INFORME

La estrategia de uno de los mayores bancos del mundo sobre la deuda que emite Uruguay

¿Cómo debería financiarse Uruguay? ¿Cuál es la estrategia del gobierno? ¿Qué recomienda uno de los principales bancos del mundo a sus clientes sobre la deuda uruguaya?

Bank of America: uno de los mayores bancos del mundo realizó un informe para sus clientes -al que accedió El País- sobre Uruguay. Foto: AFP
Bank of America: uno de los mayores bancos del mundo realizó un informe para sus clientes -al que accedió El País- sobre Uruguay. Foto: AFP

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Es “un momento de un buen contexto internacional porque hay bajas tasas de interés a nivel internacional y donde el riesgo país de Uruguay en la comparación con otros países emergentes estamos bien posicionados. Hay un contexto favorable para un endeudamiento en el mercado de capitales”, dijo la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche en entrevista con El País publicada el domingo pasado.

¿Cómo debería financiarse Uruguay? ¿Cuál es la estrategia del gobierno? ¿Qué recomienda uno de los principales bancos del mundo a sus clientes sobre la deuda uruguaya?

Según el Reporte de Deuda Soberana de la Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), “las necesidades de financiamiento del gobierno central para 2021 se estiman en US$ 4.335 millones. Esta cifra incluye aproximadamente US$ 1.534 millones en amortizaciones de bonos y préstamos con organismos multilaterales”.

“Las amortizaciones contractuales para el año 2021 son menores al año anterior debido, en parte, a las operaciones de manejo de pasivos que se realizaron en 2019 y 2020”, agregó.

Así, “la emisión bruta de bonos (en mercados internacionales y doméstico) se estima en aproximadamente US$ 3.650 millones para este año. El total de endeudamiento neto proyectado para 2021 es de US$ 2.241 millones, por debajo del límite fijado por ley”, indicó la Unidad de Gestión de Deuda.

La estrategia del gobierno para el endeudamiento en 2021 tiene tres pilares. El primero es “priorizar el financiamiento en moneda local, tanto en el mercado doméstico como en el mercado internacional. El gobierno está evaluando la emisión de un bono global en moneda local, para extender la duración del portafolio y mantener un peso estable en el índice de JP Morgan GBI-EM (de emergentes). Si bien los rendimientos de los bonos globales en pesos nominales con vencimientos en 2022 y 2028 han comprimido, siguen siendo los más altos dentro del GBI-EM”, indicó el reporte de la Unidad de Gestión de Deuda. En el mercado local, la previsión inicial es emitir el equivalente a US$ 555 millones.

“Adicionalmente, como parte de la estrategia para incrementar la proporción de deuda del sector público denominada en moneda local, la Unidad de Gestión de Deuda continuará buscando condiciones favorables de mercado que permitan la conversión de préstamos con organismos multilaterales denominados en moneda extranjera a moneda local, tanto en pesos nominales como en Unidades Indexadas (UI)” a la inflación, agregó.

Azucena Arbeleche, ministra de Economía. Foto: Estefanía Leal
Azucena Arbeleche, ministra de Economía. Foto: Estefanía Leal (Archivo)

El segundo pilar de la estrategia del gobierno es “ejecutar operaciones de canje y/o de recompra de instrumentos emitidos por el gobierno, de manera de continuar con la política de extensión de madurez y minimizar el riesgo de refinanciamiento. Las operaciones de manejo de pasivos también contribuyen a la construcción de bonos de referencia y a incrementar la liquidez de instrumentos ofrecidos regularmente”, explicó el informe de la Unidad de Gestión de Deuda.

El último pilar de la estrategia es “integrar el financiamiento sostenible en la estrategia de gestión de deuda tratando de capitalizar, y al mismo tiempo potenciar, las fortalezas de Uruguay en factores ESG (ambientales, sociales y de gobernanza, por sus siglas en inglés)”, señaló el informe. Incluso se menciona la posibilidad de emitir un “bono verde

¿Qué dicen en el exterior?

En un reciente informe para clientes -al que accedió El País y que parte de su contenido se publicó ayer-, la división Securities del banco estadounidense Bank of America hizo una serie de puntualizaciones sobre la deuda uruguaya.

“Creemos que el programa financiero es factible con una gran presión dada la credibilidad fiscal construida en 2020 y considerando que la mayor parte de los vencimientos son en pesos (en torno a 60% de los vencimientos de deuda en 2021 son en el mercado doméstico excluyendo préstamos de organismos)”, evaluó el Bank of America.

Respecto a la “posible emisión global de bonos en pesos”, el banco analizó que “una estrategia de desinflación gradual pero creíble debería respaldar la estrategia. Los fuertes flujos y stocks externos reducen las variaciones de las grandes fluctuaciones cambiarias reales”.

Los analistas de la institución recomendaron “mantener el peso” de la deuda uruguaya en los portafolios de inversión de sus clientes, cuando en meses previos sugerían “sobreponderar el peso”. “Creemos que los ajustados diferenciales de Uruguay reflejan bastante las fortalezas de Uruguay y su manejo exitoso de la pandemia. La deuda externa de Uruguay superó a los soberanos con calificación BBB en junio-julio de 2020 y sus bonos ahora cotizan significativamente más ajustados que los niveles anteriores al COVID-19”, apuntó.

Vista panorámica de la Plaza Independencia. Foto: Nicolás Pereyra
Vista panorámica de la Plaza Independencia. Foto: Nicolás Pereyra

“Los factores de apoyo incluyen el nuevo marco fiscal (regla fiscal / tope de deuda), austeridad fiscal en 2020 (el gasto real apenas aumentó, incluido el gasto por el COVID-19), cuenta corriente equilibrada, precios más altos de la soja, alto nivel de reservas internacionales (30% del Producto Interno Bruto), instituciones sólidas y altas calificaciones de ESG. Además, el buen perfil de la deuda (el vencimiento medio es de 13,5 años) podría amortiguar el impacto de un shock en las tasas de interés globales”, afirmó el Bank of America.

“Los riesgos al alza son una consolidación fiscal más rápida, una recuperación más rápida del crecimiento y la eliminación de la perspectiva de calificación negativa de Fitch. Los riesgos a la baja son una consolidación fiscal más lenta, un repunte más lento del crecimiento, un gran brote de la pandemia (que Uruguay ha evitado hasta ahora) y rebajas de calificación de las calificadoras”, concluyó.

Uruguay podría emitir un “bono verde o social”
Ministerio de Economía y Finanzas. Foto: Estefanía Leal

El gobierno analiza la posibilidad de emitir un “bono verde” o “bono social”. Como parte de la estrategia de “financiamiento sostenible”, el gobierno va a tratar “de capitalizar, y al mismo tiempo potenciar, las fortalezas de Uruguay en factores ESG (ambientales, sociales y de gobernanza, por sus siglas en inglés)”, indicó el informe de la Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía y Finanzas.

“Hacia adelante, el gobierno continuará trabajando hacia una posible emisión, ya sea a través de los modelos de ‘bono verde o social’, o de ‘bono indexado a la sostenibilidad”, agregó el reporte oficial.

Los “bonos verdes se utilizan únicamente para objetivos ambientales, mientras que los bonos sociales se dedican a proyectos destinados a mejorar el bienestar social, y los bonos de sostenibilidad combinan objetivos sociales y ambientales”, explica un documento del Banco Interamericano de Desarrollo. “En América Latina y el Caribe, la emisión de bonos temáticos está a la zaga de los volúmenes temáticos mundiales, a pesar de ser la región más vulnerable del mundo al cambio climático. La oportunidad para que el mercado temático de bonos crezca aún más es tangible, ya que hay más proyectos verdes y sociales para financiar e inversionistas para participar”, agrega el BID.

¿Qué dice el Bank of America a sus clientes respecto a esta posibilidad de Uruguay? “El gobierno podría considerar un bono verde en el futuro. Recordemos que Uruguay se ubica en la parte superior de los índices ESG de bonos soberanos de emergentes”, señaló.

El informe del banco estadounidense expresó además que “dada la preferencia (del gobierno) por emitir bonos en moneda local, creemos que no es probable que una emisión de bonos en dólares supere los US$ 1.000 millones en 2021. Al igual que en 2020, es probable que la baja oferta primaria respalde los bonos”.

Creen que se mantendrá el grado inversor

La calificadora de riesgo Fitch es la única que tiene a Uruguay en el escalón mínimo dentro del grado inversor (BBB-) con perspectiva “negativa”. El Bank of America estima que “Uruguay mantendrá el grado inversor”. En el informe para clientes cree que “las políticas del gobierno eventualmente conducirán a la eliminación de la perspectiva de calificación negativa de Fitch, eliminando los riesgos de una baja de calificación. Sin embargo, creemos que Fitch esperará a que se materialice la consolidación fiscal antes de cambiar la perspectiva”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados