FINANZAS DE BOLSILLO 

La teoría del "falso triunfador" y cómo evitar el endeudamiento

Especialistas dan consejos para saber cómo evitar el sobreendeudamiento y el exceso de solicitud de préstamos que genera "la cultura del consumo". Aconsejan tener una "cultura austera". 

Mujer de compras. Foto: Archivo El País
El consumo excesivo de bienes puede llevar al sobreendeudamiento. Foto: Archivo El País

El Pocho” quiere comprarse una moto. Va a la tienda de electrodomésticos y el dueño del lugar le ofrece pagar el producto en 10 o 15 cuotas, o el crédito que él entienda conveniente.

“El Pocho” acepta el negocio y se va contento sin darse cuenta de que quedó comprometido en dos relaciones jurídicas: por un lado, la compra venta de la moto y por otro lado, el negocio financiero del préstamo que le otorgó el dueño del lugar.

Es decir que el dueño de la empresa le dio dinero para que le deba dos veces: el préstamo y la moto.

“El Pocho” empieza a sobreendeudarse porque al mismo tiempo ve en la televisión que de la moto puede pasar a comprarse un auto, entonces vuelve a pedir un préstamo (sin terminar de pagar el anterior) y accede al nuevo bien.

Eso lo continúa haciendo una y otra vez y ahora “el Pocho” es una persona vulnerable porque se convirtió en un “falso triunfador”.

Este individuo apodado “El Pocho” es una creación que el especialista en derecho comercial, Arturo Caumont, ideó para explicarle a sus alumnos en qué consiste la teoría del “falso triunfador”.

Foto: El País
Compras excesivas con tarjetas de créditos o préstamos son peligrosas según expertos. Foto: El País

Esta teoría —que el docente expuso en el marco de las Jornadas Internacionales de Relaciones de Consumo— establece que el “falso triunfador” es aquella persona que cree que mediante la obtención de un bien (en este caso la moto o el auto) puede cambiar su realidad económica hacia una movilidad social ascendente.

“Él se siente realmente conforme con eso porque es algo a lo que aspiraba y obtuvo, es un logro para él”, aún sin darse cuenta de que se estaba sobreendeudando, explicó Caumont.

Para el especialista este fenómeno es “un juego que está científicamente estudiado” y que consiste en “generar —sobre todo a quienes son vulnerables— la necesidad de poseer”. Esto implica que incentivan el deseo de tener “aquello que se presenta como una solución vital para su existencia pero que se distancia también de las posibilidades del bolsillo”, indicó Caumont.

Así como “El Pocho” hay muchos uruguayos que enfrentan día a día diferentes situaciones de endeudamiento o sobreendeudamiento, dado que —según Caumont— son personas vulnerables o hipervulnerables a nivel socioeconómico.

VISIÓN DE LA SCJ

Dos culturas enfrentadas 

Para el ministro de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Chediak, esta es la “cultura del consumo” donde las personas recurren al crédito para comprar bienes (necesarios y superfluos). Esto, dicen los expertos, se opone a la “cultura del ahorro” del pasado

Según los datos a abril de este año del Monitor del Mercado de Crédito al Consumo que realiza la financiera Pronto!, el crédito a las familias se ubicó a fin de marzo en US$ 7.180 millones.

Asimismo, según los resultados de la encuesta trimestral de mercado (de enero a marzo de este año), un 72% de los consultados mantenía deudas tanto con una tarjeta de crédito como por un préstamo y un 43% declaró que en los últimos cuatro meses (previos a enero de 2019) tuvo dificultad para poder pagar las cuotas del préstamo.

“Las familias de extractos socioeconómicos medio-bajo y bajo, reportan problemas para cumplir sus obligaciones de pago por pérdida de ingresos e inestabilidad laboral”, indicó el último informe de la financiera.

Según Caumont “todo el mundo integra la categoría Pocho” y explicó que la neurociencia ha investigado que la necesidad que tiene una persona de poseer bienes que “no le sirven para nada” se basa en la inseguridad. “Se piensan que poseyendo bienes materiales acceden a un nivel de seguridad”, explicó el docente.

Interés: un préstamo con retención tiene una tasa de entre 38% y 41%; sin retención puede subir hasta 125% o más. Foto: archivo El País
El sobreendeudamiento implica que la persona no pueda enfrentar sus obligaciones económicas.. Foto: archivo El País

La Asociación Uruguaya de Consumidores Unidos (AUCU) coincidió con esta realidad, desde la agrupación Agustín Leguisamo indicó que “el gran porcentaje” de los casos tratados en AUCU se relacionan a la problemática del endeudamiento y el sobreendeudamiento que “afecta a gran parte de la sociedad hoy en día”.

Según Leguisamo, el sobreendeudamiento surge porque “por necesidad o por otra alternativa”, las personas recurren a obtener obligaciones “generando un grado de endeudamiento que por determinados inconvenientes quizás no puedan cumplir”.

¿Qué se entiende entonces por sobreendeudamiento? 

Conforme al especialista en derecho comercial, Enrique Falco, esto es un endeudamiento excesivo en que la persona no puede hacer frente a sus obligaciones porque su organización económica no le permite hacerlo.

Para definir si un individuo está endeudado o no, según explicó Falco se deben considerar los ingresos de la persona (cualquiera sea su naturaleza: salarial, arrendamiento, pensión) y enfrentarlo a las deudas que mantiene.

Si bien a nivel mundial existe normativa que impulsa la rehabilitación del deudor, en Uruguay, según Falco, “la norma adolece de serios problemas que no logran dar solución a los problemas de sobreendeudamiento que sufren los consumidores”.

Cédula y firma: entre las tarjetas aún predomina la de crédito. Foto: Archivo El País
La norma adolece de "serios problemas" para dar solución a los deudores. Foto: Archivo El País

TIPS PARA EVITAR EL SOBREENDEUDAMIENTO

Según los expertos, lo más recomendable es prevenir esta situación. Uno de los consejos para evitar “caer” en una situación de vulnerabilidad económica es tener un porcentaje de los ingresos guardado y destinado a eventualidades de emergencia.

Asimismo, los especialistas sostienen que es importante saber cuánto dinero se debe, armar un plan de pagos y no solicitar más de un crédito a la misma vez.

Por otro lado, desde el Área de Defensa del Consumidor del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), recomiendan que el individuo antes de solicitar un crédito “por más atractiva que parezca la oferta, medite sobre la necesidad de efectuar ese consumo y sobre las posibilidades reales de asumir esa obligación”.

Si de todas formas el crédito se tiene que solicitar, desde el MEF instan a verificar y comparar la tasa de interés efectiva anual aplicada a la financiación, la tasa de interés efectiva anual moratoria, el capital prestado, el monto de la cuota, la cantidad de cuotas, así como cobros por seguros y gastos administrativos.

“Debemos recuperar la cultura de la austeridad que hemos perdido" porque "el consumo excesivo nos está arrastrando", concluyó Caumont. 

¿Qué ocurre ante la falta de pago del préstamo?

Desde el Área de Defensa del Consumidor del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), explican que si un individuo que pidió un préstamo no paga en plazo, “el acreedor podrá optar por cobrarte una multa de hasta 50 Unidades Indexadas (UI) más IVA (independientemente del monto adeudado) ó intereses moratorios”.

Además, en el caso de obtener préstamos de cooperativas o asociaciones civiles se debe considerar que están habilitadas a descontar el pago directamente de los haberes (sueldos, pensiones y jubilaciones). Dicho porcentaje a descontar dependerá de la empresa, pero se puede afectar en total hasta un 55% de la retribución salarial o pasividad.

¿Qué implica ingresar en el Clearing de informes?

El viejo Clearing de informes es una base de datos que maneja la empresa Equifax en la que se puede consultar la calificación crediticia de las personas y de las empresas contratando el servicio. El objetivo es conocer el historial de crédito para tomar mejores decisiones y para cuidar la situación económica y financiera personal.

En Uruguay, la Ley 18.331, otorga el derecho de solicitar el historial crediticio, gratuito, y se puede hacer una vez cada seis meses. Desde el Centro de Información Oficial explican que si en el historial crediticio de una persona figura una deuda registrada, “la ley establece que puede permanecer allí por un plazo de cinco años contados desde su incorporación”.

Si esa deuda no fue saldada cuando venció ese plazo, la empresa con la que se contrajo puede optar por registrarla por cinco años más. Si fue cancelada, la empresa tiene cinco días hábiles para comunicárselo a Equifax y este tiene tres días hábiles para realizar la actualización.

LA PREGUNTA DEL EXPERTO

¿Qué implica la norma de prohibición de usura? ¿Cuándo hay usura? ¿Qué tipos de intereses existen?

La ley Nº 18.212 de Tasas de Interés y Usura señala los límites máximos en interés de los préstamos, según el monto del crédito. La finalidad de la norma es la fijación de tasas para evitar que se produzca un abuso mediante un exceso en las tasas de interés, lo que eso perjudicaría a la parte más débil de la relación, el que solicita un préstamo/crédito.

La ley reconoce dos tipos diferentes de interés: el compensatorio y el moratorio. Los primeros son aquellos que compensan el tiempo en el cual no se pudo disponer del dinero, en virtud de habérselo dado a un tercero. Y los moratorios son aquellos que lo que hacen es resarcir el tiempo que no se dispuso de ese dinero en la demora en la devolución.

Así la ley define que habrá usura cuando la tasa de interés supere el 60% del capital otorgado por el crédito y éste fuere menor o igual a 2.000.000 de Unidades Indexadas (UI); cuando habiéndose configurado la mora, la tasa de interés supere el 80% del capital otorgado y este sea menor o igual a 2.000.000 de UI; cuando ante créditos otorgados por un capital superior a 2.000.000 UI, el interés superare el 90% del capital otorgado y cuando ante créditos otorgados por un capital superior a 2.000.000 UI, y habiéndose configurado la mora, el interés supere el 120% del capital otorgado por una operación de crédito.

(*) La versión original de esta nota mencionaba al Banco Central (BCU) como encargado de administrar el viejo Clearing de Informes. Sin embargo esto no es así, el viejo Clearing pertenece a la empresa Equifax.  Pedimos a los involucrados y a los lectores  las disculpas correspondientes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)