Precio cayó 30% y se suma a zafra de invierno negativa

La cosecha de soja rinde mejor de lo esperado

Los rendimientos de la soja "no van a ser tan malos como lo que se imaginaba", estimó el técnico de Monsanto, Alfredo Sobredo, cuando las cosechas están bastante avanzadas y probablemente, si el tiempo ayuda, a mediados de mayo estarían concluidas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rendimientos están por debajo de los de la zafra anterior. Foto: Archivo El País

Sobredo explicó que "una cosa es comparar el rendimiento logrado contra lo que son los rendimientos promedios nacionales y otra es comprar lo logrado con las expectativas de rendimientos alcanzables que habían en enero".

"Que toque un año donde diciembre y enero es lluvioso, a cualquiera le hacía pensar que el cultivo de soja estaba del otro lado, porque en febrero y marzo habitualmente llueve y entonces estábamos barajando que íbamos a superar los rendimientos del ejercicio agrícola 2012/13 y los del 2013/14", añadió el técnico.

El año pasado el rendimiento promedio estuvo en 2.400 kilos por hectárea y desde la óptica de Sobredo, probablemente "están ahora algo por debajo de esos rindes, pero tampoco estarán tanto más por debajo. La situación desde el punto de vista productivo es inferior, pero no es de un resultado dramático".

Si al hecho de contar con rendimientos inferiores a los de la zafra pasado, se suma la baja de 30% en el precio de la soja, "se asocian dos factores que tiran el resultado del cultivo para atrás", explicó el técnico de Monsanto.

Sumado a eso, hubo una mala cosecha de invierno en rendimiento y calidad, que "se traduce en un ejercicio muy malo para los productores y con consecuencias que se van a arrastrar para la zafra 2015", destacó Sobredo a El País.

Lluvias.

Si bien en las últimas horas llovió en algunas zonas sí y en otras no, ya hace tiempo que cualquier lluvia no suma ni resta en el cultivo de soja; es más, hasta ahora la ausencia de lluvias fue lo que provocó que las cosechas avanzaran.

"Las lluvias requeridas eran necesarias en febrero o marzo y no ocurrieron en la mayor parte de los casos", agregó el técnico. Los cultivos tuvieron un gran desarrollo vegetativo, pero hubo menos agua en el suelo y mucho calor, lo que les exigió una mayor transpiración y en la etapa más crítica del cultivo les faltó el agua.

Como consecuencia directa, en las cosechas sigue dándose el común denominador de que "los rendimientos siguen muy desparejos y básicamente por la falta de agua asociada a la calidad de los suelos, que refleja en definitiva los distintos resultados", dijo Sobredo.

En los campos que están ubicados en lo que antes era la zona agrícola "están obteniendo los mejores resultados productivos y cuando uno se traslada más hacia el sur, los rendimientos son peores. Los rendimientos también van decayendo en la medida que uno se aleja del Litoral. Lo que sorprende es la gran variabilidad", explicó. "Es posible encontrarse con rendimientos buenos en zonas donde en general el promedio es malo", agregó.

Mientras tanto, la trilla de las sojas de segunda continúan avanzando bastante. Estaba previsto que en estos casos los rendimientos fueran inferiores a los registrados en las sojas de primera (siempre dan menos) y se estima que la cosecha estaría concluida sobre mediados del mes que viene.

La gran pregunta es cuánto alcanzarán los cultivos de invierno (trigo y cebada) en esta nueva zafra, luego de los problemas que tuvieron el año pasado y del desánimo que sufrieron los productores. De todos modos, habrá un área básica de trigo que será ineludible.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)