ANÁLISIS SOBRE TRANSPARENCIA FISCAL

Uruguay pasó un nuevo examen de OCDE, pero hubo advertencias por secreto bancario

La OCDE dijo que “mantuvo su calificación de ‘mayormente cumplidor’ de la primera ronda. Ha logrado un progreso significativo desde la revisión anterior".

Sede de la OCDE. Foto: Reuters
Sede de la OCDE. Foto: Reuters

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El camino de Uruguay en cuanto al intercambio de información tributaria, bancaria, societaria con otros países ha sido sinuoso, en un mundo que cambió varias veces sus “reglas” para evitar la evasión de tributos, erosión de la base impositiva, traslado de ganancias y ocultamiento de fondos, tras la crisis financiera global de 2008-2009.

El árbitro que aplicó esas reglas fue en el inicio la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) -el “club” de países más desarrollados- y posteriormente el Foro Global de Transparencia Fiscal (que actúa en el ámbito de la OCDE) del que Uruguay forma parte.

El camino empedrado que recorrió Uruguay, llevó a que en abril de 2009 figurara por un par de días en una “lista negra” de jurisdicciones no cooperantes con el intercambio de información tributaria. Luego pasó a una “lista gris” de países comprometidos con el intercambio de datos pero que no lo habían implementado sustancialmente. El país firmó varios acuerdos de intercambio de información tributaria, pero sufrió un nuevo revés e octubre, cuando en el proceso de revisión entre pares (otros países lo analizan) del Foro Global, Uruguay no superó la llamada Fase I.

La situación empeoró cuando el 4 de noviembre de 2011, tras una reunión del G-20 (grupo de 20 países más desarrollados), el entonces presidente francés Nicolás Sarkozy incluyó a Uruguay en una lista de “paraísos (o guaridas) fiscales” y los amenazó con sanciones.

Para salvar la Fase I, el gobierno debió hacer históricos cambios legislativos, como la flexibilización del secreto bancario, la firma de acuerdos de intercambio con Argentina y Brasil y la creación de un registro de titulares de acciones al portador. En octubre de 2012, un informe complementario, dio por aprobada la Fase I.

Casi tres años después, el 16 de marzo de 2015, el país aprobó la revisión entre pares de la Fase II como “mayormente cumplidor”. En esa oportunidad, se evaluó a Uruguay en 10 ítems, de los que en tres el país “cumplía” totalmente, en otros cinco “cumplía mayormente” y solamente en dos “cumplía parcialmente”.

Ya sin el temor que generaba entonces -Uruguay fue varias veces elogiado por jerarcas de la OCDE-, este año se completó la segunda ronda de revisión entre pares de la Fase II y los resultados fueron revelados ayer.

La OCDE señaló ayer en un comunicado que “a pesar de la interrupción significativa causada por la pandemia del COVID-19 en los últimos meses y la necesidad de realizar todas las reuniones virtualmente, la Secretaría del Foro Global y el Grupo de Revisión de Pares lograron completar el trabajo de manera oportuna para este último conjunto de informes”.

Sobre Uruguay, la OCDE dijo que “mantuvo su calificación de ‘mayormente cumplidor’ de la primera ronda. Ha logrado un progreso significativo desde la revisión anterior, incluso para garantizar que la información sobre el beneficiario final de las entidades esté disponible y se convirtió en parte del Convenio Multilateral sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Tributaria. Ahora debería garantizar que la información bancaria sea accesible en todos los casos y de manera oportuna”.

El informe de 96 páginas -al que accedió El País- muestra que de los 10 ítems en los que Uruguay fue evaluado en esta ocasión, hay cinco que los “cumple” totalmente (eran tres en 2015), otros tres los “cumple mayormente” (eran cinco en la ronda anterior) y solamente dos los “cumple parcialmente” (mantiene los mismos).

“Uruguay ha hecho un progreso significativo en varias áreas desde la revisión anterior, pero no ha abordado todos los problemas”, indicó el reporte.

Según el Foro Global, Uruguay tiene un marco legal y regulatorio adecuado así como una “amplia red de acuerdos de intercambio” de información. Los “volúmenes de solicitudes de intercambio (de información) se incrementaron significativamente en el período de revisión con 211 pedidos en tres años, comparados con 17 en los tres años del período de revisión previo”, destacó.

Los 34 países de la OCDE son quienes están a la vanguardia de la arquitectura económica mundial.
Reunión de la OCDE. Foto: Archivo

Los cinco ítems en donde Uruguay “cumple” totalmente con el estándar internacional refieren a: “asegurar que se mantienen registros contables fiables para todas las entidades y acuerdos pertinentes”; que “la información bancaria y la información sobre el beneficiario real deben estar disponibles para todos los titulares de cuentas”; que “la red de mecanismos de intercambio de información de la jurisdicción debe cubrir a todos los socios relevantes”; que “los mecanismos de la jurisdicción para el intercambio de información deben tener disposiciones adecuadas para asegurar la confidencialidad de la información recibida” y que “los mecanismos de intercambio de información deben respetar los derechos y salvaguardias de los contribuyentes y terceros”.

En tanto, los tres aspectos que el país “cumple mayormente” aluden a: que “las jurisdicciones deben garantizar que la información sobre la propiedad y la identidad, incluida la información sobre los propietarios legales y beneficiarios reales, de todas las entidades y acuerdos pertinentes, esté disponible para sus autoridades competentes”; que “los mecanismos de intercambio de información deben permitir un intercambio eficaz” y que “la jurisdicción debería solicitar y proveer información bajo su red de acuerdos de una forma efectiva”.

En estos aspectos, el informe recomendó que Uruguay continúe “monitoreando y haciendo cumplir las obligaciones de identificar, registrar y actualizar los registros legales y de beneficiarios reales”, que asegure de que “se pueda acceder a toda la información bancaria relevante con fines de intercambio de información, incluso cuando se desconoce el nombre del titular de la cuenta” y que “busque la aclaración de las solicitudes en todos los casos en los que sea evidente que la aclaración podría mejorar la eficacia”, respectivamente.

Los dos puntos que el país “cumple parcialmente” refieren al secreto bancario.

¿Qué se cuestiona del secreto bancario?
Bóveda de banco. Foto: Archivo El País

Acceder a toda la información

Una de las “deficiencias identificadas” por el informe es que “la capacidad de Uruguay para acceder a la información (bancaria) antes del 2 de enero de 2011 puede estar limitada según su legislación nacional” y por eso recomendó que “Uruguay debe asegurarse de que se pueda acceder a toda la información bancaria relevante para propósitos de intercambio de información, independientemente del período al que se relacione la información, para garantizar que puedan dar pleno efecto a sus acuerdos de intercambio”.

Notificación previa puede perjudicar

Otra “deficiencia identificada” es que “en el marco del proceso judicial para acceder a la información bancaria, se debe proporcionar cierta información al juzgado, a la que tendrá acceso el titular de la cuenta correspondiente (que puede ser el contribuyente). No hay excepciones a esta notificación del titular de la cuenta antes del intercambio de información, por ejemplo cuando la información solicitada es de naturaleza muy urgente, o cuando es probable que una notificación previa socave las posibilidades de éxito de la investigación”.

Recomienda excepción a notificar

Respecto a esta última “deficiencia”, el informe recomendó que “Uruguay debe garantizar que la divulgación de información relacionada con una solicitud de intercambio de información en el curso del proceso judicial para acceder a la información bancaria, incluya excepciones apropiadas a la notificación (al titular de la cuenta) previa al intercambio de información”. Este aspecto se puso en la legislación uruguaya como una garantía para el contribuyente (sea local o extranjero) ante la flexibilización del secreto bancario.

Elogios de OCDE

En abril de 2016, el director del Centro de Política y Administración Tributaria de la OCDE, Pascal Saint-Amans dijo a El País que “Uruguay está haciendo las cosas bien y se ha apartado de la opacidad”. En noviembre de 2018, la directora adjunta de ese centro, Grace Pérez-Navarro dijo a El País que se evaluaba a Uruguay como “uno de los mejores” alumnos.

¿Qué dijo el gobierno al Foro Global de la OCDE?
Torre Ejecutiva. Foto: Fernando Ponzetto

El gobierno uruguayo respondió (corresponde hacerlo) al reporte de la segunda de revisión entre pares de la Fase II del Foro de Transparencia Global y la contestación se incluyó como anexo al informe.

En ese documento, el gobierno agradeció el “extraordinario trabajo de la Secretaría del Foro Global” así como a los “colegas del Grupo de Revisión de Pares” por los “comentarios constructivos y las observaciones útiles”.

“Reconocemos que hemos recibido varias recomendaciones que requieren atención y seguiremos trabajando estrechamente con el Foro para facilitar la implementación de las medidas necesarias para cumplir con el estándar internacional de intercambio de información recomendadas en este informe”, señaló el gobierno,

“El compromiso de Uruguay con la transparencia fiscal y el intercambio efectivo de información es fuerte y está evidenciado por el marco legal que rige la materia y nuestro contacto diario con pares alrededor del mundo”, agregó.

“Uruguay seguirá apoyando los esfuerzos del Foro Global en los próximos años, con el fin de lograr un entorno más transparente en materia tributaria”, concluyó la respuesta del gobierno incluida en el informe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados