ACTUAL DIRECTOR DEJA EL CARGO TRAS 15 AÑOS

La OIE ya evaluó el servicio de 130 países miembros

Uruguay cuenta con dos auditorías que fueron muy exitosas.

Más de 130 países se han beneficiado con un diagnóstico independiente de sus servicios veterinarios luego de que la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), el organismo que regula las normas en el comercio de animales y subproductos del mismo origen, impulsara la evaluación como una forma de brindar mayores garantías a los mercados.

El actual director general de la OIE, Bernard Vallat, que deja el cargo tras haberlo asumido hace 15 años, fue un fuerte impulsor de las evaluaciones de los servicios veterinarios y varios países recogieron en el guante, incluso Uruguay que cuenta con dos evaluaciones.

“Estos programas constituyen una etapa fundamental del Proceso PVS que se inició en 2006 con el objetivo de mejorar la prestación de los Servicios Veterinarios. Dicho proceso pone de manifiesto uno de los principales logros alcanzados gracias al Fondo Mundial”, destacó Vallat en una editorial del organismo internacional.

Vallat destacó que las evaluaciones son desarrolladas por expertos acreditados por la OIE, según el cumplimiento de las normas de calidad y de buena gobernanza veterinaria del organismo, y muchos de los países evaluados aplicarán, de ahora en adelante, tales recomendaciones.

Por otra parte, actualmente las evaluaciones de los servicios veterinarios están consideradas en la Agenda Mundial de Seguridad Sanitaria (GHSA) como uno de los principales instrumentos necesarios para avanzar hacia un mundo libre de las amenazas que suponen las enfermedades infecciosas, ya afecten al hombre o a los animales, dijo Vallat.

El jerarca consideró que si bien en la actualidad el mundo está mejor preparado para afrontar crisis sanitarias, “el mandato de la OIE todavía tiene muchos retos colectivos por resolver”. Allí enumeró a los relacionados con las amenazas derivadas del cambio climático, con la necesidad de alimentar a una población mundial que no para de crecer, con la aparición y la propagación de nuevas enfermedades y con el alarmante aumento del fenómeno de la resistencia a los agentes antimicrobianos, que se debe gestionar con el mayor rigor posible y a nivel mundial.

También se deberán afrontar las controversias, a veces malintencionadas o sin base científica, tocantes a aspectos medioambientales o sanitarios de la relación entre el hombre y los animales, sostuvo Vallat en su editorial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)