APUESTA A VALORIZAR LA CARNE

Los corrales de engorde enfrentan incertidumbres

Apuesta a nuevos mercados asiáticos para valorizar cortes.

Corral de engorde: son la base de la producción de carne para la cuota 481. Foto: AFP
Foto: AFP

Los corrales de engorde en Uruguay comenzaron 2018 enfrentando la incertidumbre del comportamiento de la cuota 481 —el contingente de carne de alta calidad de la Unión Europea para ganados terminados a granos— y las "ventanas de carga" para cumplir con los embarques.

Uruguay se ha convertido en un importante proveedor de carne dentro de la cuota 481, nacida en el litigio de la carne con hormonas entre Estados Unidos y la Unión Europea y luego abierta para otros países. Esa posición está generando mayores presiones en los exportadores de carne de Estados Unidos, que apuntan a tener mayor participación al momento de completar los cupos trimestrales que conforman el volumen de más de 43.000 toneladas anuales.

"Los cupos se completan rápidamente y los corrales de engorde tienen cada vez menos tiempo para cargar los animales" a faena, explicó el presidente de la Asociación Uruguaya de Productores de Carne Intensiva Natural (Aupcin), la institución precursora de los feed lot en Uruguay.

Al achicarse las "ventanas de carga", los corrales de engorde están exigidos a una mayor programación de los embarques e ingresos de haciendas, tienen costos agregados y menores rotaciones de animales dentro de los corrales. Por otro lado, no se sabe cuánto más durará la cuota, pues Estados Unidos sigue presionando a la Unión Europea y busca favorecerse con una cuota nació en el marco de un problema entre ambos. En los hechos, todavía hay varios meses por delante para seguir abasteciendo a la Unión Europea.

Tener menor tiempo para cargar los ganados hacia las plantas de faena, para que puedan ser faenados y su carne ingresada dentro del contingente trimestral de cuota 481, implica para muchas empresas de engorde tener los ganados encerrados más tiempo en los corrales y eso pega en la rentabilidad. Otra consecuencia es que "también obliga a chequear mejor las edades de los animales —en caso de Uruguay es para ganados menores de 27 meses chequeados por trazabilidad—, porque si se está durante 45 días sin cargar, los animales pueden pasarse de edad" y quedar fuera de cuota. "Nos obliga a ser más selectivos en los ganados a comprar", admitió Ferrés.

Desde Aupcin se estima que "la continuidad para el negocio de la recría se va a seguir dando. Esos son elementos a considerar en el negocio del corral de engorde para este año", destacó el presidente de la institución. En cuanto a precio de los granos e insumos, todo dependerá de cómo se comporta la zafra de cultivos de verano y de cómo la afecte el clima. "Entiendo que por ese lado no vamos a tener grandes sorpresas", afirmó Ferrés.

Pero, para el presidente de Aupcin, también hay incertidumbre por el lado de la reposición, porque "a diferencia de los dos años anteriores, el clima o el agua, se está comportando como en años normales y no sé qué pasará con las dotaciones de ganado en los lugares donde estábamos acostumbrados a una mayor oferta forrajera", dijo el profesional.

Los corrales de engorde de Uruguay están buscando permanentemente alternativas de mercado para valorizar su producción. "Hay posibilidades en los mercados asiáticos —básicamente China y a futuro Japón cuando quede habilitado para carne fresca— y algunas plantas ya están aprovechando las oportunidades", agregó el presidente de Aupcin.

Entrar en China con este tipo de carne, posibilita valorizar la producción y apuntar a consumidores con mayor poder adquisitivo que están dispuestos a pagar la calidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)