Uno a Uno con Carlos B. García, socio fundador de Cellular Center

Se dedicaba al mayoreo de electrodomésticos hasta que en 1995 se metió en el por entonces incipiente mercado de venta de teléfonos celulares. Su empresa, Cellular Center, tiene actualmente 22 locales y capta un 2% de la categoría.

Carlos B. García
Uno a Uno con Carlos B. García

Considera que el teléfono se ha convertido en un símbolo de estatus social, como antes lo era tener un reloj de lujo o un auto de alta gama. Ese valor se ha convertido en una de las razones que explican las ventas de celulares, además de los avances tecnológicos que cada nuevo modelo incorpora.
La lógica del consumidor en este segmento es como la de quien compra auto. "Quién no cambiaría de cero kilómetro todos los años si tuviera el medio para hacerlo", apunta.

Afirma que su empresa logra una alta rotación de sus productos. «Nunca tuve que tirar un celular a la basura, siempre lo vendí. Ganando, empatando o perdiendo. 'Dulce de celulares' nunca hice, de accesorios sí», sentencia.

En busca de la diferenciación, Cellular Center se está enfocando en la venta de accesorios, en especial los que se pueden personalizar a gusto del consumidor, explicó a la vez que ubicó a las compras web como su principal competidor.

Nació en Montevideo hace 60 años. Vive en "unión libre", tiene un hijo de siete años. Se declara hincha del Barcelona —por Luis Suárez— y un fanático de la pesca.

Lea la entrevista completa este viernes en la edición impresa de El Empresario o ingrese aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)