COMERCIO

Uruguay y otros 16 países acordaron solución transitoria ante bloqueo a tribunal de OMC

Estados Unidos está en contra del funcionamiento del tribunal de solución de controversias de la Organización Mundial del Comercio, que quedó inoperativo en diciembre.

Donald Trump en el Foro Económico Mundial. Foto: Archivo
Donald Trump en el Foro Económico Mundial. Foto: Archivo

Desde diciembre está inoperativo -al quedar con un solo juez- el Órgano de Solución de Diferencias (OSD) de la Organización Mundial de Comercio (OMC), un tribunal clave que interviene ante quejas de los países por incumplimiento de las reglas comerciales. El motivo es el bloqueo que le viene realizando Estados Unidos, al entender que entrega soberanía al someterse al OSD, cuyas decisiones son de cumplimiento obligatorio.

Este tribunal de apelaciones era llamado “la joya de la corona de la OMC”, porque daba estabilidad y ecuanimidad al comercio global, al permitir que un país pequeño pueda reclamar ante una medida arbitraria de una potencia.

Por esto mismo es que los miembros de la OMC han intentando sin éxito desde 2017 una solución de consenso -cualquier decisión en el organismo se toma por unanimidad- para evitar el cese del OSD. El tribunal se conformaba con siete jueces, que han ido cesando en sus funciones (el año pasado siguió funcionando con solo tres) sin acuerdo para nombrar a sus reemplazantes.

La postura de Estados Unidos no es solo no apoyar estas designaciones, sino que sostiene que se debe cambiar el funcionamiento del mecanismo de resolución de diferencias y de la OMC en general, aunque no ha realizado ninguna propuesta.

El primer paso de acercamiento entre Donald Trump y la OMC ocurrió en Davos (Suiza) a fines de enero, cuando el presidente estadounidense mantuvo una reunión con el brasileño Roberto Azevedo, director general del organismo multilateral. Luego, en una conferencia conjunta, el mandatario afirmó que su “diferendo” con la OMC es porque “nuestro país no ha sido tratado de forma equitativa”, pero anunció que comenzaban conversaciones para crear “una estructura completamente nueva”.

Sin embargo, ante la lentitud del proceso y la urgencia por reactivar el tribunal, también en Davos los representantes de 17 países -incluidos Uruguay, los vecinos (Argentina y Brasil) y la Unión Europea (UE) como bloque- acordaron crear un procedimiento de apelación provisional que permita a los miembros de la OMC tener una instancia de negociación ante diferendos, y se comprometieron a respetar sus resoluciones.

Los firmantes aparte de los ya mencionados son Australia, Canadá, China, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, República de Corea, México, Nueva Zelanda, Noruega, Panamá, Singapur y Suiza.

“Seguimos comprometidos a trabajar con todos los miembros de la OMC para encontrar una mejora duradera en la situación del Órgano de Apelación. Creemos que un sistema de solución de diferencias en funcionamiento es de suma importancia para un sistema de comercio basado en normas, y que una etapa de apelación independiente e imparcial debe continuar siendo una de sus características esenciales”, dice la declaración conjunta.

Agrega que mientras se busca llevar esto adelante, “trabajaremos para establecer medidas de contingencia que permitan apelar los informes de los paneles de la OMC (instancia inicial ante un diferendo) en disputas entre nosotros, en la forma de un acuerdo de apelación provisional multipartita”.

Organización Mundial del Comercio (OMC). Foto: AFP.
Organización Mundial del Comercio (OMC). Foto: AFP.

El órgano creado respetará las reglas vigentes en la OMC y se utilizará para resolver diferendos “hasta que el Órgano de Apelación reformado esté plenamente operativo”. La declaración sostiene que el acuerdo entre los 17 miembros está “abierto” a cualquier otro país “que desee unirse”.

“Hemos dado instrucciones a nuestros funcionarios para finalizar rápidamente el trabajo en dicho acuerdo. También hemos tomado nota de la reciente participación del presidente Trump en la reforma de la OMC”, concluye la nota firmado por este grupo de países.

Fuentes al tanto de las negociaciones explicaron a El País que más allá de que Trump conversara sobre el diferendo con Azevedo, la solución debe ser acordada con los países miembros de la OMC, ya que el director general no tiene voto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados