavirus, que comenzó a distorsionar el funcionamiento de todo el país a partir de la declaración de emergencia sanitaria de marzo del año pasado, solo agravó el nivel de actividad del sector comercio y servicios, que venía arrastrando dificultades previas.

En este marco, cabe recordar la caída que sufrió la actividad y el empleo debido a la recesión económica que se instaló en el país antes de la asunción del actual gobierno el 1° de marzo de 2020.

Al respecto, la economista Ana Laura Fernández, integrante del Departamento de Estudios Económicos de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS), señaló en diálogo con El País que se proyecta un enlentecimiento de la recuperación de la actividad en los niveles previos a la pandemia.

La analista económica sostuvo que en el sector comercio y servicios se han perdido unos 60 mil puestos de trabajo y que “la caída del poder adquisitivo conspira contra el levantamiento de estas áreas” de actividad.

Por otra parte, el hecho de que se hayan cerrado las fronteras al turismo externo como forma de contener el virus, también ha golpeado seriamente a un sector tradicionalmente pujante en lo que tiene que ver con las ventas de comercios y servicios, como es el caso de la hotelería y la gastronomía.

CAÍDA.

Los efectos de la pandemia podrían haber sido peores de lo que se preveía inicialmente, no obstante lo cual, la caída igualmente fue pronunciada, enfatizó la experta.

En este sentido, la actividad “nuevamente se contrajo fuertemente al cierre del año 2020”, dijo la entrevistada para agregar: “La variación real de las ventas globales en el cuarto trimestre de 2020 marcó un retroceso de 15,8% interanual, el mayor desde que la medición se hace con la nueva metodología (segundo trimestre 2019)”, de acuerdo con la última encuesta de Actividad de Comercio y Servicios divulgada por la entidad empresarial.

“El impacto del COVID-19 en el sector en términos económicos aún persiste”, indica el informe de la cámara empresarial, que añade que “en concreto, el 36% de las empresas encuestadas estableció que el aumento de casos de fines de noviembre de 2020 generó un impacto negativo sobre su actividad comercial en el cierre del año”.

EXPECTATIVAS

 A su vez, en el año, los indicadores “también reflejan el impacto de la pandemia en el sector. Las ventas reales totales retrocedieron en forma extraordinaria, 7,9% respecto a 2019, destacándose la caída en las ventas de servicios, con una contracción de 15,8%”, señaló la Cámara de Comercio y Servicios.

“La foto no cambia drásticamente y tampoco las proyecciones económicas para este 2021 con el panorama que estamos atravesando actualmente, la caída venía de antes y esta compleja coyuntura la acentuó”, indicó la economista.

Sin embargo, destacó que se han generado expectativas positivas en lo que tiene que ver con las próximas negociaciones salariales tripartitas, ya que podrían ser propicias para recuperar puestos de trabajo y parte del poder adquisitivo perdido debido a los factores mencionados en un escenario de diálogo social.

MOTORES

. De acuerdo a un análisis de los datos que ofrecen las agencias oficiales, el sector agroexportador y la construcción serán los motores que empujarán al resto de la economía para tratar de salir de la actual situación. En este sentido, la especialista consideró que el sector exportador se va recomponiendo lentamente con precios de las materias primas al alza lo cual reduce la incertidumbre.

Sobre el proceso de la reactivación económica, Fernández indicó que en esta crisis el cambio viene dado por un proceso de reactivación “que esperamos continúe en el segundo semestre del año”.

En este contexto es importante el manejo de la pandemia que se ha transformado en un elemento clave para reducir el margen de la reactivación y extender en el tiempo la vuelta a la nueva normalidad.

De concretarse las proyeccciones, se espera que en el primer trimestre de 2022, la actividad pueda volver a la dinámica previa a la pandemia, apuntó la entrevistada. En este escenario, aquellos rubros asociados al turismo van a ser los últimos en regresar a niveles de ventas prepandemia, apuntó.

Para Fernández, la reactivación económica se puede visualizar con el recorrido de la letra w.“Claramente, ahora se redujo la velocidad del proceso de reactivación y se extiende en el tiempo la vuelta a la normalidad” con registros de actividad previo a la pandemia, indicó la asesora económica de la CNCS.

Por su parte, el gobierno había proyectado para este año crecimientos de entre 3 y 4%. En esa línea, se estima que una suba de la actividad va a estar liderada por sectores como los agroexportadores, con valores internacionales de los commodities al alza, y la industria de la construcción.

Por su parte, la venta de autos cero kilómetro tuvo un buen comienzo de año y, en este sentido, de acuerdo a datos de la CNCS “pocos rubros mostraron un desempeño positivo: fue únicamente el caso de informática y jugueterías con incrementos de 4,6% y 5,4% respectivamente”, añadió Fernández.

Dólar. En referencia a la dinámica de la corriente exportadora, comentó que el dólar interbancario podría estar por encima de $45 para diciembre de este año teniendo en cuenta factores como el alza de la tasa de los bonos estadounidenses a 10 años, por lo que existen esperanzas de que se vaya alejando el “dólar débil”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados