Rurales

Campos agrícolas con ajuste; falta "sincerarse" los ganaderos

Campos ajustaron su valor, pero siguen arriba de históricos

¿Cómo está el negocio de compra/venta de campos hoy en Uruguay?

—Fernando Indarte. Lo que se ha vendido, mayor a 500 hás. Coneat 100, son 60 mil hectáreas, cuando se vendían 200 mil. Esto marca claramente que no hay liquidación de campos. De hecho tenemos pedidos de campos agrícolas, campos ganaderos y también forestales y no se consiguen.

¿Por qué sucede esto?

—FI. Claramente por diferencias de precios. Es que nadie está apurado por vender y por otra parte el comprador está cauteloso.

¿De qué diferencias hablamos?

—FI. Es variable, pero podríamos cuantificar que se da una diferencia de más o menos un 30%, entre comprador y vendedor. Tenemos concretamente campos de 10.000 US$/Ha. con oferta de 7.000 US$/Há. que avalan lo que afirmo.

¿Pero el nivel de precios está por encima respecto al "pre boom agrícola" verdad?

—FI. Exacto, porque el valor de los campos a 11.000 dólares fue por un rato. En el año 2006, que fue la segunda gran subida del precio de los campos, valían 5.000 dólares. O sea que la bajada que tenemos en la cabeza es relativa y vinculada a un pico de precio como tienen todas las cosas. A valores históricos de la tierra en Uruguay hoy estamos muy por encima. Como referencia, en el año 2004 los campos buenos en Uruguay valían en torno a US$ 2.500 y en el 2006 no valían más de US$ 6.000. El pico fue en 2011 con US$ 11.000 valor en el que se vendieron sólo 3 campos acá en la zona agrícola. O sea que hay que relativizar un poco los valores.

¿Y si hablamos de los campos ganaderos?

—FI. También pasa lo mismo pues el campo agrícola arrastró todos los valores. Hoy los campos ganaderos también están muy por arriba del valor histórico. Se piden 4.000 US$/Há., y hay ofertas en torno a 2.500 o 3.000 US$/Ha.

¿Cómo están los negocios de renta de campos?

—FI. No hay negocios nuevos porque los montos son muy grandes, porque los grandes grupos no están más, y porque los números son otros con el producto a mitad de valor. Y por otra parte el dueño del campo no ha bajado su pretensión de valores.

¿El dueño del campo arrendado se adaptó a la nueva realidad de valores?

—Gonzalo Indarte. Totalmente. En agricultura los campos bajaron en kilos de soja y a su vez bajó el valor de la soja; o sea que para el arrendador de los campos agrícolas, la renta se vino a la mitad. Un 30% precio de kilo de soja y 20% el kilo, da menos del 50% del valor anterior. O sea que se adaptaron. Pero el ganadero no corrigió tanto como debiera para lo que es el negocio hoy…

¿Cómo es eso?

—GI. No se ha terminado de sincerar el arrendamiento de campos ganaderos como sí lo hizo el negocio de campos agrícolas. Y los números tienen que cerrar para todos para que haya negocios.

—¿Cómo se reperfilaron las rentas?

—GI. Existe una necesidad de infraestructura, de colocar el animal en la explotación, todo tiene un importante costo. Es importante brindar el servicio: conseguir los ganados, ayudar en la infraestructura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º