Finanzas de Bolsillo

Se viene el aguinaldo: por qué invertirlo por más poco que sea

Cómo y cuánto empezar a invertir según expertos, en este Finanzas de Bolsillo.

inversión

Ante la llegada del aguinaldo correspondiente a junio, las redes sociales se inundaron de chistes sobre qué hacer con el beneficio a cobrar, si “caía en saco roto” o si se “quemaba” en la inmediatez de gustos presentes.

En este Finanzas de Bolsillo, para aquellos que no tengan gastos urgentes o cuentas a pagar, hay respuestas para esas dudas de quienes están pensando en invertir este ingreso “extra” de junio.

¿Es un buen momento para invertir? ¿Si no tengo un capital abultado también puedo poner mi aguinaldo en el mercado de valores? ¿Cuáles son las opciones más atractivas?

Según algunos expertos, estamos transitando un momento que, si bien es de incertidumbre, tiene una perspectiva positiva en la cual se pueden ver oportunidades en el mercado financiero.

Siempre es un buen momento para invertir, porque cuando hay algo que anda medio chaucha, medio flojo, siempre hay otro tipo de activo que es un poco más defensivo o que puede ser otra oportunidad por otro lado. La oportunidad para invertir está siempre. No es que cuando los mercados se caen o hay mucha incertidumbre, es un mal momento para invertir”, explicó Matías Hofman, responsable de Estrategias de Inversión en SURA Asset Management Uruguay.

Agregó que “todo depende del apetito de riesgo del cliente, porque si a uno no le preocupa que caiga o suba un 20%, porque tiene un horizonte a cinco años, es una cosa. Pero, si otro tiene únicamente el aguinaldo como ahorro, quiere hacerlo rentar, pero no quiere ver como cae todos los meses, dependerá del perfil de cada uno. No hay un momento bueno o malo. Obviamente, hay momentos que la rentabilidad es más alta y en otros más baja, pero siempre hay posibilidades”.

Por su parte, la nueva gerente de Banca Premium del Scotiabank, Lilian Trajchik, entiende que el disfrute presente del aguinaldo, como el ahorro y la inversión, son validos, pero “siempre es recomendable dedicar parte de los ingresos al ahorro para futuros proyectos o desembolsos”.

¿Incluso cuando no se dispone de un gran capital? “Sí, siempre es recomendable reservar una parte aunque sea mínima al ahorro y la inversión para poder proyectar a futuro y de esa manera seguir incrementando nuestro capital”, afirmó Trajchik.

En esta línea, Hofman señaló que no contar con un gran capital para invertir es un “miedo” sobre el que escucha frecuentemente.

No hay un mínimo para invertir. Si tenés un ahorro, por ejemplo, de
$ 50.000 o US$ 1.000 , se piensa que es muy poquito para invertir, pero la realidad es que no, que así comienza la mayoría de las personas. Uno siempre termina viendo la última foto de personas que tienen una capacidad de ahorro muy importante o un gran capital, pero todas las personas empezaron con un ahorro pequeño. Es fundamental empezar a invertir desde que se tiene un ahorro. Porque después está lo que se llama la capitalización de caja o el interés compuesto, que eso a lo largo del tiempo es lo que más rentabilidad otorga al cliente. Hay veces que piensan que es poco y en verdad no es tan poco”, afirmó Hofman.

Del mismo modo, el experto explicó que la cantidad del aguinaldo a invertir, depende del porcentaje que representa de su patrimonio total.

“Si cobra $ 30.000 de aguinaldo y tiene un patrimonio de US$ 50.000, ahí le diría que lo invierta todo, porque en términos relativos es poquito. Si el cliente no tiene nada ahorrado y lo que cobra de aguinaldo es lo único que tiene, capáz que vaya de a poquito, tampoco hay que ser apresurado. Uno puede empezar a invertir en el tiempo, ver cómo se siente cómodo, si está dispuesto a invertir un poco más”, señaló.

Tanto Trajchik como Hofman explicaron que algunos factores fundamental esa la hora de invertir, son los objetivos que se tienen, conocer la moneda en la cual se decidan realizar futuros desembolsos, el plazo en el cual se quieran los fondos y los riesgos que se está dispuesto a asumir.

A su vez, Hofman sostuvo que, siempre dependiendo el perfil del inversor y sus objetivos, en un “espectro amplio”, mantienen una preferencia por los activos de renta variable, que son los activos de mayor riesgo en el mercado, frente a activos de renta fija. Todavía creemos en los ciclos económicos, las economías están, en una tapa expansiva y eso favorecerá a la renta variable”.

Agregó que, en cuanto a estos activos, mantienen una preferencia por los mercados desarrollados frente a los emergentes, debido a los impulsos económicos, tanto fiscales como monetarios, y por su posibilidad de hacer frente a las dificultades, de acceder a una mayor cantidad de vacunas, lo que llevaría a levantar las restricciones y así mejorar los servicios y el comercio.

El aguinaldo es el sueldo anual complementario.

¿Cómo se calcula el aguinaldo?

Junio y diciembre son los meses que los trabajadores del sector público y privado, en carácter de dependientes, cobran este beneficio, al cual conocemos como aguinaldo.

Desde 1960, comenzó a regir en nuestro país el “sueldo anual complementario”. Este, se otorgaba una sola vez al año, pero desde 1976 se comenzó a pagar en dos mitades, en junio y en diciembre.

Para calcular el monto a cobrar este mes, hay que sumar todas las remuneraciones pagas en el período comprendido entre el 1º de diciembre de 2020 y el 31 de mayo de 2021 y luego dividir ese número entre 12.

El resultado será el monto que le corresponderá cobrar en el mes de junio. Debería ser aproximadamente medio sueldo mensual. Para esta operación, si se toma en cuenta el salario normal, hay que contemplar que el pago lleva descuentos por jubilación y salud. Por otro lado, también hay que recordar que el aguinaldo no comprende las partidas en especies, como los tickets alimentación.

El medio aguinaldo correspondiente al mes de junio, las empresas lo deben abonar antes de finalizar el mes corrido.

Por otro lado, en diciembre (que para calcularlo se suman las remuneraciones obtenidas entre el 1º de junio y el 30 de noviembre) se debe abonar antes del día 20.

¿Cómo es el perfil del uruguayo al invertir?

“Hoy, el uruguayo mantiene una preferencia por la renta y mantiene una preferencia por perfiles más moderados, más conservadores que agresivos. De a poco va cambiando con las generaciones en dos cosas: una es el apetito de riesgo, las nuevas generaciones van permitiéndose absorber un poco más de riesgo para obtener una rentabilidad mayor. La otra, están pasand ode la visión rentista a la apreciación de capital”, sostuvo Hofman.

Sectores que esperan una rentabilidad adicional

Según Hofman, los sectores más propicios para invertir, actualmente, son los sectores cíclicos ya que se mueven en armonía con la economía. Como se espera un crecimiento económico global, estos sectores son los que más podrían beneficiarse. Hay dos tipos: los adelantados, integrados por los sectores de ocio, y los tardíos, conformados por la construcción y la industria manufacturera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados