INDICADOR

Uruguay tiene los salarios más altos de la región medidos en dólares

Según la Total Remuneration Survey 2020 de Mercer, Montevideo tiene la mejor relación entre costo de vida y salario. En segundo lugar quedó Santiago (Chile) y en el último Buenos Aires.

Foto: archivo El País
Foto: archivo El País

Uruguay tiene los salarios más altos de la región, medidos en dólares, según la Total Remuneration Survey 2020 de Mercer, consultora global de Recursos Humanos. Los países que le siguen son Chile, México, Brasil y Argentina.

Más allá de la cantidad de dinero que se percibe por ingreso, importa saber también cuál es el valor de los bienes y servicios de donde se vive. Por eso, la empresa tomó su índice de costo de vida para referenciar los sueldos. De acuerdo al análisis que realizó, Montevideo tiene la mejor relación entre costo de vida y salario. En segundo lugar quedó Santiago (Chile) y en el último Buenos Aires (Argentina).

Por otra parte, Mercer relevó 4.000 empresas en América Latina y estudió cuán pronunciada es la brecha salarial de género. En el nivel de ejecutivos es de 15%, en los gerentes de 10% y entre los profesionales de 8%. No obstante, en el comunicado se explica que de 2015 a este año hubo una reducción de la brecha.

También se registró un aumento de la representación femenina. Pasó de 32% en 2013 al 38% en 2020. “Si bien aún existe, se observa como tendencia que la brecha se está cerrando”, expresó Valeria Bohórquez líder de career products de Mercer para Latinoamérica.

Nueva normalidad.

Sin duda el COVID-19 impactó en parte del sector empresarial. Mercer comentó que los negocios tienen el foco puesto en el “regreso seguro de la fuerza laboral al trabajo” y en “reinventar la forma en que se trabaja”.

Uno de los puntos que destacó fue el nivel de congelamiento de contrataciones por parte de las compañías. En este 2020 un 39% de las empresas relevadas respondió que las “contrataciones están congeladas indefinidamente” y “otro 39% destacó que con fecha indefinida cumpliendo con un conjunto predefinido de parámetros comerciales (por ejemplo, el nivel de ventas)”. Por otro lado, un 22% contestó que la generación de nuevos contratos está suspendidos por un tiempo definido.

Contrato
Foto: Archivo El País.

Mercer también presentó las cinco funciones o áreas que a su entender se espera que se conviertan de manera total o parcial en remotos pospandemia. El primer puesto fue para contabilidad y finanzas. Le siguieron administración, Recursos Humanos, Tecnología de la Información y compras.

Adaptación laboral.

El crecimiento de los casos de COVID-19 en los países trajo cambios en cómo se desarrolla el trabajo. Es más, en algunas naciones se comenzó a discutir a nivel parlamentario una legislación sobre el teletrabajo. En el marco de la pandemia “las organizaciones están poniendo mayor foco en los beneficios flexibles”.

De todas las empresas relevadas, el 33% implementó una política de trabajo flexible por el COVID. Asimismo, el 35% respondió que ya tenía una política flexible previa a la pandemia.

Mujer realizando teletrabajo. Foto: Estefanía Leal
Mujer realizando teletrabajo. Foto: Estefanía Leal

Además, un 25% de las organizaciones planea mantener de manera permanente la actual política de trabajo flexible y “un 68% de las organizaciones prevén que será más probable que los empleados utilicen acuerdos de trabajo flexible una vez que la pandemia haya terminado”, indica el comunicado.

Algunas empresas en América Latina pagan bonos a sus empleados. Por la pandemia, un 21% de las empresas indicó que el presupuesto previsto para esa categoría será menor en 2020 en comparación al pago real de 2019. No obstante, un 7% contestó que será mayor, un 26% no realizará cambios y un 46% consideró que aún es “muy pronto para decidir”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados