MEDIDA

¿Cuál es la razón que está detrás del anuncio de Trump de subirle aranceles a Argentina y Brasil?

El anuncio de Donald Trump de una suba de aranceles a las importaciones de aluminio y acero provenientes de Argentina y Brasil tomó por sorpresa a los gobiernos de Mauricio Macri y Jair Bolsonaro.

Mauricio Macri y Jair Bolsonaro se vieron sorprendidos por el anuncio de Trump. Foto: Reuters
Mauricio Macri y Jair Bolsonaro se vieron sorprendidos por el anuncio de Trump. Foto: Reuters

Imprevistamente y sin aviso, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció en Twitter que volverá a subir aranceles a las importaciones de acero y aluminio de la Argentina y Brasil, un duro golpe para la economía en medio de la crisis que desterró el acuerdo sellado hace tan solo un año y medio por el gobierno de Mauricio Macri para preservar las exportaciones metalúrgicas.

Con la mente puesta en los comicios del año próximo, cuando buscará su reelección, Trump justificó la decisión en la renovada fortaleza del dólar, las ventajas que dejó la devaluación del peso y el real para la Argentina y Brasil en los últimos meses, y la necesidad de proteger a los agricultores del país, uno de los pilares de su “base” en varios estados cruciales del país, quienes han sufrido pérdidas por su guerra comercial con China.

“Brasil y la Argentina han estado presidiendo una devaluación masiva de sus monedas, lo cual no es bueno para nuestros agricultores. Por lo tanto, y con vigencia inmediata, restableceré los aranceles a todo el acero y el aluminio que se envíe a los Estados Unidos desde esos países”, anunció Trump en Twitter.

Preocupado por la fortaleza del dólar, el mandatario instó a la Reserva Federal (Fed) a impedir que los países se “aprovechen” depreciando sus monedas, e insistió además en que la Fed debería bajar la tasa de interés para impulsar la economía. “¡Bajen las tasas y alivien, Fed!”, cerró el mandatario en su mensaje en Twitter.

La decisión de Trump volvió a mostrar la manera en la que supedita la política exterior a sus necesidades políticas internas. La movida tomó totalmente desprevenidos a los dos mandatarios con los cuales tiene mejor relación en América Latina, Mauricio Macri, a quien llamó “mi amigo” y conoce desde hace más de 30 años, y Jair Bolsonaro, apodado “el Trump del trópico”.

Macri y Bolsonaro se habían preocupado por construir un estrecho vínculo con la Casa Blanca. La movida del mandatario republicano llegó en el epílogo del gobierno de Macri, cuando faltan ocho días para la asunción de Alberto Fernández. La Cancillería dijo que negociará una solución, una tarea que quedará para el próximo gobierno, y que podría convertirse en el primer test para la relación bilateral de la presidencia de Fernández.

La decisión echó por tierra el acuerdo firmado en mayo de 2018, cuando Trump se comprometió a mantener un cupo de importaciones de acero y aluminio exento de los nuevos aranceles. En su momento, el gobierno de Macri consideró ese acuerdo “un logro”. Brasil también tenía un cupo, al igual que otros países, como Corea del Sur.

“Es inesperado para todos, para nosotros, para Brasil y para el sector privado”, dijo el ministro de Producción y Trabajo de Argentina, Dante Sica.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, consultado sobre los aranceles a Brasil y la Argentina en una entrevista con la cadena Fox, afirmó: “aun nuestros amigos tienen que vivir según las reglas”. El funcionario dijo que creía que Trump estaba preocupado por el impacto de la devaluación de las monedas era un “factor justo” a ser considerado. “Él sintió que tenía que hacer algo al respecto”, señaló.

También Francia.

A su vez, el gobierno de Estados Unidos dijo ayer que podría imponer aranceles adicionales de hasta 100% a las importaciones de champán, bolsos, queso y otros productos franceses, luego de concluir que un nuevo impuesto del país europeo a los servicios digitales dañará a las empresas tecnológicas estadounidenses.

El representante de comercio de Estados Unidos dijo que una investigación encontró que ese impuesto es “incompatible con los principios vigentes de la política fiscal internacional y es inusualmente oneroso para las empresas estadounidenses afectadas”, entre ellas Alphabet Inc, Facebook, Apple y Amazon. (En base a La Nación /GDA y Reuters)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)