UTE Y OSE

¿Se cumplió la promesa de que tarifas se fijen con criterios técnicos? Informe del regulador

La Ursea evaluó cómo se llegó a los ajustes de tarifas que rigen desde enero.

UTE quería un ajuste de 6,73% de las tarifas de electricidad, pero finalmente se aprobó el alternativo de 5%. Foto: Archivo El País
UTE quería un ajuste de 6,73% de las tarifas de electricidad, pero finalmente se aprobó el alternativo de 5%. Foto: Archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El nuevo gobierno cumplió ayer un año. Uno de los compromisos asumidos en el programa acordado por la coalición multicolor fue el de “fortalecer las unidades reguladoras, ampliando sus competencias y otorgándoles más independencia y mayores recursos” y que las “tarifas de servicios públicos” estén “basadas en criterios técnicos definidos por las unidades reguladoras”. La ley de urgente consideración dio más potestades y autonomía a las reguladoras, pero ¿se cumplieron los otros compromisos que tienen que ver con tarifas?

Desde el 1º de enero rigen ajustes de tarifas en Ancap, Antel, OSE y UTE. La Ursea analizó los pliegos tarifarios de OSE y UTE, ¿qué dijo al respecto?

En el caso de UTE el aumento fue de 5% en promedio y en el de OSE de 6,5%.

El informe de Ursea señala que “se realizó una presentación preliminar por parte del área Económica Financiera de UTE el día 18 de diciembre” y allí se consideraron dos escenarios de aumento: “6,73% que resulta de los cálculos de paramétrica” y “5% que toma como referencia el incremento salarial previsto”.

Para llegar a ese ajuste de 6,73% “se asume” un incremento de salarios de 4,47%, una suba del dólar de 9,02% en el año, una inflación de 6,92%, un barril de petróleo a US$ 44,17% y un aumento de la demanda de energía eléctrica de 2,1%, dice la Ursea.

“La presentación realizada por la empresa incluyó proyecciones de gastos e inversiones. Destacamos algunas cifras proyectadas para el 2021 expuestas en la presentación realizada y en el informe posteriormente recibido”, indica el reporte. Así, “el costo de abastecimiento de la demanda se estima en US$ 724,1 millones, “respecto a los gastos operativos, el total de retribuciones se proyecta en US$ 159,47, se proyecta una venta de energía al exterior de US$ 57,1 millones, otro concepto de ingresos se incluye ingresos por peajes de US$ 3,33 millones”, añade.

La Ursea dice que “en términos generales, esta asesoría no tiene objeciones conceptuales sobre los elementos vertidos tanto en la presentación como en los informes oficiales remitidos por la empresa”.

Con el escenario alternativo (el que finalmente fue el utilizado) de aumento de 5% de la tarifa de UTE, “las diferencias principales se observan en: los montos proyectados de ventas locales se reducen en el orden de los US$ 24,5 millones” y “en los impuestos se observa una reducción, explicada principalmente por el IVA, de US$ 4,1 millones”, con lo que “el efecto neto resulta en un menor superávit global (del ente) en el orden de US$ 20,4 millones”, explica el informe.

“Cabe destacar que se mantiene asimismo el monto de la transferencia al gobierno central, en el orden de US$ 61,5 millones”, agrega. En 2020 habían sido US$ 130 millones.

Con esos insumos, ¿la Ursea pudo definir criterios técnicos para ajustar las tarifas de UTE? El informe concluye que el ajuste surge de “considerar la estructura de costos del Programa Financiero 2021” y que “no manifiesta objeciones al mismo”. Sin embargo, “tal como se ha expresado en informes anteriores, se considera primordial para la tarea regulatoria, el disponer de una metodología y procedimiento consensuados y con lógica plurianual para la determinación de un nivel medio de tarifa técnica de referencia calculada, exógena y validable, sin perjuicio de la fijación de una tarifa de aplicación que pueda tomar en cuenta otros objetivos extra regulatorios, por ejemplo, de tipo macroeconómico (inflación, nivel de endeudamiento público, etc.)”, afirma la Ursea.

Ose

Este ente presentó “una propuesta de ajuste tarifario del 8,2%. En esta oportunidad, además de la nota conteniendo la propuesta y el pliego tarifario, se recibió oportunamente, en reunión del 11 de diciembre con técnicos del ente, información preliminar sobre el programa financiero y el ajuste estudiado para ser propuesto por la empresa para el año entrante”, indica la unidad reguladora.

Para calcular la paramétrica, OSE se basa en “proyecciones elaboradas por el Ministerio de Economía y Finanzas” que marcan un ajuste promedio en el año de salarios de 4,5%, una inflación promedio anual de 7,6%, un alza del dólar en el promedio de 2021 de 5,8% y una suba de la electricidad en el promedio del año de 10,1%, dice el informe.

“Como resultado del cálculo, de acuerdo al informe de los técnicos de OSE, el ajuste de tarifas estrictamente correspondiente a variación de precios para el 2021 alcanzaría el 6,5%”, establece la Ursea. Ese finalmente fue el ajuste aprobado, si bien el ente planteó “un ajuste adicional de 0,7% que considera el desfasaje existente entre la vigencia del aumento asumido (1º de enero) y su efectiva recaudación” y otro “de 1% (que estima representa US$ 4 millones) a efectos de financiar parte de obras de producción planeadas para cubrir situaciones de emergencia en el abastecimiento de agua en balnearios de la Costa de Oro del Departamento de Canelones, no incluidas en oportunidad de la formulación del programa financiero de la empresa”, añade.

¿Qué pasó en el caso de OSE? La Ursea concluye que “no se plantean objeciones técnicas con el nivel de ajuste propuesto en la presentación de la empresa de 6,5%. Respecto al importe adicional de 1,7%, se expresa que se requeriría realizar un análisis que no es posible hacer, dado que no hubo tiempo en tanto se recibió la información de la empresa el 29 de diciembre” que fue el día que se aprobaron los ajustes de tarifas por el Poder Ejecutivo.

No obstante, la Ursea vuelve a remarcar que “se reiteran consideraciones ya realizadas en anteriores informes respecto a que el cálculo de tarifas basadas en costos debería contemplar las siguientes características: “considerar flujos de costos operativos y de inversión en un horizonte de más largo plazo o (a modo de ejemplo quinquenal), a partir de la estimación de la demanda y requerimientos meta de calidad en el producto y en el servicio. De esta forma se podría determinar -al menos como referencia- una tarifa promedio estabilizada y no determinada exclusivamente por un flujo de caja anual que recoge solamente criterios de financiamiento y evolución de precios de tipo coyuntural; contemplar costos eficientes en las distintas actividades de OSE, es decir no trasladar automáticamente costos históricos o contables y la exposición explícita y por separado de componentes tarifarios que correspondan a consideraciones de tipo macroeconómico o social”.

¿Qué dice la LUC sobre el rol de las reguladoras?

La ley de urgente consideración estableció que la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicación (Ursec) y la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea)pasaron de ser órganos dependientes (desconcentrados) del Poder Ejecutivo a servicios descentralizados, lo que les brindó mayor autonomía. Además, la Ursea sumó entre sus cometidos el de “examinar de forma permanente las tarifas y precios” de los servicios que controla, y la formulación de “recomendaciones” al Poder Ejecutivo sobre “los criterios de fijación tarifaria”. La Ursec sumó potestades en materia de servicios postales y agregó a sus competencias “determinar técnicamente las tarifas” debiendo elevar un informe al Poder Ejecutivo “para su consideración y aprobación”.

Ajustan a la baja producción de parque eólico

UTE ajustó a la baja la proyección de producción de un parque eólico en el que invirtieron pequeños ahorristas mediante un fideicomiso: Pampa, en el departamento de Tacuarembó.

Según una comunicación de República AFISA (administradora del fideicomiso) al Banco Central, un informe de la consultora técnica Barlovento arrojó una nueva estimación de producción energética del parque eólico Pampa, la cuál está 13,7% por debajo de la proyección inicial “en P50” (es decir que en el 50% de los casos se sitúa en ese nivel). Ya había ocurrido algo similar con otro parque eólico en el que invirtieron pequeños ahorristas como accionistas, como es Valentines (Areaflin S.A.). En este caso el ajuste fue menor, de 9,05%.

En Pampa, el cambio en la proyección, llevó a que la calificadora de riesgo CARE a actualizar el retorno esperado para el inversor a 8,2% anual, desde el 10,5% inicial. Esa tasa de retorno es “igualmente atractiva”, indicó CARE y resumió que “el proyecto sigue presentando una sólida expectativa de alcanzar tasas de retorno del inversor razonables”.

En el caso de Valentines, el cambio en la tasa de retorno para el inversor había sido menor que en el de Pampa: el 9,78% inicial fue ajustado a 7,93% anual.

La producción de todos los parques eólicos de UTE (no solo los que tienen a ahorristas como pequeños inversores) ha estado por debajo de lo inicialmente previsto, por menor viento básicamente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados