FINANZAS DE BOLSILLO

¿Cuáles son los métodos de calefacción más económicos y eficientes para el hogar?

Climatizar un ambiente con un aire acondicionado o una estufa a leña no tiene el mismo costo mensual. ¿Cuál es la mejor opción y a cuánto debe estar la calefacción?

Problema: los goteos afectan, sobre todo, a los transeúntes. Foto: Darwin Borrelli
Problema: los goteos afectan, sobre todo, a los transeúntes. Foto: Darwin Borrelli

Uruguay está en pleno invierno, lo que significa más ropa abrigada y frazadas. Pero eso no es todo. Se prenden las estufas a leña o a gas y se usa en mayor medida el aire acondicionado. Las opciones para aumentar la temperatura en el hogar son variadas. Ahora, ¿cómo elegir el sistema para calefaccionar una vivienda?

Hay varios factores a tener en cuenta. Pablo Giosa, CEO de Climatización Integral, explicó que se debe hacer una primera diferenciación: si la casa está en construcción o se encuentra finalizada. El abanico de opciones no es el mismo.

Además, Fernando Schaich, fundador de SEG Ingeniería, enumeró otras dos variables a considerar. La primera es el precio inicial del sistema de calefacción. Es decir, cuánto sale su compra e implementación. La otra, incluso más importante, es la eficiencia que tiene para calefaccionar. “Es un costo medio oculto se paga con el uso” del equipo.

Las bajas temperaturas del martes pasado llevaron a registrar un nuevo pico de demanda energética invernal, según informó UTE. Sobre las 20:26 de la noche la demanda de energía alcanzó los 2.074 MW.

Ante tantas opciones para calentar el ambiente, ¿cuál es la más eficiente? El aire acondicionado Split, que se suele usar en los hogares, es la opción más económica. El gasto por mes para una habitación de 15 m² en invierno es de $ 583.

Los datos pertenecen a un informe del costo mensual estimado con impuestos a junio de 2020 de diferentes tipos de calefacción que realizó SEG Ingeniería.

Para el cálculo se tomó como referencia una vivienda con tarifa residencial doble horario. Ese plan de UTE divide el día en dos franjas horarias, donde un periodo es más caro y el otro más económico. SEG Ingeniería asumió que se realizó un 20% del consumo de energía durante la tarifa de mayor valor.

Estufa a leña. Foto: PxHere
Estufa a leña tradicionales posee un rendimiento estimado del 30%. Foto: PxHere

Asimismo, el estudio arrojó que el aire acondicionado tiene un rendimiento del 280%. ¿A qué hace referencia el rendimiento? En este caso, por ejemplo, por cada un kilovatio que el equipo consume, entrega al ambiente 2,8 kilovatios.

No obstante, que sea el más eficiente no es sinónimo de confort. Schaich indicó que tiene que “haber un movimiento del aire para que homogenice la temperatura del ambiente”. De lo contrario, el equipo “puede calentar la zona alta de una casa pero se sienten fríos los pies”.

En la misma línea, Giosa señaló que suelen generar ruido cuando están encendidos, aspecto que puede molestar si se tiene en un dormitorio. “Dentro de la enorme variedad de equipos en el mercado algunos mejoraron la parte acústica”, aunque, “no son lo que normalmente aparecen en oferta por US$ 300 o US$ 350”.

Pero no todo es negativo. El fundador de SEG Ingeniería dijo que tiene una ventaja. Cuando se llega a una habitación que está fría, al poco rato de que se prende el equipo, el ambiente adquiere “una temperatura agradable”. Lo anterior no ocurre, por ejemplo, con la calefacción radiante porque puede llegar a demorar unas horas para brindar calor a la habitación.

Otros métodos.

El aire acondicionado no es la única manera de calefaccionar que se destaca. La siguiente opción más económica es la estufa de alto rendimiento. El costo mensual es $ 612 con un rendimiento estimado del 75% en 15 m².

¿Cuáles son? Suelen estar dentro de los hogares, son cerradas, contienen una puerta de vitrocerámico y aprovechan la combustión de la leña al máximo. Giosa comentó que “se está importando un montón” este producto. “El uruguayo es muy aficionado del fuego. Le gusta y está familiarizado con este. Por eso hay tanta demanda”, agregó.

En el informe de SEG Ingeniería se explica que “estas estufas son 2,5 veces más económicas” en comparación a las abiertas de leña cuyo costo mensual es de $ 1.530.

A su vez, las tradicionales poseen un rendimiento estimado del 30%. En este caso, significa que, de cada 100 kilos de leña, 30 se transforman en calor y 70 en “humo caliente que se va por la chimenea y no se aprovecha”, ejemplificó Ernesto Elenter, director de SEG Ingeniería.

Las estufas a leña abiertas “tienden a ser muy confortables y generan calor suficiente en el ambiente donde están”. Sin embargo, “no se le pude garantizar el confort al individuo colocándole una en el living y diciéndole que va calefaccionar la vivienda entera desde ahí”, dijo.

En el mismo nivel de rendimiento e inversión que la estufa de alto rendimiento se encuentra la caldera a leña. Un método similar es el calefactor a pellets —combustible a base de madera— pero está en el quinto lugar en la escala que jerarquiza según el costo mensual. Este requiere una mayor inversión por mes ($ 884), pero tiene un rendimiento del 90%.

Tanto los sistemas que requieren leña o pellets tienen una complicación. Para su uso se requiere que en el hogar haya un espacio para acopiar el combustible, dijo Schaich.

En el sexto lugar de la escala de economicidad está el supergas. Cuesta         $ 1.107 y tiene un rendimiento del 90%. Para Giosa las estufas a gas es un sistema “que hay que tratar de no usar”. El ingeniero entiende que tiene dos inconvenientes. El primero es que “la combustión de gas en el ambiente genera dióxido de carbono que, en determinadas concentraciones, es contaminante”.

El segundo es que “cuando una estufa a gas está encendida muchas horas, aumenta la humedad relativa ambiente y se generan condensaciones en las paredes y el techo que tienden a la formación de hongos”.

¿Cuál es la temperatura ideal para la calefacción?

Cuando la calefacción está prendida muchas veces surge un inconveniente: a alguien no le gusta cómo está templado el ambiente. Entonces, ¿cuál es la temperatura ideal? Giosa tuvo una respuesta clara: “No existe una que vaya satisfacer al 100% de los individuos”.

El confort se compone de tres cosas. El primer factor es la temperatura y depende de cada uno. No obstante, “todo el mundo coincide en que 21° o 22° es la adecuada para una persona que está sin actividad y que tiene puesto abrigo elemental”. El segundo componente es la humedad que es “algo que no lo controlamos en los sistemas residenciales” ya que está “condicionado por el exterior y por la renovación del aire que se tiene”. Por último, se encuentra la velocidad y, “si decido poner un aire acondicionado arriba de mi cabeza y lo prendo, seguramente me moleste.

________________________________
LA PREGUNTA DEL EXPERTO: Más allá del sistema que se elija, ¿cómo mantener el calor dentro del hogar?

LA RESPUESTA: El aislamiento térmico es un elemento fundamental para mantener la temperatura deseada dentro del hogar. “Todo lo que se pueda invertir” en ese sentido y “en mejorar la capacidad de retener el calor de la casa es muy importante”, comentó Giosa.

La “mayor pérdida de calor en Uruguay es por aberturas de carpintería convencional en madera o aluminio”. Por lo tanto, “cuando se construye una de las cosas que se pueden pensar es en mejorar su calidad”.

En segundo lugar están “los cajones de cortina de enrollar por donde se ven ingresos de aire muy importantes. Es por eso que ahora hay una tendencia a construirlos del lado de afuera”.

Otro factor que consideró “muy importante es que la ventilación de las casas en Uruguay sigue siendo natural. Cuando decimos que en un cuarto hay olor a encierro, lo que se hace es abrir la ventana para renovar el aire”.

En países “más avanzados se hace de forma mecánica. Hay un extractor que retira el aire contaminado, lo expulsa y, a su vez, ingresa aire fresco del exterior”. La metodología tiene la particularidad de que se mantiene el comportamiento térmico de la vivienda.

“Seguramente en los próximos años se vean soluciones a nivel residencial en ese sentido y el individuo va a prescindir” de ventilar como lo hace ahora.

¿Cuándo la losa radiante es una opción?

Cuando se está en la etapa de construcción de la vivienda, el abanico de oferta es más grande. Sin embargo, de acuerdo a la experiencia de Giosa una de las opciones que más se utiliza es la losa radiante. Una de las razones que brindó el ingeniero es que “tiene un costo de inversión muy razonable” en comparación a, por ejemplo, los radiadores. Además, “al ser un sistema de baja temperatura, permite acoplarlo a equipos térmicos de última generación que suelen trabajar” igual. También hay motivos a nivel estético y de confort. ¿Cómo elegir el método para calentar el agua de la losa radiante? Se pondera “la disponibilidad de dinero del cliente que hace la inversión y la ubicación geográfica”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados