MERCADO DE TRABAJO

¿Por qué analistas y Mieres creen que se viene “la hora de la verdad” para el desempleo?

Si bien el desempleo se ubicó en 9,7% en mayo, ya se prevé que en los próximos meses se llegue a un pico superior a 13%.

Gente buscando trabajo en el Gallito Luis. Foto: Darwin Borrelli
Los analistas estiman que cuando post-pandemia más gente vuelva a buscar trabajo, crecerá el desempleo. Foto: Darwin Borrelli

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Uno de los aspectos previsibles de la crisis provocada por el coronavirus y la paralización de actividades es la afectación del empleo. El Instituto Nacional de Estadística (INE) que releva los datos del mercado laboral, postergó hasta principios de junio el informe de marzo -los datos suelen tener dos meses de desfasaje- y no deben de haber sido pocos los sorprendidos cuando se conoció que la tasa de desempleo en el mes de inicio de la pandemia fue inferior a febrero.

Incluso continuó bajando desde el 10,1% de marzo a 9,7% en los dos meses siguientes. El miércoles el ministro de Trabajo, Pablo Mieres, expresó que cuando “uno mira el indicador dice: ‘caramba, el desempleo no aumentó; pero es una situación oculta”. Explicó que al ver los otros datos del mercado, se estima que la desocupación “debería trepar al 14% o 15%”.

La economista de Exante, Florencia Carriquiry, explicó a El País que “los datos del mercado de trabajo se deben mirar en conjunto y no de forma aislada”, porque cada uno muestra “una parte distinta”: la tasa de actividad es “la oferta de trabajo, la fuerza laboral que se ofrece”; la tasa de empleo “es la demanda de trabajo que hacen las empresas y los hogares”; y el desempleo es “el resultado de la interacción de los dos” indicadores anteriores.

“Mirar solo el desempleo como indicador de la salud del mercado laboral es muy incompleto y puede ser engañoso”, dijo Carriquiry y ejemplificó que hoy día “pese a la masiva destrucción de puestos de trabajo desde la llegada del coronavirus, no sube porque cayó mucho la cantidad de gente que busca trabajo, es decir la oferta de mano de obra”.

En efecto, de febrero a marzo hubo 112.000 personas menos activas (que tienen trabajo o están en búsqueda), con una tasa de actividad que llegó a su menor valor desde finales de 2005. Además, la tasa de empleo mostró una destrucción de 92.800 puestos de un mes a otro.

El economista de CPA, Giuliano Cantisani, dijo a El País que un aspecto clave a entender es que “en momentos de crisis económica siempre se da el problema de los ‘desalentados’, que son aquellos que por falta de oportunidades laborales dejan de buscar y por lo tanto pasan a ser considerados inactivos en lugar de desempleados”.

Pero la pandemia con sus efectos agrega algunas particularidades: “se suman otros impedimentos a la hora de buscar trabajo, como las restricciones a la movilidad o el hecho de que su sector de actividad aún no haya reabierto”, indicó.

La medición del INE incorporó nuevas categorías que dan cuenta de estos fenómenos. Según consignó la consultora Grant Thornton Uruguay, el número de desocupados de mayo (unas 165.000 personas) “no incluye a los ocupados ausentes que se encontraban en seguro de paro (unos 100.000), a los ocupados ausentes en suspensión o cuarentena (unos 71.000) ni a los activos que no buscan trabajo por la coyuntura de la pandemia (unos 33.000)”.

Cantisani apuntó que los inactivos que no buscan empleo por la pandemia pasaron del 50% en los meses iniciales a 36% en mayo, es decir que a partir que “las medidas de distanciamiento y restricciones se van flexibilizando, más personas se han ido volcando hacia la búsqueda de empleo”. Este proceso conduce a “una normalización de la tasa de actividad”, que debería intensificarse en los próximos meses.

Así y sin que cambien otros factores del mercado laboral, esa gente que comienza a buscar empleo pasará a engrosar el dato de desempleo.

“La hora de la verdad viene ahora”, dijo Mieres en referencia a esto y también a que a medida que se vencen los seguros de paro -el gobierno ya anunció que el subsidio parcial (para trabajadores que hacen menos horas o trabajan menos cantidad de días) se extiende hasta fin de septiembre- pueden haber más despedidos.

Pablo Mieres, ministro de Trabajo. Foto: Francisco Flores
Pablo Mieres, ministro de Trabajo. Foto: Francisco Flores

Según supo El País en base a fuentes del Banco de Previsión Social (BPS), hasta el momento hubo unas 260.000 personas que estuvieron en seguro de paro en algún momento de la pandemia. De ese total, unos 135.000 siguen cobrando el subsidio en julio, hay unos 100.000 que se reintegraron a sus trabajos y entre 20.000 y 25.000 son los despidos efectivizados.

Pico de la tasa de desempleo.

De cara a esa “hora de la verdad” que planteó el ministro, las consultoras estiman que en los próximos meses se alcanzará el pico de la tasa de desempleo. Si bien todas aclaran que es difícil adelentar indicadores por la imprevisibilidad del coronavirus y sus impactos, prevén que la desocupación supere niveles que no se veían al menos desde 2006 -en enero la tasa fue de 13,2%-.

En CPA creen que la normalización de la tasa de actividad “implicaría un desempleo del orden de 15%” y que “el momento de mayor presión se dará entre julio y setiembre, cuando finaliza la cobertura de seguro de desempleo por causal suspensión de 150.000 trabajadores y (debe definirse) su eventual reincorporación, despido o extensión de la cobertura”.

Carriquiry de Exante señaló que “en el transcurso del tercer trimestre probablemente veamos un desempleo de 13% o 14%”. Mientras que Grant Thornton Uruguay sostuvo que “la tasa de desempleo alcanzará un pico cercano al 13% durante el segundo semestre del año”.

Mesa de diálogo por el empleo

Una comisión de 12 expertos en representación del gobierno, trabajadores y cámaras empresariales comenzará a trabajar el 3 de agosto para presentar el primer informe de la Mesa de Diálogo por el Empleo y la Sustentabilidad, un órgano que surgió del Consejo Superior Tripartito. Según informó Mieres, la comisión abordará entre otros temas, la creación de empleo en el Uruguay, el monitoreo de los procesos de seguro de paro y su eventual canalización hacia la reincorporación al mercado. El objetivo según el ministro de Trabajo será fijar el camino sobre las políticas de empleo a futuro. Las tareas de la comisión será a dos niveles: por un lado observar los temas más urgentes producto de la pandemia, y por otro las situaciones más estructurales del mercado laboral.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados