EMPRESAS

Thyssenkrupp y Tata Steel se unen en Europa para competir con el acero chino

Una sociedad conjunta entre las compañías alemana e india a partes iguales las convertirá en la segunda siderúrgica del continente después de ArcelorMittal

Heinrich Hiesinger, principal del grupo industrial ThyssenKrupp, y el CFO de ThyssenKrupp, Guido Kerkhoff, anunciaron el acuerdo en conferencia de prensa en Alemania.
Heinrich Hiesinger, principal del grupo industrial ThyssenKrupp, y el CFO de ThyssenKrupp, Guido Kerkhoff, anunciaron el acuerdo en conferencia de prensa en Alemania.

La alemana Thyssenkrupp y la india Tata Steel alcanzaron este miércoles un acuerdo preliminar para fusionar sus operaciones siderúrgicas europeas en una sociedad conjunta a partes iguales que se convertirá en la segunda acerera del continente después de ArcelorMittal.

El acuerdo no implicará dinero en efectivo, dijo Tata Steel, que añadió que ambos grupos contribuirían con deuda y pasivos para lograr una participación igualitaria y seguir siendo inversores a largo plazo.

Las empresas dijeron que necesitan consolidarse para hacer frente al exceso de capacidad en el mercado de acero europeo, que se enfrenta a desafíos como las importaciones baratas de China y otros países, una demanda moderada en el sector de la construcción y a la ineficiencia de algunas plantas.

"Nadie es capaz de resolver los problemas estructurales en Europa, todos sufrimos la sobrecapacidad y eso significa que todos estamos haciendo los mismos esfuerzos de reestructuración", dijo el presidente ejecutivo de Thyssenkrupp, Heinrich Hiesinger, a la cadena de televisión n-tv.

La futura compañía se llamará Thyssenkrupp Tata Steel y será un holding con sede en Holanda, con una dirección paritaria y un total de 48.000 empleados en 34 lugares distintos.

Con el acuerdo, ambas compañías prevén entre 400 y 600 millones de euros de reducción de costes así como la supresión de 4.000 puestos en producción y administración, repartidos entre ambas.

La nueva compañía aspira a producir unos 21 millones de toneladas de acero al año con una facturación de unos 15.000 millones de euros.
El proyecto todavía necesita la aprobación del consejo de supervisión de Thyssenkrupp, donde los representantes de los trabajadores tienen la mitad de plazas.

El poderoso sindicato metalúrgico IG Metall ya ha convocado una gran manifestación el viernes en Bochum contra el proyecto. El anuncio llega en plena campaña electoral para las legislativas alemanas del domingo. El vicecanciller socialdemócrata Sigmar Gabriel consideró el lunes que "ninguna solución puede ir en contra de los asalariados".

Los sindicatos holandeses están, sin embargo, preocupados por saber donde se suprimirán los 2.000 puestos de trabajo de Tata Steel, algo que ninguno de los dos grupos ha precisado de momento.

Las acciones de Thyssenkrupp subían más del 3% en Fráncfort ante las expectativas de que la sociedad conjunta alivie el balance de la siderúrgica al poder librarse de 4.000 millones de euros (US$ 4.800 millones) en pasivos relacionados principalmente con las pensiones. Las acciones de Tata Steel subían un 1,7%.

El mes pasado, Tata Steel anunció un acuerdo muy importante que le permitirá reducir en 15.000 millones de libras esterlinas (unos US$ 20.000 millones) su déficit en pensiones, considerado el principal obstáculo en las negociaciones entre ambas empresas, que se han prolongado durante más de un año y medio.

Tata Steel Europe ha sido un problema para la matriz Tata Steel en los últimos 10 años, provocándole salidas de caja a un ritmo de US$ 1.000 millones por año.

El principal accionista de Thyssenkrupp, la fundación Krupp (23% del capital), anunció este miércoles que aprobaba el proyecto, destinado a "preservar a largo plazo la empresa y su independencia".
Pero según varios medios, el grupo alemán podría enfrentarse a la oposición del segundo accionista, el fondo sueco Cevian, más escéptico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)