DECISIÓN

A instancias de Lacalle Pou, el gobierno postergó otra vez la suba de combustibles, ¿qué pasó?

La decisión de postergar “un mes más” la suba de naftas y gasoil fue tomada “a pesar del aumento del precio del petróleo en el mercado internacional", según el comunicado oficial.

Estación de servicio. Foto: Archivo El País
Estación de servicio. Foto: Archivo El País

El gobierno decidió postergar por un mes más el aumento en el precio de los combustibles a pedido nuevamente del presidente Luis Lacalle Pou, quien en abril ya había solicitado hacer un “esfuerzo” adicional para mantener los precios debido a la crisis por la pandemia.

En un comunicado emitido ayer por el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) se informó que las autoridades del Ministerio de Economía y Finanzas, del MIEM y de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto “resolvieron en acuerdo con el presidente (Lacalle Pou) postergar por un mes más” el incremento en el precio de los combustibles al público “como aporte para continuar apalancando el proceso de reactivación de la actividad local durante la pandemia”.

El comunicado señaló que a partir del próximo mes se comenzará con la aplicación del nuevo mecanismo de fijación de tarifas que tendrá como referencia el Precio de Paridad de Importación (PPI), relevado mensualmente por la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua, mecanismo que según el gobierno “dará transparencia a los precios y eliminará la discrecionalidad fiscal en su fijación”.

De acuerdo con el comunicado oficial, la decisión de postergar “un mes más” la suba de naftas y gasoil fue tomada “a pesar del aumento del precio del petróleo en el mercado internacional desde fines del año pasado, que impulsó fuertes subas en los combustibles en la región”.

Desde fines del año pasado el precio del petróleo Brent -que Ancap toma como referencia- registró un incremento de 36%, mientras que en el primer cuatrimestre del año el dólar aumentó 4%. Trasladar esas variaciones a las tarifas de los combustibles implicaba un aumento de más de 20% en promedio.

En base a fuentes del gobierno, el diario El Observador había publicado el jueves que si se trasladaban las subas de petróleo y dólar a los combustibles, el incremento podía ser superior al 20%. Fuentes del gobierno dijeron el jueves a El País que en caso de resolverse un aumento -la última palabra la tiene el presidente, remarcaron-, el mismo sería menor a 10% porque es “políticamente inviable” un alza que recoja todos los ajustes de costos para Ancap. Así que otra vez, como sucedió en abril, la última palabra del presidente fue la de no subir los combustibles.

En abril ya se había postergado el ajuste de combustibles, que de trasladar las variaciones de petróleo y dólar implicaba un 18% en promedio.

Lacalle Pou entendió en ese entonces que aplicar un ajuste de combustibles era políticamente “inviable”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados