MERCADO LABORAL

Se destruyeron 99.000 empleos entre marzo y abril, pero el desempleo no sube tanto, ¿por qué?

En el bimestre marzo-abril con pleno impacto del coronavirus en Uruguay se perdieron 100.000 empleos respecto a igual período de 2019.

Gente buscando trabajo en el Gallito Luis. Foto: Darwin Borrelli
En abril, la página de Trabajo de Gallito tuvo la menor publicación de avisos solicitando trabajadores de los últimos 3 años. Foto: Darwin Borrelli.

Una de las consecuencias obvias del COVID-19 y las medidas de aislamiento social es que una mayor cantidad de personas quedarán en situación de desempleo. Así lo dan por descontado analistas y el gobierno, cuyas autoridades han planteado que evitar una ola de despidos es una prioridad. Sin embargo, según la medición del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en marzo y abril la tasa de desempleo no creció tanto. ¿Cómo se explica esto? ¿Qué lleva a esta evolución en plena pandemia?

La clave pasa por mirar la evolución de los otros dos índices que releva el INE junto al desempleo: la tasa de actividad y la de empleo. La primera mide la población activa, que trabaja o busca empleo respecto al total de gente en edad de trabajar, y la segunda los empleados respecto de ese mismo total.

La tasa de actividad pasó de 63% en febrero a 59% en marzo y en el cuarto mes del año se ubicó en 57,7%. A su vez, en el promedio de marzo-abril fue de 58,4%. Según cálculos de El País, esto implicó que hay 35.000 personas menos en abril que en marzo trabajando o buscando empleo, y 85.000 menos si se compara el bimestre (marzo-abril) con igual período de 2019.

La tasa de empleo varió de 56,4% en el segundo mes al 53,1% en marzo y a 52,1% en abril. En el promedio de marzo-abril fue de 52,6%. Los números marcan que se perdieron casi 27.000 puestos en abril frente a marzo y 118.000 en abril frente a igual mes de 2019. A su vez, tomando la comparación bimensual interanual se destruyeron cerca de 99.000 empleos.

Tras observar esto puede entenderse mejor la evolución del desempleo, que estuvo en 10,5% en febrero, bajó a 10,1% en marzo, mientras que en abril fue 9,7%. A su vez, en el promedio marzo-abril fue 9,9%.

El 9,7% de desempleo implica que había 162.000 desocupados en abril, unos 10.000 menos que en marzo, pero 21.000 más que hace un año. En el bimestre hay 12.252 desempleados más que en igual lapso de 2019.

“Durante abril el empleo desestacionalizado (frente a marzo) habría atenuado su ritmo de caída”, ya que en marzo frente al mes previo se habían perdido más puestos, señaló el economista Aldo Lema a través de Twitter. Pero distinto es el análisis en la comparación interanual: “las estimaciones del INE sugieren para abril una pérdida del orden de 120.000 empleos versus igual mes de 2019”, cuando “en marzo la caída era cercana a 78.000 puestos”.

El analista Giuliano Cantisani de CPA Ferrere dijo a El País que igual que ocurrió en marzo, “en esta edición la tasa de desempleo se vio amortiguada por un descenso en la tasa de actividad y por este motivo no se vio un aumento importante” en el nivel de desocupados. Ante esto, consideró “más relevante observar la evolución del empleo”, que “continuó cayendo” en abril.

Gallito Luis. Foto: Leonardo Mainé
Foto: Leonardo Mainé

El economista Hugo Bai del equipo de los trabajadores en el Banco de Previsión Social (BPS) señaló que “la mayor caída de la tasa de empleo respecto al aumento en la tasa de desempleo se explica por la drástica caída en el número de personas que declarar buscar empleo durante la pandemia”.

El INE reveló que “entre los inactivos (que aumentaron en 40.000 en el mes) que declaran estar disponibles para trabajar pero no buscaron trabajo (110.000 personas en total), un 49,9%” dijo que no lo hizo “por la coyuntura de la pandemia”.

El reporte del INE aclaró que los datos de los dos últimos meses “no son estrictamente comparables” porque hubo cambios procedimentales (la encuesta fue no presencial y variaron algunas preguntas).

Cantisani subrayó que debe valorarse “que todas aquellas personas que se encuentran en seguro de paro por suspensión (la gran mayoría) no son consideradas desocupadas dado que siguen manteniendo un vínculo con su empleo”. La medición del INE incluye a trabajadores informales, lo que puede explicar parte del salto de la pérdida de empleo en los últimos meses.

Entre marzo y mayo, el Banco de Previsión Social había contabilizado unos 15.500 despidos de trabajadores formales entre los envíos al seguro de desempleo.

Gerentes del BPS tuvieron que ir a declarar por megaestafa al Fonasa. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País.

“El mayor desafío en términos de empleo se dará en los meses de julio y agosto cuando venzan la mayoría de los seguros (de paro)”, señaló Cantisani.

En esa línea se manifestó el ministro de Trabajo, Pablo Mieres, en entrevista con El País. Informó que hay 82.000 subsidios que vencen en la segunda quincena de julio y 100.000 en agosto, planteándose el gobierno “tres escalones” para “evitar” despidos: “el primer objetivo es la reincorporación, el segundo la reincorporación parcial y el tercero prorrogar el seguro de paro”.

Demanda.

Los datos del INE muestran los problemas del mercado de trabajo desde la perspectiva de los trabajadores, y la contracara es la menor demanda laboral que existe por parte de las empresas.

Según datos del portal laboral del Gallito (trabajo.gallito.com.uy) abril fue el mes de menor publicación de empleos en los últimos tres años, con una caída de 53% en el bimestre (marzo y abril) frente al mismo período de 2019.

Desde mediados de mayo en adelante la demanda laboral comenzó a mostrar una mejoría asociada a las áreas de ventas-comercial, cadetería-cobranza y salud. Sin embargo, hay otros sectores que aún no muestran un repunte como hotelería, gastronomía, turismo, comercio exterior, atención al cliente y administración (con caídas de entre 60% y 80% en la comparación interanual).

El ingreso medio de los hogares bajó 3,3% en mes

El INE informó ayer que la estimación del ingreso medio de los hogares para el total país fue de $ 61.216 en abril, ubicándose $ 2.120 por debajo de la estimación del mes anterior ($ 63.336), esto es una caída de 3,3%. Mientras que la estimación del ingreso medio per cápita en el cuarto mes del año fue $ 21.728 siendo $ 756 inferior respecto al mes anterior ($ 22.484). Este indicador releva los ingresos derivados del trabajo y por transferencias -dinero y especie en ambos casos-, así como las rentas de capital y otros ingresos.

Más que se duplicaron los “ausentes” temporales
Gráfica

“Dado el contexto de emergencia sanitaria, a partir de mediados de marzo, se considera necesario incorporar algunos indicadores en el boletín técnico que permitan comprender mejor lo sucedido en el mercado laboral”, indicó el informe del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Una de las recomendaciones del gobierno apenas se instaló el coronavirus en Uruguay fue que todo aquel que pudiera trabajar desde su hogar (teletrabajo) lo hiciera. “Se observa que un 5,3% del total de ocupados declaran teletrabajar habitualmente. La estimación asciende a 19,3% cuando se consulta por teletrabaio la semana pasada (donde sí se consideran situaciones habituales, coyunturales o extraordinarias)”, señaló el informe.

Por su parte, el INE indicó que “los ocupados ausentes temporalmente de sus trabajos representan el 23,7% del total de los ocupados en el mes de abril, incrementándose 14,3 puntos porcentuales” respecto a marzo.

Por “ocupados ausentes temporalmente de sus trabajos” el INE señaló que engloba a “aquellos trabajadores que sin haber trabajado la semana pasada mantienen un vínculo con su puesto de trabajo. La razón más frecuente de ausencia de los ocupados responde a licencias (vacaciones, enfermedad, estudio, etc.). Para otro tipo de razones de ausencia, (como poco trabajo, suspensión, conflicto laboral, seguro de desempleo), se valora la fuerza del vínculo con el puesto de trabajo: en función de si continúan percibiendo ingresos por su trabajo o si el plazo de retorno a su puesto es menor o igual a los tres meses”.

“En lo que refiere a los motivos de ausencia del trabajo entre lo ocupados ausentes, un 36,6% declara no haber trabajado por estar suspendido por el contexto de emergencia o encontrarse en cuarentena; mientras que un 31,1% se encuentra en seguro de paro especial o común”, 21,3% estaba en uso de “licencia” y 9% responde a otras causas, dijo el informe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados