PROYECTOS

¿Qué advirtió el Banco Hipotecario sobre las soluciones legales para deudores en UR?

El Banco Hipotecario del Uruguay alertó por iniciativas de legisladores oficialistas para atender a las personas que se encuentran en esta situación.

Protesta de deudores en Unidades Reajustables frente al BHU. Foto: Francisco Flores (Archivo)
Protesta de deudores en Unidades Reajustables frente al BHU. Foto: Francisco Flores (Archivo)

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La comisión de Vivienda del Senado tiene ahora a estudio dos proyectos de ley sobre la situación de un grupo de deudores de créditos en Unidades Reajustables (UR) del Banco Hipotecario (BHU) y la Agencia Nacional de Vivienda (ANV): uno presentado por el legislador colorado Germán Coutinho y otro por los legisladores de Cabildo Abierto, Guillermo Domenech, Raúl Lozano y Guido Manini Ríos.

El grupo de deudores ha realizado demandas judiciales (sin éxito), ha obtenido declaraciones favorables del Instituto de Derechos Humanos y se ha reunido con autoridades de gobierno y legisladores de todos los partidos. Estos deudores cuestionan que las cuotas de sus préstamos son impagables porque ajustaron según los salarios (así evoluciona la UR), que entre 2005 y 2018 subieron más que la inflación (que es como ajusta la Unidad Indexada, la unidad de cuenta en la que el BHU da sus créditos en la actualidad) y piden que retroactivamente los préstamos pasen a ser en UI.

La comisión ya recibió a autoridades de la ANV y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), había recibido a autoridades del BHU en 2020 y ahora las volvió a recibir.

La presidenta del BHU, Casilda Echevarría se refirió a los reclamos judiciales de los deudores. “Hemos tenido más de cinco sentencias a favor del Hipotecario. ¿Por qué? Porque el ajuste en UR y luego en UI ha sido siempre previsto por ley. Es decir que no son posiciones caprichosas del Hipotecario. Además, ya en 1976, como una forma de preservar el valor de los acreedores, de la moneda y de los contratos, la ley 14.500 preveía que los ajustes establecidos voluntariamente por ambas partes en los contratos fueran válidos, eficaces y respetados por las partes”, afirmó.

Así “queda despejado el tema de la legalidad, de la corrección de los contratos y de que no se trata de un tema de cumplimiento de contratos y mucho menos de cumplimiento de obligaciones del BHU. Entendemos que sea un aspecto que pueda tratar, por supuesto, políticamente el Parlamento, con todas sus facultades, pero, hemos actuado con toda diligencia”, agregó.

Echevarría advirtió a los legisladores que impulsan proyectos para atender los reclamos de los deudores, de que incurren en un error. “Lo que se está solicitando es la adaptación de los contratos período a período, según la conveniencia del deudor. Queremos manifestar que modificar eso, que debe hacerse a iniciativa del Poder Ejecutivo y con la aprobación del Parlamento, evidentemente puede llevar a que otros deudores tengan la misma iniciativa de socorro, porque los asistiría el mismo interés. No estamos hablando de derecho, porque ninguno lo tendría, pero sí de interés”, aseguró.

La Agencia Nacional de Vivienda administra miles de créditos que le traspasó el BHU en 2009. Foto: Darwin Borrelli
La Agencia Nacional de Vivienda. Foto: Darwin Borrelli

Echevarría remarcó que “cualquier modificación que se pudiera hacer -tal como lo hemos hecho con anterioridad- siempre será a futuro, pero nunca hacia atrás, porque eso desbalancearía absolutamente el contrato. Algo así implica un no cumplimiento del contrato, de lo cual la República se enorgullece: además, hay más de cinco sentencias judiciales que le dan la razón al Hipotecario”.

La funcionaria insistió: “un gran valor de la República que se respeta en este país es que hay un aspecto que debe manejar la Justicia y otro que debemos manejar los demás. En ese sentido, ya hay resoluciones firmes de la Justicia”.

La presidenta del BHU cuestionó además la “justicia” del reclamo en que se basan los legisladores del oficialismo para proponer esto. “Sabemos que algunas personas están requiriendo soluciones retroactivas y con respecto a los colgamentos. Considero que esta es una expresión muy poco feliz que se estableció para las refinanciaciones, porque los colgamentos no son más que créditos que no se pagaron oportunamente y han quedado para el final del proceso de pagos. Incluso, algunos de los colgamentos no tuvieron tampoco intereses moratorios. Entonces, en el BHU el valor justicia, que tanto se pregona en los últimos tiempos, ha sido -y repito, no solo en esta administración, sino también en las anteriores- un faro que nos ha guiado en toda nuestra actuación, así como la solidaridad y la sensibilidad hacia el deudor”, señaló Echevarría.

El director del BHU en representación del Frente Amplio, Gabriel Frugoni planteó que los números muestran que no hay un problema generalizado de deudores en UR. “En los últimos 10 años, 17.000 cancelaron y quedan 12.000, pero si a esta cifra le sacamos las personas jurídicas y los garajes, quedan 7.000. Si hubo 17.000 cancelaciones y si en los próximos cinco años va a cancelar un porcentaje importante, sumado a la gente que está al día con eso, no es un problema general, sino un problema particular que lo tienen algunos casos de UR”, explicó Frugoni.

Legisladores no entienden.

Coutinho planteó que “más que de los actuales deudores, acá estamos hablando de los que vienen arrastrando la deuda y que cuando hacen la cuenta ya pagaron su casa tres veces. Ese es el público que nos preocupa”.

Lozano, de Cabildo Abierto, dijo que “muchos” deudores “nos han demostrado que, cambiando la unidad monetaria, han pagado sus viviendas quizás dos y hasta tres veces más de lo previsto; eso es verdad porque se ve cuando se hace la conversión de UR a dólares, por ejemplo, o a UI”.

El gerente general del BHU, Álvaro Carella, les explicó a ambos senadores que eso pasa siempre con un préstamo a largo plazo. “Un crédito a largo plazo a una tasa de interés baja se paga dos veces o dos veces y pico más a lo largo de un plazo de 20 años. Eso es lo natural en un crédito a largo plazo”, indicó Carella. “En Uruguay tenemos un problema serio de educación financiera” porque hay “un valor tiempo del dinero y el valor tiempo del dinero al cabo de 20 años hace que a una tasa de interés muy baja una cosa que vale 100 termine valiendo 200”, agregó.

La presidenta del BHU complementó y señaló que “eso de pagar dos veces la casa le pasa a todo el mundo que compra su casa en un tiempo largo de 15, 20 o 25 años. Además, no se puede comparar dólares con UR o con UI”.

Echevarría concluyó: “reafirmo que si los deudores tienen inconvenientes personales o familiares, lo que deben hacer es comparecer ante el Banco Hipotecario, porque sus preocupaciones van a ser atendidas. Lo que no podemos hacer es tomar decisiones generalizadas fuera de la ley”.

El recordatorio a legisladores: se manejan “fondos públicos”
La gerencia del BHU se excusó de hacer comentarios. Solo dijo que ofreció una solución que pocos aceptaron. Foto: Archivo El País

Ante la pregunta de Coutinho de si el MEF no ha recuperado ya lo invertido en “salvar” al BHU, Echevarría respondió: “nuestro cometido no es devolver a Rentas Generales -o como le queramos decir- aquello que nos transfirió en el momento de separarnos de la ANV. No es ese nuestro cometido. Nuestro cometido es dar crédito y con ello colaborar para que las personas que no tienen la posibilidad de comprarse una vivienda al contado -que somos la mayoría- puedan acceder a un crédito, y que tengan, en el decurso de esos 15, 20, 25 años del crédito, la seguridad de que al Banco Hipotecario lo último que le interesa es rematar los inmuebles o quedarse con ellos en última instancia. A un dador de crédito lo que le interesa es mantener el flujo de dinero entregándolo a aquellos tomadores de crédito, recibir la devolución y luego prestarle a otro”.

Agregó que “los créditos que no se pagan son muy poquitos con relación al total. La morosidad en el Banco Hipotecario ronda el 2% (de los préstamos), y no más”.

Por último, la presidenta del BHU recordó a los legisladores del oficialismo que “hay que tener claro que el Banco Hipotecario maneja fondos públicos. No son fondos del directorio ni de los funcionarios del Hipotecario. Por lo tanto, tenemos una responsabilidad social que no es solo con los deudores actuales, sino también con aquellos que pudieran obtener un crédito con los dineros devueltos por todos aquellos que han tomado un crédito con anterioridad y han de devolver”.

¿El MEF impulsó los proyectos o alertó?

El legislador colorado Coutinho dijo que “fue el propio Ministerio de Economía y Finanzas el que nos impulsó a trabajar en estos proyectos”. Sin embargo, esto no fue así. Cuando compareció en la comisión de Vivienda del Senado, el subsecretario del MEF, Alejandro Irastorza advirtió que “cualquier escenario que pudiera surgir de esto, hay que analizarlo bien porque el impacto puede ser importante” y que hay “un informe que en su momento el BHU junto con la jurídica del MEF analizó y surgieron temas de inconstitucionalidad, principio de igualdad, temas que, llegado el momento, deben ser tenidos en cuenta”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados