COMPETITIVIDAD

Las tres propuestas de los estacioneros para que el gasoil sea más barato

Asamblea de la Unión de Vendedores de Nafta resolvió “exhortar” al gobierno a tomar ciertas medidas en el mercado de combustibles.

Combustibles. Foto: Archivo El País
Combustibles. Foto: Archivo El País

Una asamblea de la gremial que agrupa a los estacioneros -Unión de Vendedores de Nafta (Unvenu)- resolvió exhortar al gobierno “realizar los mayores esfuerzos en lograr un gasoil a precio competitivo, en sintonía con los valores de la región y del mundo”, para lo que propuso tres medidas.

Las tres acciones que proponen los estacioneros son: “fijar en un plazo razonable el precio de los combustibles de Ancap en función del precio paridad de importación que calcula Ursea” (la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua), “modificar la Ley 18.195 para eximir a Ancap de la obligación de mezclar biodiesel si el precio de este agrocombustible es superior al del gasoil” y “cambiar la fuente de financiamiento del fideicomiso del boleto y quitarlo del precio del gasoil”.

Sobre el primer punto, el precio de paridad de importación es el valor teórico que podría tener el combustible si no hubiera monopolio de Ancap y alguien pudiera importarlo libremente. La Ursea publicó el precio de paridad con la nueva metodología para octubre y es $ 6,38 más barato por litro que el que pagan los consumidores actualmente.

En el gobierno prevén un período de “transición” que todavía no se sabe cuánto durará hasta que los precios de los combustibles al público “tiendan” a asemejarse a los de paridad de importación.

Por su parte, el fideicomiso del boleto (un plus que paga el consumidor de gasoil por litro de combustible para abaratar el precio del boleto de ómnibus) implica $ 3,48 por litro en el precio del gasoil.

La Unvenu también exhortó al gobierno a “mantener el mismo precio del combustible en todo el país, siguiendo los criterios de igualdad y justicia que nos han caracterizado en este aspecto”. Este es un aspecto que analiza una Comisión de Expertos del mercado de combustibles que debe elevar una nueva propuesta de regulación en el sector.

Los estacioneros también pidieron “mantener la seguridad jurídica, respeto a los contratos y reglas de juego” y “mantener el actual sistema de distribución de combustible con la Ursea fijando los márgenes de cada eslabón de la cadena (fletes, distribuidoras y estaciones de servicio) para evitar que haya una transferencia de recursos de las pymes (las estaciones) a las compañías distribuidoras mayoristas (Ducsa, Axion Energy y Petrobras que fue comprada por DISA)”.

El presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic (que no integra dicha comisión) había dicho a El País que “puede llegar a diversos escenarios que incluyen la posibilidad que exista libertad en el precio al público según la estación (sin abuso de posición dominante) y contratos privados (y por tanto libres) entre estaciones, distribuidoras y fleteras”.

Es que tras aprobarse la ley de urgente consideración, el negocio de Ancap “termina en la planta de distribución”, había explicado Stipanicic.

La Unvenu también encomendó a Ancap “a hacer los ajustes necesarios en la búsqueda de eficiencias, porque hasta el momento solo se ha ajustado la cadena de distribución secundaria”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados