OVINOS

Mayor apuesta al ovino genera fuerte retención de vientres

Lluvias generan mucho pasto y algunos problemas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Corderos: las lluvias ayudan al ovino a mantener su estado. Foto: El País

En el norte del país, principalmente en la zona de basalto que es donde está la mayor cantidad de ovinos, hay una fuerte apuesta a la retención de vientres para incrementar el volumen de las majadas.

Así lo confirmó a El País Marcelo Gratarola, técnico del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), asegurando que las majadas están bien, salvo algunos casos puntuales de enfermedades podales —principalmente pietín, posteriores bicheras y mayor carga parasitaria—, favorecidas por el clima.

"Hay productores demandando vientres y no se consigue volumen de ovejas. Eso nos da la pauta que el productor está reteniendo, principalmente por el exceso de pasto y porque hay expectativa. La lana media y fina tiene buenos precios, pero también por las perspectivas de mercado para carne ovina", afirmó Gratarola.

Las lluvias de fines de diciembre y principio de enero generaron algunas demoras en los destetes para poder llegar a marzo o abril con las majadas, por lo menos con dos meses libres de corderos, para poder encarnerar ovejas en buen estado que son las que van a dar mayor cantidad de corderos.

En general las lluvias atrasaron los trabajos con la majada, pero según Gratarola, aquellos productores más prolijo que planifican permanentemente y que son celosos en la operativa de hacer las cosas a tiempo, hoy tiene todos los animales saneados desde hace tiempo.

El técnico del SUL señaló que el clima generó la aparición de enfermedades podales, principalmente pietín, una enfermedad bastante contagiosa, pero recordó que "es controlable e incluso erradicable". Asimismo, utilizando el paquete tecnológico del SUL hay varios productores que tienen sus predios libres de esta enfermedad.

Gratarola recordó que el problema principal es que las llagas del pietín terminan en bicheras, pero reiteró que es un problema controlable.

El clima húmedo, además de favorecer el pasto en el campo, en el norte también generó la afloración de parásitos gastrointestinales, donde también —según Gratarola— "hay paquetes tecnológicos que permiten saber cuál es la droga más efectiva para cada majada", apoyándose en análisis coprológicos a los 10 días de la dosis.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)