REFORMA PREVISIONAL

Las ideas y mensajes del presidente del BPS para la reforma jubilatoria que se viene

Hugo Odizzio habló con El País sobre cómo trabajará la comisión de expertos que estudiará la reforma y adelantó que habrá un régimen de transición para quienes están cerca del retiro.

Odizzio aclaró que no participará de la comisión de expertos que analizará la reforma, pero será quien la implemente desde el BPS. Foto: Francisco Flores
Odizzio aclaró que no participará de la comisión de expertos que analizará la reforma, pero será quien la implemente desde el BPS. Foto: Francisco Flores

Cuando Hugo Odizzio asumió en abril al frente del Banco de Previsión Social (BPS) habló de un “déjà vu”, en referencia a que al igual que en 1996 estará trabajando en la institución que implementará la reforma de la seguridad social -que pretende aprobarse en este período-. En entrevista con El País, el jerarca ahondó en algunas ideas acerca de la “edición 2.0” de la reforma previsional, cuyo puntapié inicial es parte del proyecto de ley de urgente consideración que analiza el Parlamento.

El presidente del BPS habló de por qué se eligió crear una comisión de expertos, qué lineamientos guiarán el análisis, “la regla de oro” de que exista un período de transición y subrayó que “no van a haber cambios que sean confiscatorios”. También opinó acerca de la inclusión en el debate de las cajas paraestatales y los cambios que podrían realizarse en el régimen de AFAP.

La propuesta del gobierno en el proyecto de urgencia es formar una “comisión de expertos” de 15 miembros que “funcionará en los ámbitos” del Ministerio de Trabajo y de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), que en 90 días deberá elaborar un “diagnóstico preliminar” del régimen previsional y en otros 90 días elevar al gobierno “un informe con recomendaciones”. Días atrás el ministro de Trabajo, Pablo Mieres, señaló que el objetivo es enviar al Parlamento el proyecto de reforma a mitad de 2021.

Odizzio -que aclaró no integrará la comisión de expertos- recordó que en 1996 “fue un desafío muy grande la instrumentación de la ley” que creó el régimen mixto y las AFAP, porque había “falta de capacidades” en el BPS. Con orgullo rememora que aunque “en la discusión parlamentaria se dijo que era imposible para el BPS hacer la reforma”, se logró cumplir con los plazos y los cambios quedaron implementados en menos de un año. “Hoy las capacidades del BPS son otras”, señaló.

Además, analizó que 25 años atrás había un debate “más fundamentalista” que hoy respecto al régimen previsional, porque “en aquel momento al pilar de ahorro (la parte administrada por las AFAP) se lo asimilaba al modelo chileno de las AFP y se metía todo en el mismo paquete”. Sin embargo, hoy “los sistemas del mundo con más estabilidad ya tienen dos pilares, una renta que asegura el Estado conforme a ciertas reglas y un componente de ahorro” de cada trabajador, entonces cree que “no va a haber una discusión desde el punto de vista filosófico sino del diseño” del sistema previsional.

¿Por qué se decidió que la reforma surja de una comisión de técnicos y no del diálogo social -método utilizado en 2008 y 2012, que reclamó la representación de los trabajadores en BPS-? “Participé en los diálogos sobre la seguridad social y mi opinión es que fueron un saludo a la bandera como se dice, asistimos a una función donde todos decían lo suyo pero lo que se iba a hacer ya estaba definido. Eso quiere decir que el diálogo social es un instrumento pero al final del camino los gobernantes toman las decisiones”, respondió Odizzio.

Añadió que como “la decisión es política”, se estableció que al grupo de 15 técnicos “lo designen los partidos políticos, entre gente que saben cómo piensan y que le tiene confianza para ver reflejada su posición”. Esa comisión tendrá “un cronograma para recibir a los actores sociales, que van a dar su opinión”. Según Odizzio, este método es “otra forma de mantener los equilibrios y escuchar a todos en un amplio foro, pero después termina tomando la decisión el gobernante de turno”.

Odizzio aclaró que no participará de la comisión de expertos que analizará la reforma, pero será quien la implemente desde el BPS. Foto: Francisco Flores
Hugo Odizzio, presidente del BPS. Foto: Francisco Flores

Sobre el contenido del debate previsional, el presidente del BPS considera que la clave pasa por lograr la sustentabilidad del sistema, “que está atada indisolublemente a variables como cuál es la edad de retiro -la edad promedio en que se retiran los trabajadores y el mínimo aceptable-, y la tasa de reemplazo (porcentaje del salario que cubre la jubilación) que se utiliza también como un estímulo o desestímulo para que la gente se jubile antes o después”.

Además, el grupo de técnicos deberá realizar “un análisis económico” de la realidad del régimen previsional y acordar proyecciones. “Se hacen hipótesis que dependen de muchas variables”, como la esperanza de vida de la población, el crecimiento de la economía y de los salarios -que determina el ajuste anual de las pasividades-, y otras más difíciles de prever como si el flujo migratorio hacia Uruguay que se incrementó en los últimos años “será un factor relevante (para la seguridad social) como lo fue a principios del siglo pasado”.

Odizzio insistió en dos conceptos que pretende queden claros para la población. Por un lado, que “la reforma de la Constitución que establece el ajuste (de las pasividades) conforme a la evolución del Índice Medio de Salarios libera de cualquier preocupación a los que ya están jubilados”, ya que no habrá cambios para ellos. Por otro, “para quienes están próximos a jubilarse y preguntan si esto les cambiará las reglas, todos los sistemas manejan como pasó en 1996 una transición, es una regla de oro esa, que si yo estoy a tres años del retiro no me cambie todo drásticamente”.

En anexo a esto último, el jerarca subrayó que “no van a haber cambios que sean confiscatorios ni que despojen a la gente o que alguien diga por qué no habré nacido dos años antes”.

AEBU pide que se deje a Caja Bancaria por fuera

El sindicato bancario (AEBU) divulgó ayer una carta que envió a los senadores con “aportes y comentarios” sobre diferentes propuestas incluidas en la ley de urgencia. Aparte de criticar los cambios a la ley de inclusión financiera y a la ley antilavado, se pronuncian sobre la creación de la comisión de expertos para la reforma previsional y la inclusión en el análisis de la Caja Bancaria. AEBU expresó que su caja “presenta una serie de especificidades que merecen un estudio particular”, al tener “una normativa y aportación que difiere sustantivamente del régimen general”, y destacó que tras la reforma de 2008 el subsistema tiene “estabilidad financiera”.

El sindicato añadió que el sector atraviesa “procesos tecnológicos” y de “reorientaciones de estrategias empresariales” que difieren del análisis general del mercado de trabajo, y que hay “posibles modificaciones” al régimen del BPS que “difícilmente podrían aplicarse (a los bancarios) sin generar altos costos de financiación para la sociedad”. Ante esto, AEBU entiende “apropiado la separación de los institutos previsionales paraestatales del trabajo de la comisión creada, estableciendo un mecanismo específico para su tratamiento y análisis”.

Otros apuntes del presidente del BPS

República AFAP. Foto: El País
El régimen de AFAP “es mejorable”

“La pregunta es si justifica el Uruguay un mercado de AFAP como cuando arrancamos que eran seis empresas, porque a diferencia de en otros países acá el BPS hace todo, la recaudación y las transferencias. ¿Realmente este modelo es eficiente? Esas son cosas que van a tener que analizarse. Los estudios previos decían que acá tendrían que haber dos AFAP, el mercado hizo lo suyo y hoy son cuatro. Lo que creo es que el componente de ahorro es mejorable, no estamos en un óptimo”, respondió Odizzio ante la consulta sobre el funcionamiento del régimen de AFAP. El presidente del BPS apuntó como temas a considerar el monopolio de hecho que existe en el mercado de las rentas vitalicias, las comisiones de las AFAP y aspectos de eficiencia de estas empresas.

La seguridad social cada vez pesa más en las finanzas del Estado. Foto: Fernando Ponzetto
“Va a ser un viaje por etapas”

La intención del gobierno es que la comisión de expertos analice todo el régimen previsional, incluyendo las cajas paraestatales -Bancaria, Militar, Policial, Notarial y de Profesionales-. Odizzio indicó que ve este proceso como “un viaje por etapas, donde la primera fase creo que va a tener en consideración como entidad prioritaria al BPS, pero no va a poder sustraerse de analizar a otras instituciones con problemas de financiamiento y sustentabilidad”. Dijo que las cajas paraestatales “son colectivos más difíciles de administrar”, y “como el país tiene una tradición garantista en los derechos de las personas no van a quebrar, pero van a terminar recibiendo asistencia del Estado, entonces es mejor anticipar esos escenarios”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados