Otra vez

El reclamo de los deudores en Unidades Rejustables y la respuesta del nuevo gobierno

Miles que compraron sus viviendas con créditos del Banco Hipotecario en Unidades Reajustables piden cambiar a Unidades Indexadas hacía atrás.

Fachada del Banco Hipotecario del Uruguay. Foto: Archivo El País
Los deudores en Unidades Reajustables piden una solución general al Banco Hipotecario. Foto: Archivo El País

El problema no es nuevo, hubo demandas judiciales, dictámenes del Instituto de Derechos Humanos y reuniones con autoridades de gobierno y legisladores de todos los partidos. Se trata de un grupo de deudores del Banco Hipotecario (BHU) y la Agencia Nacional de Vivienda (ANV) en Unidades Reajustables (UR) que cuestionan que sus cuotas son impagables porque ajustaron según los salarios (así evoluciona la UR), que entre 2005 y 2018 subieron más que la inflación (que es como ajusta la Unidad Indexada, la unidad de cuenta en la que el BHU da sus créditos en la actualidad).

En el período de gobierno pasado, el Poder Legislativo analizó un proyecto de ley del entonces senador blanco (actual ministro de Transporte y Obras Públicas) Luis Alberto Heber que planteaba que quienes estuvieran al día podían convertir sus créditos en UR a Unidades Indexadas e incluso acceder a descuentos.

El proyecto contó con el rechazo del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el BHU. A mediados de 2019, el entonces gerente de Riesgos del BHU (actual gerente general del banco), Álvaro Carella, presentó en el Parlamento “un análisis primario” sobre el dinero que costaría la solución planteada en el proyecto: “el impacto no sería menor a unos US$ 200 millones”.

El proyecto quedó por el camino. El 1° de marzo cambió el gobierno y el problema de los deudores en UR volvió a instalarse.

La comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial del Senado recibió a las nuevas autoridades del BHU para hablar del tema. El presidente de la comisión, el senador de Cabildo Abierto, Raúl Lozano dijo que “es un viejo problema que se viene arrastrando desde hace años, y (un grupo de deudores en UR) nos han pedido una nueva entrevista. En ese sentido, queremos saber si existen planes para atender la problemática de estas personas, si se tienen en cuenta las distintas posibilidades de cada uno de los deudores, si es algo general o en qué condiciones se encuentra el banco para refinanciar u ofrecer un plan especial en relación con la UR”.

Antecedente: BHU ofreció en 2013 a los deudores pasar el saldo de UR a UI; lo mismo haría la ANV. Foto: Francisco Flores.
Años atrás, un grupo de deudores en UR se movilizó y realizó una protesta frente al Banco Hipotecario. Foto: Francisco Flores.

¿Qué responde el nuevo gobierno?

La presidenta del BHU, Casilda Echevarría dijo que para poner en contexto el asunto, había que ver que los clientes del banco son “más o menos 30.000” y de ellos “los que en este momento tienen créditos en UR son nada más que 7.000”.

Echevarría enfatizó que “cuando la gente contrató un crédito en Unidades Reajustables sabía que se iba a ir reajustando por el Índice Medio de Salarios” y que “los contratos son lo que son; uno asume una obligación en determinada moneda sabiendo que se va a ajustar de una determinada forma y después no la puede comparar con otra moneda”. Eso en referencia a la suba mayor de la UR respecto de la UI en los últimos años. “Si yo tengo una deuda en dólares, no la puedo comparar con una deuda en pesos, porque cuando yo la asumí, lo hice de una determinada forma”, agregó.

La presidenta del Hipotecario puntualizó que de los 7.000 deudores en UR que tiene el banco “solo 300 son los que están solicitando que se les modifique la unidad monetaria de la deuda que contrajeron”.

Recordó que en dos oportunidades en los gobiernos anteriores el BHU “abrió la posibilidad de que los deudores en UR cambiaran su unidad monetaria contractual a UI. Cabe destacar que solo nueve lo hicieron”.

“Entonces, cuando el señor presidente (de la comisión) me pregunta si tenemos algún plan con respecto a los deudores en UR, me gustaría decirle que todos los deudores del Banco Hipotecario, cualquiera sea la unidad monetaria en la que contrataron su crédito, tienen la posibilidad de ir a hablar al banco en caso de tener alguna dificultad económica”, afirmó.

Joaquín Morixe, Casilda Echevarría, Bruno Guella.
Casilda Echevarría es la presidente del Banco Hipotecario en el nuevo gobierno

El director del BHU en representación del Frente Amplio (exdirector de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto en el gobierno de José Mujica) Gabriel Frugoni señaló en la comisión que en el banco “los plazos promedio (de los créditos son de 22 años”.

Explicó que la UR “tiene ventajas con respecto a la Unidad Indexada. Por ejemplo, la Unidad Reajustable aumenta una vez al año” cuando la UI lo hace todos los días y “el segundo aspecto es que tiene tasas (de interés) inferiores. Todas las tasas de la Unidad Reajustable que se contrataron tienen tasas muy inferiores a la Unidad Indexada. Están dos o tres puntos abajo”.

Frugoni dijo que “si yo tuviera que replantear en serio el problema —una cosa es que le haya pasado algo, que se haya quedado sin trabajo, pero eso no es por la UR; puede ser por lo que sea—, a mucha de esa gente le diría de volver para atrás, hacemos el indicador de Unidad Indexada” y se ve cuánto pagaría, ya que “no lo puedo hacer en dos años. Si no, me cambio cada tres o cuatro años porque me conviene”.

“Evidentemente, hay gente que tiene problema, pero hay otros que quieren hacer una quita grande en general (en su deuda)”, cuestionó.

El senador del Partido Colorado, Germán Coutinho dijo que “si bien siempre me gusta escuchar el relato histórico y sus aportes, quiero decir que el Banco Hipotecario, en otros tiempos, tenía otros objetivos que no son estos”. Ese BHU al que refería Coutinho debió ser capitalizado en US$ 250 millones en 2008 porque estaba técnicamente quebrado.

“Tenemos que dar créditos y, cuando lo hacemos, no debemos olvidar que este es un banco comercial y tenemos la obligación de cobrar los créditos de la mejor manera”, concluyó Echeverría.

La "falacia" de los deudores en UR que dicen que pagaron más de una vez su vivienda
El gerente general del BHU les respondió así
El edificio propiedad del BPS está ubicado en el barrio Aguada entre las calles Bacigalupi y Lima. Allí viven unos 30 beneficiarios que son pensionistas o jubilados y perciben un ingreso menor a 12 U.R (unos $13.000). Foto: Marcelo Bonjour.

Uno de los argumentos de los deudores en UR para pedir una solución legal es que con el crédito en esa unidad, dicen haber pagado más de una vez el valor de su vivienda.

“Cuando se habla del pago de más de una vez de un crédito, justamente, es porque se toman distintas unidades monetarias. Por ejemplo, en la medida en que va variando te dicen: ‘Yo lo pagué dos veces en dólares’ o ‘Yo lo pagué más veces en esto’. Pero si uno analiza el período largo de 20 o 25 años de un crédito van a ver que esas variaciones se dan solo en algunos momentos, pero no en el largo plazo”, afirmó la presidenta del BHU, Casilda Echevarría ante los senadores de la comisión de Vivienda y Ordenamiento Territorial del Senado.

El exgerente de Riesgos y actual gerente general del BHU, Álvaro Carella señaló en ese sentido que “cualquier cosa que tenga una tasa de interés va a pagar más que el capital que recibió. Por ejemplo, si el préstamo es a 25 años, va a pagar un par de veces el capital que recibió, con lo cual es una falacia básica plantear que pagó más de una vez su casa”.

“Obviamente es así porque tenía una tasa de interés. Va de suyo y casi que no habla bien de nosotros como educadores financieros que no hayamos logrado que la población entienda una cuestión tan básica como el interés, que es algo escolar”, agregó Carella.

Echevarría explicó que “el crédito se calcula según la relación que tiene un inmueble —que es la garantía hipotecaria— respecto de la plata que se pide, tomando en cuenta los ingresos de la o las personas que lo soliciten y se busca el plazo ideal para conjugar todos esos factores”.

Aseguró que “los créditos del Banco Hipotecario son a medida y se calculan —como acabo de mencionar— uno por uno. Es por eso que las soluciones generales (como las que piden los deudores en UR) no tienen mucho sentido”.

Se hacen 40 o 50 remates por año, "un número muy reducido"

“El peor negocio para el banco es ejecutar; promedialmente hace entre 40 y 50 ejecuciones por año. Es un número muy reducido en relación con la cartera total. ¿Por qué? Porque el banco hace un esfuerzo significativo (...) por analizar la situación particular del deudor en el marco de políticas que son generales. Ahí está el equilibrio: la institución debe buscar ser transparente a través de políticas que son generales y, a su vez, analizar situaciones que nunca son iguales entre dos familias”, dijo el gerente general del BHU, Álvaro Carella.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados