EMPLEO

Postergan despidos, pero Zenda asegura que va a cerrar plantas

En otra curtiembre en conflicto, París, se llegó a acuerdo y retoma personal.

Protesta en Plaza Independencia de la Unión de Obreros Curtidores. Foto: Leonardo Mainé
Sindicato confía en encontrar una solución y que Zenda continúe con tres plantas activas. Foto: Leonardo Mainé

Tras una semana con varias noticias negativas que afectaron a la industria de las curtiembres y sus trabajadores, ayer hubo avances en las negociaciones tripartitas logrando que Zenda suspenda temporalmente los despidos anunciados y que se concrete el retorno de los trabajadores de París que permanecían en seguro de paro.

El jueves pasado la firma Zenda (propiedad del grupo multinacional brasileño JBS) comunicó el cierre de dos plantes en Uruguay, las de wet-blue y semi terminado, y que mantendría las operaciones solo en la planta de terminación. Esta decisión implicaba el despido de 370 empleados.

La Unión de Obreros Curtidores (UOC) se presentó a la instancia tripartita convocada ayer a la mañana en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) con la propuesta de suspender los despidos y generar un ámbito con múltiples actores para analizar una solución al conflicto.

“La empresa aceptó la propuesta que hicimos, de que pasen los 370 trabajadores al seguro de paro”, informó Carlos Bico, dirigente de la UOC.

El subsidio se extenderá por cuatro meses, tiempo que se utilizará para analizar “distintas alternativas para que Zenda siga produciendo en Uruguay”.

Sin embargo, la casa matriz de la firma industrial que procesa entre el 25% y el 30% del cuero generado en el país, emitió un comunicado donde reafirma “la decisión de cierre de las operaciones” en las dos plantas, y que mantendrá la restante, donde trabajan unas 140 personas. Esa decisión “está basada en el análisis de viabilidad económica en razón de la situación adversa de los mercados local e internacional del cuero”, sostuvo la empresa.

El gerente comercial de Zenda, Álvaro Castagna, había manifestado la semana pasada al programa radial Valor Agregado de Carve que está cayendo tanto la demanda internacional de cuero como el precio de colocación del producto. Agregó que esa presión sobre el negocio se incrementa en Uruguay por el “alto costo de transformación del cuero”, y que el precio que el mercado está dispuesto a pagar hace que el curtido “no sea una actividad viable”.

La curtiembre deriva de la antigua Branaa, firma familiar que a mitad del siglo pasado llegó a tener relevancia internacional. En 2010, el 51% pasó a manos del frigorífico brasileño Marfrig, que dos años después adquirió el 100% de las acciones, y en 2013 asumió el control el grupo JBS, mayor productor mundial de carne bovina.

Protesta en Plaza Independencia de la Unión de Obreros Curtidores. Foto: Leonardo Mainé
Protesta en Plaza Independencia de la Unión de Obreros Curtidores. Foto: Leonardo Mainé

Acuerdo

El miércoles pasado El País daba cuenta que Curtiembre París denunciaba que el sindicato había roto un preacuerdo alcanzado con la mediación del MTSS. La empresa había enviado a principio de año y en distintas tandas, al 95% del personal (unos 270 trabajadores) al seguro de desempleo, y se negociaban las condiciones de retorno.

Tras dos preacuerdos que no fueron ratificados por la asamblea de trabajadores de París, finalmente ayer se logró una votación positiva.

“La fórmula que presentó el Poder Ejecutivo (hubo una instancia tripartita en el MTSS ayer en la mañana) contemplaba las diferencias que había de ambos lados. Habíamos arrancado (la negociación) con una rebaja salarial y una reestructura que implicaba despidos sobre la mesa, y eso se cambió”, comentó Bico. Señaló que el acuerdo que se firmará hoy establece algunas variantes “en los métodos de trabajo de la empresa” y contempla el reintegro de los 270 empleados.

El director de Curtiembre París, Alejandro Bzurovski, dijo a El País que la producción para los próximos meses “ya está marcada” y por eso se pudo acordar la vuelta a sus funciones de todos los trabajadores.

La firma exporta cuero procesado a México y Europa, y cuenta con un cliente que “se lleva casi la totalidad” de la producción. Bzurovski prevé “un año difícil, con problemas para comercializar los productos”, debido a la pérdida de competitividad que afecta al sector.

MÁS

UOC: “Curtiembres tienen un subsidio importante”

El grupo que se conformará a pedido del sindicato para analizar una solución a la situación de Zenda, contará con la participación de distintos ministerios -de Trabajo, de Medio Ambiente y de Industria-, de los diputados de la Comisión de Legislación del Trabajo y del Instituto Cuesta Duarte del Pit-Cnt. “Más allá que hay algunos problemas en la industria, creemos que todavía el cuero como materia prima uruguaya puede seguir generando trabajo”, dijo Bico del UOC. Señaló que se pedirá a cada ministerio que elabore propuestas, y destacó que Zenda en la tripartita de ayer se mostró dispuesta a proporcionar información financiera sobre el negocio.

Sobre la posibilidad de dar algún beneficio específico al sector, Bico expresó que “las curtiembres en Uruguay tienen un subsidio importante, les devuelven el 6% en todas las exportaciones de industrias que fabrican cuero para la industria automotriz”. Alejandro Bzurovski de Curtiembre París, indicó que hay “muchos sobrecostos, en aspectos energéticos, medioambientales y de disposición final, y también de costo de mano de obra”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)