ANUNCIO

¿Qué está detrás del aumento de 12% en el precio de los combustibles que rige desde hoy?

Esto es el “comienzo del nuevo sistema (de ajuste de los combustibles) que implica el alineamiento con los precios internacionales”, señaló el ministro Paganini.

Tras postergarlo en abril y en mayo, el gobierno decreto una suba desde hoy en combustibles. Foto: Marcelo Bonjour
Tras postergarlo en abril y en mayo, el gobierno decreto una suba desde hoy en combustibles. Foto: Marcelo Bonjour

El gobierno resolvió aumentar el precio de los combustibles desde hoy, luego de postergar el ajuste durante dos meses a instancias del presidente de la República, Luis Lacalle Pou. El precio del gasoil vuelve a aumentar después de tres años y medio.

En una conferencia en la tarde ayer en la Torre Ejecutiva, el ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini anunció un aumento de 12% en el precio de los combustibles. Eso implica que en los combustibles más utilizados: la nafta Súper 95 pasa de $ 58,35 a $ 65,47 por litro ($ 7,12 de suba) y el gasoil 50-s pasa de $ 40,40 a $ 45,29 por litro ($ 4,89 de incremento).

Por su parte, la nafta Premium 97 pasa de $ 60,54 a $ 67,80 por litro ($ 7,26 de alza) y el gasoil 10-s pasa de $ 60,60 a $ 67,87 por litro ($ 7,27 de suba).

Por último, el precio del supergas por kilo pasa de $ 50,14 a $ 56,16 ($ 6,02 más).

Esto es el “comienzo del nuevo sistema (de ajuste de los combustibles) que implica el alineamiento con los precios internacionales”, señaló Paganini. El subsidio al supergas “se mantiene, tiene un ajuste similar al resto de combustibles, y no un aumento mayor como podía reclamar el ente petrolero”, añadió.

En este nuevo sistema, los precios de naftas, gasoil, supergás y otros deben alinearse a los de paridad de importación (PPI). El PPI es un cálculo que realiza la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea) haciendo el ejercicio teórico de cuánto saldría cada combustible si en Uruguay existiera la libre importación (y un importador le compitiera a Ancap).

“El precio del crudo está al alza desde diciembre” pasado y ya lleva “un 32% de aumento y las perspectivas del mercado son para continuar firme y tener aumentos, aunque quizás más suaves. Eso explica la necesidad de ajuste”, indicó Paganini.

Con el aumento del precio del petróleo, los precios de naftas y gasoil al público estaban por debajo del que los cobraría un importador. El del supergás hace años que viene por debajo del PPI ya que está subsidiado.

Como además Ancap tiene sobrecostos asumidos (subsidio indirecto a la actividad del pórtland que es deficitaria, mezcla de agrocombustibles no reconocida en el PPI, subsidio indirecto al supergás y un sobrecosto estructural) hay un período de transición en este nuevo esquema.

Eso implica que al valor que indique el PPI, se le debe sumar un “factor X” para determinar el precio al público. Ese “factor X” es actualmente de $ 2,97 por litro.

Sin embargo, “en atención al impulso a la reactivación (de la economía) y a la pandemia (del COVID-19), hemos resuelto no aplicar el adicional que correspondería por sobrecostos” de Ancap, afirmó Paganini.

La ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, explicó que si se hubiera realizado el ajuste como marca el nuevo sistema (incluyendo el “factor X”), la suba habría sido de 17,4% en el caso de las naftas y de 19,5% en el caso del gasoil.

“Eso es lo que estamos resignando, porque entendemos que en la coyuntura actual no es trasladable a tarifas”, remarcó Paganini.

Al ajustar menos, “Ancap deja de percibir ingresos por aproximadamente US$ 10 millones”, indicó Arbeleche y agregó que “lo importante es apoyar a Ancap para que reciba las líneas de crédito necesarias para hacer frente a esta situación”.

Es que por la postergación del ajuste de los combustibles en abril y en mayo, Ancap perdió ingresos por entre US$ 80 millones y US$ 90 millones, había señalado su presidente Alejandro Stipanicic.

La ministra de Economía y Finanzas aseguró que “Ancap va a trasladar el precio al que compra el petróleo a la población. Lo que no va a hacer Ancap, como en el pasado, es aumentar (más) las tarifas para que haya ingresos a Rentas Generales”. El último ajuste que había tenido el precio del gasoil, había sido el 3 de enero de 2018.

Agregó que al haber postergado dos meses el ajuste y hacerlo por un 12% en vez de porcentajes mayores, “el gobierno ha priorizado el apoyo al sector productivo”.

El director de Ancap por el Frente Amplio, Walter Sosa, dijo en su cuenta de Facebook que el gobierno “ignoró a la oposición que propuso establecer una Mesa de Acuerdo para evitar esta suba. Era posible disminuir el Imesi (que grava las naftas) y de esa manera evitar castigar a la población” y “en el caso del gasoil aumenta el monto recaudado por IVA ya que es un porcentaje (del precio)”.

“La promesa electoral de bajar los precios desapareció”, añadió.

En el caso de la nafta Súper 95, el Imesi supone un 48% del precio final y en el caso del gasoil, el IVA un 18,03%.

Arbeleche afirmó que “los últimos datos del mercado laboral parecen estables, pero, necesitamos incrementar las fuentes de trabajo”, reafirmó la ministra.

En abril y mayo, Lacalle Pou había terciado para no ajustar los combustibles porque entendía que era “inviable” políticamente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados