REGIÓN

Melconian prevé que el cepo cambiario en Argentina “se mantenga” y CPA estimó impacto en el turismo

El economista argentina Carlos Melconian disertó ayer sobre la realidad del vecino país y sus impactos en la economía local.

Carlos Melconian, expresidente del Banco Nación. Foto: CPA Ferrere.
Carlos Melconian dijo que aunque aún no ganó la elección, la pregunta es “qué va a hacer” Alberto Fernández. Foto: CPA Ferrere.

La situación económica de Argentina es un tema de atención para los uruguayos y hasta está inmerso en la campaña electoral. En ese marco, la consultora CPA Ferrere hizo ayer un evento sobre la realidad del vecino y las implicancias en Uruguay, que incluyó un análisis del economista Carlos Melconian, expresidente del Banco Nación, quien aseguró que las restricciones para la compra de dólares “se van a mantener” y “aquí van a tener un conflicto” con el turismo.

En una rueda de prensa posterior a la presentación, Melconian dijo que hoy los mercados internacionales “se preguntan cómo será el gabinete y cómo hará las cosas” el candidato favorito Alberto Fernández. “Los hechos prioritarios son saber qué va a querer hacer con (la deuda con) el Fondo Monetario Internacional (FMI), qué pasará con el régimen cambiario y cómo terminará de definirse el reperfilamiento de la deuda (con el resto de los acreedores)”, subrayó.

Melconian no consideró viable una salida para la deuda “a la uruguaya”, como planteó días atrás Alberto Fernández. “Si entiendo por eso un reperfilamiento del capital, cumplir con los intereses e ir a un superávit del fisco de tres puntos del Producto (como ocurrió en Uruguay tras la crisis del 2002), hoy son cosas que no están al alcance de Argentina”, detalló.

En varias oportunidades, el economista aclaró que su visión es “técnica” e “independiente”, si bien integró el gobierno de Mauricio Macri al conducir el Banco Nación entre 2015 y 2017. También su nombre sonó varias veces como posible ministro de Economía.

Consultado por El País sobre las restricciones cambiarias aplicadas desde septiembre, señaló que “eso se mantendrá más allá del cambio de gobierno o de un cambio de régimen” de control.

Las posibilidades, según explicó, son que “siga funcionando un mercado regulado por un control de cambios o que se formalice un doble mercado (como en la época del kirchnerismo)”, pero “en los hechos va a haber un tipo de cambio alto” para el turismo.

“Esto pasará más allá del esfuerzo que ha hecho Uruguay de acompañar con su moneda (al dólar). Hay una relación de tipo de cambio entre Uruguay y Argentina, que para lo que ustedes necesitan a nivel del turismo es la peor con la excepción de algún año como 2002. El dólar de Uruguay que hoy emparda al dólar argentino, si pudiera hacerse como por arte de magia, es mayor a $ 40 pero no van a ir a ese tipo de cambio solo para recibir el turismo argentino”, manifestó.

En línea con lo expuesto por los analistas locales de CPA, Melconian repasó que las vías de conexión de las economías de Uruguay y Argentina son el canal financiero, la deuda pública, el mercado cambiario y lo comercial, con el turismo como punto clave. “Este último será el (asunto) de más conflicto, porque han resuelto bien el tema bancario y en lo comercial será palo y palo”, expresó.

Impacto.

El socio y economista de CPA, Gabriel Oddone, se refirió en rueda de prensa a los impactos de la situación de Argentina en Uruguay.

Primero aclaró que hay “un horizonte mejor” que hace unos meses, producto de la confirmación de la segunda planta de UPM y el inicio de varias obras por el régimen de Participación Público-Privada (PPP), que brindan “un shock transitorio positivo”. Sin embargo, “al mismo tiempo la economía recibe un shock negativo y permanente desde Argentina”.

Los impactos del vecino, en especial a nivel del turismo, se estiman en “aproximadamente tres décimas del Producto”, detalló Oddone.

Las previsiones de CPA son que la economía local crezca 2,3% en 2020, guarismo que podría ser 2,6% sin los problemas en Argentina, aunque también estaría “debajo de 1%” sin UPM 2 y las nuevas obras.

Con este pronóstico, el año próximo se observará “un escenario mejor que el actual con la economía estancada, aunque sigue siendo un bajo crecimiento”, aclaró Oddone.

Sobre los canales de “contagio” desde el vecino hacia Uruguay, el analista de CPA repasó que “el bancario está obturado por los mecanismos desplegados luego de la crisis de 2002”; a nivel de la deuda pública “Uruguay ha reperfilado (vencimientos) y tiene buen manejo de liquidez y de stock de deuda”; y en lo cambiario el dólar “se mueve en Uruguay en la misma dirección y en el mismo momento que en Argentina, pero a un nivel menor”.

Aparte del turismo, en el plano comercial agregó que hay otros sectores “que reciben impactos negativos” como el plástico, las industrias químicas y de medicamentos. “Son sectores intensivos en mano de obra”, apuntó.

No hay mejora en corto plazo

“La realidad argentina es complicada y el 2020 será muy negativo. En el mejor de los casos será un año tan malo como este, la economía caerá cerca de 2% y hay riesgo de hiperinflación”, dijo Oddone. Coincidió con Melconian que no es viable un canje de deuda “a la uruguaya” -hay “una deuda en pesos (argentinos) alta que deberá financiar con emisión monetaria porque no tiene financiamiento externo”, repasó- y sostuvo que “no hay forma que Argentina mejore en el corto plazo, aún debe empeorar algo para mejorar”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)